Análisis: Astral Chain

Jugamos lo nuevo de Platinum Games, que llega en exclusiva a Switch. Luego de varias horas de juego, te contamos nuestra opinión.



Astral Chain salió el pasado 30 de agosto en exclusiva para Nintendo Switch. El juego es desarrollado por Platinum Games, creadores de juegazos como Bayonetta, The Wonderful 101 o NieR Automata. 

Por problemillas de distribución no hemos podido jugar el título desde su mismo día de salida, y debido a la serie de lanzamientos que hubieron en los últimos días, nuestra review está llegando 19 días después de la fecha de salida. Sin embargo, no podríamos dejar de dar nuestra opinión acerca de este título. 

Astral Chain es más que nada un hack and slash, pero al igual que Nier Automata, toma características de otros géneros de videojuego, como RPG, Puzzles o exploración. El juego tiene una duración entre 20 y 25 horas, y se presenta en distintas dificultades para poder llegar a ser disfrutable para todo tipo de público.



Nuestro personaje junto a su hermana o hermana (es inverso al sexo que elijamos en nuestro personaje) son reclutados por Neuron para acabar con las quimeras, pese a que esa idea no le convence para nada a su padre, quien también forma parte del escuadrón. Al ver como estos chicos pueden a llegar a tener una conexión nunca antes vista con sus legiones (quimeras domesticadas), son elegidos para pasar al frente en las misiones que el escuadrón crea conveniente.

Así nos embarcamos en una historia de 11 capítulos, que en su mayoría constan de una parte de investigación, misiones secundarias, y luego pura acción y pelea. En cada capítulo podemos encontrar un promedio de 3 bosses, un ritmo que ya hemos visto anteriormente en Bayonetta 2. Así que cuando encuentres a un jefe, no confíes en que estás por acabar el capítulo, porque aún podría faltar mucho.



Al momento de pelear contaremos con nuestra arma llamada bastón X, la cual puede adaptarse a:  modo bastón, el modo de ataque más balanceado para el combate cuerpo a cuerpo; modo bláster, es un arma de largo, pero tiene la debilidad de no hacer mucho daño; finalmente, modo gladius, que hace grandes cantidades de daño cuerpo a cuerpo, pero es más lenta que el bastón.

Obviamente, en la pelea nos veremos acompañados de nuestra legión, la cual tienes habilidades superiores a nosotros. Lo malo, es que luego de usarla por un rato, perderá energía, y deberá descansar por un momento, antes de volver a salir a pelear.



 Aunque es un spoiler de los primeros capítulos, para explicar bien el juego necesitamos contar esto. Nosotros controlamos a un legión espada, el cual sus ataques se basan especialmente en las habilidades posibles con esta arma. En un punto del juego, nuestros compañeros perderán sus legiones, y al ser nuestro personaje la única posibilidad para recuperarlas, empezará su viaje para hacer esto posible. Lo interesante es que luego de recuperarlas, serán parte de nuestro equipo, brindándonos nuevas posibilidades al momento de la batalla. 

Nuestos nuevas legiones que nos acompañarán en el transcurso del juego serán Legión Flecha, Legión Puño, Legión Bestia,  y más adelante, cerca a la recta final del juego, la Legión Hacha. Cada uno aparte de tener una utilidad en batalla distinta, tendrá una habilidad especial. Por ejemplo: Legión Espada puede cortar cosas; Legión Flecha puede lanzar flechas para activar interruptores; Legión Puño puede usar fuerza para levantar objetos pesados, y además, cubrirnos con su cuerpo para poder avanzar en algunas zonas; Legión Bestia puede escarbar en el suelo y rastrear por olores; finalmente, el Legión Hacha nos brinda un escudo de protección muy útiles contra ataques y peligro ambiental.



Cada una de nuestras legiones tendrán un árbol de habilidades, el cual se llenará con códigos genéticos que son adquiribles tras vencer quimeras. Mientras más espacios de nuestro árbol de habilidades desbloqueemos, obtendremos más ataques especiales, más upgrades equipables y mejoras en las estadísticas de nuestra Legión. 

Por otro lado, nuestro personaje principal también podrá adquirir mejoras, pero a diferencia de nuestra Legión, estas deberemos comprarlas con dinero y con materiales.  Esta también es la única manera de tener más baterías, que serán como nuestras vidas. 


El sistema de batalla es de pura adrenalina. Es soprendente como nuestro personaje puede pelear bien con solo un botón- ZR-, mientras que con ZL y otras combinaciones de botón, podremos dar acciones a nuestra legión. El sistema de batalla es muy audaz y los jefes nos sorprenderán cada 2 por 3. 

