Análisis: Samurai Maiden

Ni las colegialas samurais logran salvar este hack and slash


Este 8 de diciembre, D3Publisher puso a la venta Samurai Maiden para PlayStation 5, PlayStation 4, Switch y PC. Un hack 'n slash protagonizado por colegialas samurai, que a primera vista, luce interesante. Luego de jugarlo un par de semanas, te contamos nuestro veredicto final. 

 Tsumigi Tamaori, es una estudiante de la epoca actual, viaja en el tiempo al  período Sengoku, donde deberá formar un equipo con otras tres chicas. Deberemos recorrer los templos Honnoji mientras acabamos con hordas de enemigos. Nuestra misión será matar al Señor de los Demonios y forja vínculos eternos con nuestras nuevas amigas. 

Samurai Maiden, es un hack and slash, que tiene un buen gancho. Una colegiala con pequeña falta, y unas sexys amigas también con ropa corta. Claro, un gancho y una buena fórmula de ventas en Japón, pero en occidente, a lo mucho, un placer culposo, mal visto de algunos nichos. Cada vez es más difícil vender este tipo de juego en occidente de manera masiva, anque claro, siempre habrá un pequeño público objetivo consumidor, que haya podido dar incentivo, de que a alguien se le ocurra traducir este juego a otro idioma que no se japonés. 


A primer contacto, el juego visualmente lucía muy bien. Texturas medianamente decentes, personajes estilo anime muy correctos, hasta algunos visuales de ambiente, que solo vemos en juegos estilo anime Triple A. La jugabilidad tampoco iba mal, movimientos correctos, rápidos, un sistema de support válido. El problema viene después, niveles repetitivos, enemigos muy repetitivos, estructura de niveles muy simple, poca diversidad de contenido, entre otros defectos. 

Es como si los desarrolladores del juego hubieran hecho una estructura sólida, pero al desarrollarla, ya las ganas de hacer el juego se les había quitado. Samurai Maiden no parece un juego completo, y mucho menos de 60 dólares. El sistema de progresión es lento, te obliga a repetir niveles para mejorar tus armas. Todo eso mientras nos encontramos una y otra vez, a los mismos enemigos y jefes, con unas pequeñas variaciones cada cuanto. 

El juego se desarrolla con un listado de misiones en el menú. Cada vez que superamos una, se abrirá la siguiente. En cada misión nos encontraremos con una gran cantidad de enemigos, uno que otro mini boss, y de vez en cuando un boss mayor. Tenemos unos muy pequeños factores de puzzle, pero acá el juego se centra totalmente en el hack and slash. Por otro lado, tenemos los bubble pocket, que son misiones secundarios centrados en cada uno de los personajes, y acá el plataformeo y los puzzles cobran más protagonismo. 


La jugabilidad es sencilla, tenemos los ataques básicos de un hack and slash, ataques support de nuestras compañeras y objetos para usar en pelea como bombas, vasijas curativas o minas. Mientras más vayamos avanzando en el juego y subiendo el número de corazones con cada una de nuestras compañeras, iremos desbloqueando nuevas recompensas, como mejores ataques de support o nuevos movimientos. Mientras más avancemos, vamos haciendo más complejas y variadas las posibilidades en batalla. 

Conforme derrotemos enemigos iremos recibiendo esferas que podrán usarse tanto para mejorar tus armas o para comprar trajes cosméticos para tus personajes. Fuera del traje negro de colegiala para  Tsumigi Tamaori, no recomendamos comprar ni uno, al menos hasta que hayas terminado el juego, puesto que sus precios son extraorbitantes. La mejora de armas de nuestras aliadas también tendrán un costo que a inicio nos podrá parecer algo alto , por lo que lo mejor será ir primero mejorando el arma de la protagonista, hasta el nivel 15, más o menos cuando la mejora ya esté al mismo precio que la de sus compañeras. 

Las mejoras de arma serán muy necesarias, dada la ausencia de un sistema de niveles que haga incrementar nuestras stats. Cuando mejoremos armas, subiremos nuestro HP, nuestro ataque, además de aprender alguna habilidad en cada cuanto. Habrán varios niveles que vamos a tener que repetir, para poder ganar las esferas sufientes para poder mejorar nuestra arma y volver a intentar un nivel donde cierto jefe nos derrota fácilmente. Esto termina siendo cansado, porque nos hubiera gustado algún tipo de contenido secundario donde pudieramos farmear, o simplemente, tener un mejor sistema de desarrollo.


En cada nivel tendremos dos intentos, si morimos dos veces, empezaremos esa misión desde el inicio. En los niveles habrán monumentos donde podremos recargar nuestro HP, además de servir como punto de control. Las tinajas curativas también son muy útiles para recargar HP, el problema es que tu compañera deberá aventarla, y tendrás que acercarte a ese lugar donde cae para recargar tu energía. Algo que a veces , en pleno combate con un boss puede no salir tan bien. 

Entre cada capítulo, tendremos largas conversaciones entre los personajes, muy al estilo de novela gráfica.  No obstante, si esto nos aburre, podemos saltar totalmente de ello, sin repercusión en el juego. Otro problema es que no hay textos en español, por lo que necesitaremos tener un conocimiento medio, para saber qué está pasando en la historia. 

La batalla contra jefes principales son el gran reto, donde vamos a tener que prácticamente aprender todos sus movimientos para poder salir con vida.  Hay pocos jefes principales y todos tienen movimientos distintos que causan mucho daño. Un solo golpe podría acabar con la 4ta parte de nuestra barra de vida. Además de ni siquiera darnos tiempo de absorber HP de las vasijas.


Como mencionamos, gráficamente, para un juego estilo anime, nos hemos quedado satisfechos. En PS5 el juego va a 4K con 60 , y todo luce sobresaliente. El problema es que ves a la larga te das cuenta que todo termina siendo genérico y repetitivo. Los tiempos de carga deberían ir super rápido también, pero se desaprovechan, ya que nos ponen conversaciones antes y después de cada batalla y necesitamos hacer unos cuantos skips para saltarlos, que toma algo de tiempo.

Respecto al sonido, el OST va bien con el juego, pero tiende a ser muy repetitivos. Contamos solo con voces en Japonés, y en verdad, creo que para este tipo de juegos, las voces en inglés son innecesarias, así que está bien que hayan ahorrado recursos por ahí. Nos han gustado mucho las voces japonesas y la interpretación de las protagonistas es muy buena. Eso sí, los efectos de sonido en el juego cumplen, pero no destacan.


Conclusión

Samurai Maiden destaca por sus gráficos y cumple con sus mecánicas en batalla, pero flaquea en todo lo demás. Misiones muy repetitivas, niveles muy genéricos, falta de contenido secundario interesante. En sí, es un juego con propuestas buenas, pero que no podría recomendarse por 60 dólares. Si lo catalogáramos como propuesta indie, podría dar la talla a un precio muy reducido, pero imposible tomarlo en cuenta a precio de triple A.

Lo bueno

- Salvo el uso de objetos, el sistema de batalla es totalmente funcional y correcto.

- A primera vista luce muy bien. 

- Para algunos, el simple hecho de tener colegialas samurai y visual novel

Lo malo 

- Niveles genéricos, enemigos repetitivos

- Te obliga a repetir niveles para farmear

.- Mala estructura de desarrollo



NOTA 

50/100


Análisis hecho con un código para PS5 brindado por OnePRStudio*

Publicar un comentario

0 Comentarios