Análisis: Lost Ark

El nuevo MMO Action RPG gratuito de Amazon Games llega este 11 de febrero a Steam. Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión.

Lost Ark es un juego de Smilgate RPG que ya estaba disponible en territorios asiáticos y en Rusia. Su lanzamiento a nivel mundial será este 11 de febrero,  de la mano de Amazon Games, publishers del también reconocido New World. El MMO Action RPG llega a Steam como free to play y nosotros tuvimos la oportunidad de jugarlo anticipadamente, así que te contamos nuestra opinión.

Respecto a la historia, esta puede cambiar dependiendo al tipo de personaje que elijamos, pero básicamente seremos un personaje que llegará a un reino donde no conocerá a nadie, y poco a poco irá conociendo a la gente de las ciudades, a los herederos al trono; y entre favor y favor, terminarás siendo un reconocido miembro del reino. 

Al empezar a jugar, tenemos que crear a nuestro personaje.  Podemos elegir entre Guerreros, Bersekers, Artistas Marciales, Magas y Asesinas, cada una de estas clases tendrá 2 o más subclases, lo malo es que algunas están destinadas para personajes hombres y otras para personajes mujeres. Lo bueno es que en total hay 15 subclases, por lo que elijamos una clase de hombre o mujer, siempre encontraremos opciones similares en el otro sexo. Generalmente la gran diferencia se encontrará en el árbol de habilidades de cada subclase.


Tendremos una introducción bien narrativa, que a su vez sirve como tutorial para ir aprendiendo poco a poco el largo listado de movimientos y acciones disponibles. A diferencia de muchos MMO, el juego tiene una campaña lineal donde dentro de las 12 o 15 primeras horas no tendrás que desviarte mucho de tus objetivos principales, incluso las misiones secundarias, casi siempre están en camino a la misión principal. De hecho esta estructura nos ha permitido hacer casi todas las misiones secundarias, sin perder mucho tiempo, y siempre sin desviarnos de nuestras misiones principales, lo que para nosotros fue un punto a favor.

 Estamos ante un juego que a primera vista podría parecerse a Diablo, pero con la diferencia es que convives con una gran cantidad de otros jugadores en tu servidor, sin necesidad de ser parte de un grupo o tener una misión en común. En este aspecto podría parecerse a New World donde te puedes estar enfrentando a un enemigo, y sin esperarlo, cae ayuda de otro u otros jugadores. No obstante, aunque nosotros pudimos probar las opciones multijugador en la beta, al momento de reseñar el juego no había muchos jugadores, puesto que solo estaban unos cuantos jugadores de prensa divididos en varios servidores. Aún así el juego se disfruta muy bien en solitario.


 Lost Ark nos ofrece las bases clásicas de un RPG, sistema de niveles, árbol de habilidades, sistema de equipo de armas, armaduras y accesorios. El juego nos presenta un mundo abierto divido por zonas, pero al menos dentro de la primera parte del juego, no será necesario tener que volver a uno de las zonas anteriormente visitadas. 

Nuestro movimiento general en batallas será el de ataque simple, pero a la vez tendremos hasta 8 habilidades equipables y varios espacios para equipar objetos, tanto como curativos como armas de solo un uso como bombas. De hecho la cantidad de posibilidades que dan estas combinaciones hacen el combate super fluidos, ya que tendremos a nuestra vista todo lo que necesitamos en batalla, sin necesidad de correr para equiparte rápido algo o ir a un lugar seguro para entrar en el menú. Estas habilidades se asignarán automáticamente a los espacios cuando estos estén vacíos, una vez tienes los espacios completos, puedes hacer una asignación manual en el menú. Tendremos un ataque tipo furia que podremos usar una vez la marca de la parte central inferior se llene. 

Respecto a los menús, a primera vista podrían verse algo complicados o cargados, pero en realidad solo es cosa de acostumbrarse. La verdad todo es mucho más sencillo de lo que parece y si has jugado RPG multijugador masivos en PC, seguramente estarás lo que te espera. Luego de varias horas de juego, vimos lo útil que puede llegar a ser estos menús por ventanas, ya que podemos tener la ventana de objetos abierta a la derecha, mientras tenemos la ventana de equipo a la izquierda. 


Los enemigos del juego se sienten variados, con geniales diseños y suelen atacarnos siempre en grupos. Si bien al inicio el juego es super sencillo, la dificultad poco a poco va incrementándose, sobre todo cuando las hordas de enemigos empiezan a ser más grandes, variados y agresivas. De igual manera,  con una buena cantidad de pociones en nuestro menú rápido y guardando distancia mientras recuperamos nuestra salud, podemos controlar hasta los enemigos más agresivos. 

Luego de aproximadamente 12 horas y después de haber derrotado a la mayoría de los villanos principales, la paz en el reino volverá y tu personaje recibirá tierras para que puedas gestionarlas. Y no solo se tratará de construir tu castillo, sino de construir todo un comercio con el que tu nuevo imperio pueda subsistir y ser rentable. Desde acá podría decirse que se rompe un poco la linealidad a la que el juego te empujaba, y si bien es cierto aún queda mucho por hacer en Luterania, ahora tendrás una fortaleza la cual espera de tu gestión. 

Sin embargo en este punto, no acaba la historia de Luterania, los otros postulantes al poder y los villanos. Por lo que fuera de los desafíos, opciones online y todo lo demás aún el juego tendrá mucha historia que contar en sus misiones principales. . Es extraño ver que se le tome tanta importancia a la historia a un free to play. El juego tranquilamente podría venderse a 20 o 30 dólares y estar en un buen rango de precio por todo su contenido, pero al parecer la intención es que más personas lo jueguen, y si tienen que gastar, sea en contenido dentro del juego. 