Igualmente, el sistema de batalla no permite descuidos, y habrá que ser cuidadosos al momento de pelear, y estar atentos a curarnos en los momentos indicados. Si morimos perderemos una batería y empezaremos el juego solo con 2. Al momento de perderlas,  no tendremos que hacer la misión desde el principio, solo nos regresarán al checkpoint. Lo malo es que nos regresarán con una sola batería, por lo que deberemos tener cuidado con perderlas, pues hay jefes que requerirán más de 1 para poder vencerlos.

Existe un power up adicional que recibiremos casi al final del juego, pero que no que hablaremos de que trata para no spoilear. Dura poco y demora mucho en cargar, pero es la forma de ataque más efectiva.




Existe un modo fácil donde tendremos muchas más baterías y un modo desencadenado donde tendremos baterías infinitas, y prácticamente el juego se pasará solo. No recomendamos ninguno de estos dos modos, porque nos quitan los ranks que iremos ganando capítulo a capítulo. Si haz intentado pasar una parte, pero te supera por más que lo intentes, te sugerimos que lo pienses bien antes de cambiar la dificultad. 



Los bosses son una de las cosas más bellas del juego. La cantidad de jefes, sus variados e imponentes diseños, nos hicieron recordar a Bayonetta, donde siempre terminaban sacando más ángeles con más caras, más aureolas y más brazos. Las peleas contra ellos pueden llegar a ser muy desafiantes -unas más que otras-, por lo que será de vital importancia estar atento con nuestras reacciones para esquivar y haber mejorado el árbol de habilidades de tus legiones.



Aunque no nos disgustó del todo, las partes de recaudar datos nos cortaban de alguna manera la adrenalina que nos generaba el juego. Estas partes que casi todo capítulo tiene, poseen muchas cosas positivas, pero el calor que nos daban los momentos de pelea a contraste de eso, no se si genera exactamente el equilibrio que supongo buscaban.

En cada capítulo también podremos encontrar submisiones, ya sea en nuestra base, en el campo de batalla o en la zona de averiguaciones. Estas se traducen en los records del juego como misiones azules - las rojas son las principales-. En estos objetivos secundarios podremos recibir jugosas recompensas o accesorios para personalizar a nuestro personaje. Mención honrosa para la misión en la que debemos testear un juego de 16 bits.



Respecto a la historia, no es lo más llamativo del juego en un principio, pero en los tres últimos capítulos el juego ha sabido dejarnos con la boca abierta con sus giros de trama. Por suerte tenemos la opción de voces en japonés y texto en español, para tener la oportunidad de jugarlo con sus voces originales y sentir la emoción que los ponjas saben transmitir en los momentos dramáticos.

Gráficamente el juego luce muy bien. Aunque al igual que Fire Emblem, podremos notar algunos bordes de sierra - sobretodo en modo portátil- fuera de eso, el apartado gráfico luce muy bien. Teniendo en cuenta toda la acción y movimiento que veremos en pantalla, el juego debe bordear las limitaciones de la consola. En comparación con Fire Emblem Three Houses (el exclusivo anterior de Nintendo), si podemos apreciar una interfaz de menús con tamaño de texto pensado tanto para modo portátil,  como para modo TV. 



Respecto al sonido, no podemos terminar este review si mencionar todos los temazos de soundtrack que tiene el juego.  Temas de fondo que vuelven las batallas y los enfrentamientos contra bosses en momentos realmente épicos. Muchos de los temas del juego son cantados, y los sonidos vocales solo intensifican más la epicidad del momento.


Conclusión:

Astral Chain es un título que no puedo faltar en tu catálogo de Switch. Platinum Games se luce nuevamente con otro juegazo que chorrea calidad pura. Definitivamente, con esto les perdonamos que retrasen Bayonetta 3.  Un juego altamente rejugable lleno de acción pura y dura, cargado de momentos grandiosos, jefazos alucinantes y una música totalmente épica.

Lo Bueno:

- Buena duración. Pensamos que podría llegar a ser más corto. 
- El sistema de batalla.
- La música.
- La variedad de Legiones que podemos usar. 
- Nos ha parecido muy atractivo conseguirles accesorios de apariencia a nuestro personaje. 

Lo malo:

- Para este tipo de juego, hay que reconocer que 60fps si le habrían caído a pelo.
- En las partes de indagar información, las señales de como seguir, al principio pueden ser algo confusas.

NOTA
95



No hay comentarios.