Respecto a la progresión nuestro personaje irá subiendo de nivel, ganando experiencia al derrotar enemigos y cumplir misiones. Cada nivel conseguido, recibiremos un puñado de puntos de habilidad, que podemos destinar a cualquiera de nuestros ataques especiales, para mejorarlos. Aparte de nuestro nivel de personaje, tendremos un nivel de grupo que irá subiendo a un ritmo considerablemente más bajo y acorde a acciones especiales. 

El arma y equipo también deberá estar en constante cambio, los equipos si diferencian por colores como en otros juegos, sin ir muy lejos New World, donde verde es poco común, celeste es raro, morado es épico, y así sucesivamente. No obstante también importará mucho el nivel del objeto,  podremos encontrar armas o armaduras con fondo transparente (comunes) o verdes (poco comunes) con muchos mejores stats que una morada (épica), así que más de una vez tendremos que romper el uniforme morado en todo nuestro equipo para poder tener una mejor espada, un mejor casco o unos zapatos. El equipo de armadura se divide en pies, piernas, pecho, casco, brazos y manos. Además estos, al igual que nuestras armas, se pueden gastar con el uso,  por suerte podemos repararlos con unas pocas monedas en los poblados. 


Una vez avanzado el juego también se nos permitirá realizar diversos oficios como pesca, tala, cosecha, minería y caza. Si bien  el juego demora un tramo hasta introducirnos, al menos creemos que fue la mejor opción darnos tiempo a aprender todas las mecánicas perfectamente, para introducirnos una más. El juego muy raramente nos obligará a usar estar habilidades de oficio, pero los materiales nos servirán de mucho para mejoras y para creación.  

También existirán diversas monedas en el juego. Generalmente tenemos una que es la moneda del juego y otra que es la que se consigue con dinero real, pero Lost Ark va mucho más que eso, tendremos monedas de plata, oro, pheones, monedas piratas y cristales. Por otro lado, encontraremos un sistema de relaciones, los NPCs con los que tengas mejor lazo, te encomendarán misiones especiales y con ellos jugosas recomepnsas. 

En sí, el juego tiene contenido suficiente como para que pases meses con él sin aburrirte y sin haber descubierto todo. Si bien el título también tiene objetos y ayudas con dinero real, podemos afirmar que no son para nada necesarias para avanzar o disfrutar el juego en todo su esplendor. 



El juego también te da la posibilidad de usar un mando, y el de Xbox le sienta genial. Lo malo es que la cantidad de acciones es tanta que la asignación al mando es algo rara e incompleta. Y aunque podemos explorar o pelear tranquilamente con el mando, para las opciones de gestión y menús si necesitaremos apoyarnos de nuestro teclado  No obstante, es sorpresiva la manera en que han metido tantas acciones en un mando, teniendo que usar botones combinados o raras elecciones de botón como RS para recoger objetos, aceptar o pasar conversación. 

Gráficamente el juego no sorprende, pero si es muchísimo mejor que muchos MMO y con todo al máximo (tampoco es que pida muchos requerimientos), puede lucir hermoso. Su estilo anime le da cierta singularidad entre otros juegos de este tipo. Destacamos los diseños de los jefes y el diseño de armaduras y armas. El creador de personajes es algo básico, pero con la cantidad de combinaciones de armaduras, al final de cuentas no importa mucho.


Nosotros pudimos jugar tranquilamente a 4K con 60 FPS con un RTX 2080 Ti sin tener bajas de frame en los momentos que la pantalla se llena de enemigos. También lo jugamos en una laptop con una GTX 1650 y pudimos jugar tranquilamente a 1080p con un promedio de 40 fps.  Eso sí, no contaremos con muchas opciones gráficas. Nos hubiera encantado tener una opción como DLSS para poder llegar tranquilamente a los 60 fps en la portátil. 

Respecto al sonido destacamos el OST donde tenemos grandes piezas de temas instrumentales, que bien podrían estar a la altura de grandes JRPG con Tales Of, la saga Mana o Final Fantasy. Los efectos de sonido son correctos, pero tampoco hay mucho que profundizar. Finalmente, el trabajo de localización parece que es algo muy serio ya que no solo se están traduciendo todos los textos, sino que se está haciendo doblaje en varios idiomas, incluido el castellano. Claro tampoco vamos a pedir un español latinoamericano, pero este tipo de título estilo medieval, unas voces españolas no le vienen nada mal. 



Conclusión

Lost Ark es un MMO ARPG que no debemos perder de vista este año. Un sistema de combate amplio y funcional, gran cantidad de contenido, una campaña disfrutable en solitario, grandes batallas con inmensos jefes y sobre trodo, free to play.  Es verdad que el juego trae micro compras interesantes, pero no da ventajas ni ahorra horas de juego ante otros jugadores, así que podrías disfrutarlo completamente sin  poner un solo centavo de tu bolsillo.

Lo mejor: 

- El panel de habilidades y objetos rápidos. Tenemos muchísimas posibilidades a nuestra disposición con uso cómodo. 

-  Es free to play y las microcompras no son pay to win

- Repleto de contenido

-  La evolución y avance de tu personaje se siente muy rápida

- El juego no nos presenta todo su contenido y posibilidades de juego de golpe, así que no llega a sobre cargarnos de información 

- Se puede jugar solo tranquilamente e igual sería como jugar una campaña de 30 horas


Lo malo

- El uso con mando es raro. Necesitas apoyo de teclado para opciones de gestión

-  Hay muchas zonas a las que no tenemos motivos alguno para volver. 


NOTA
85/100

Análisis hecho con un código para PC brindado por Amazon Games*





Publicar un comentario

0 Comentarios