Análisis: Evil West

Jugamos Evil West y esta es nuestra conclusión

Escribe: RetroTriped

El género western tuvo su época de oro en el cine allá por el año 1960. Diversos títulos intentaron retratarlo -con resultados mixtos- en la industria del videojuego, siendo, probablemente, Red Dead Redemption su máximo exponente hasta ahora. Evil West, juego publicado por Flying Dog (Shadow Warrior 3), va por esa misma línea: una historia ambientada en el lejano oeste, con personajes rudos, muchas armas, muchos disparos, bolas de paja por doquier y un factor sorpresa que no deja a nadie indiferente: vampiros y demonios. Hemos jugado a Evil West para su versión en Play Station 5 y tenemos muchas cosas que contarte. ¿Será parte de nuestras recomendaciones?

Contexto e Historia

Evil West es un juego de disparos, en 3D, que está ambientado en un Estados Unidos del siglo XIX y en el cual encarnamos a Jesse Rentier: un cazador de vampiros que se topa con una conspiración de estos que busca dominar, en primer lugar, el país entero y luego, el mundo entero.

La historia sirve como pretexto para llevar a nuestro personaje por diversos escenarios grotescos y llenos de detalles, habitados por hordas de monstruos (algunos de ellos tan grandes como edificios) a los cuales deberemos matar.

Jesse Rentier es un cazador de vampiros experimentado y es el último vástago de una familia muy poderosa de la región que ha venido experimentando con la tecnología eléctrica para derrotar a las fuerzas del mal. Resultado de esa tecnología es el Guantelete Rentier: el arma insignia de la familia que, además de permitirle al portador asestar unos golpes contundentes, lo dota de técnicas y mecánicas ofensivas variadas.

Jesse Rentier, sin embargo, no actúa solo. Su camarada Edgar Gravenor, su padre y los trabajadores del mismo Instituto Rentier están siempre ahí para dar todo el apoyo posible a nuestro personaje… o mejor dicho “apoyo” porque, en realidad, el único personaje que siempre se mueve eres tú, estando los otros totalmente estáticos durante casi todo el juego, evidenciándolos como simples NPCs de relleno, antes que realmente aliados. No se mueven si no haces nada.

La campaña de este juego consta de 15 capítulos, cada uno durando entre 30 minutos y una hora, dependiendo siempre de la dificultad y el grado de investigación del jugador.


Gameplay y sistema de mejoras

Evil west es, principalmente un juegos disparos en perspectiva de tercera persona, pero en el que también puedes tener combos de ataques cuerpo a cuerpo.

La complejidad del combate y las ventajas en la batalla derivan de qué tan hábil eres al momento de elegir las mejoras que deberás aplicar a todas y cada una de las armas que tendrás a tu disposición.

Dos puntos muy interesantes son, en primer lugar, que el juego te da siempre nuevas armas, inclusive en partes muy avanzadas y, con lo mismo, desafíos nuevos para sortear. Esto no permite que la mecánica decaiga, sino que la hace siempre más compleja y variada, modificando siempre lo que ya tenías aprendido.


Otro punto interesante (quizás muy a título personal) es que es uno de los pocos juegos en donde realmente vemos las armas de nuestro personaje. Es decir, no solamente las saca de bolsillos invisibles, sino que todas están dispuestas en su cuerpo de alguna u otra manera. Esto, además, ayuda a darle robustez y contundencia.

Esta misma característica ayuda a hacer notar que nuestro amigo Jesse NO ES ágil. De hecho, es pesado, pero no al punto de sentirse incómodo al momento de las batallas sino, más bien, para sentir su verdadera presencia en el campo de batalla.

Las armas básicas de Jesse Rentier para enfrentarse a los demonios son, además del guantelete familiar, un revólver y un rifle. Este número, como se dijo, va creciendo conforme vamos avanzando en la partida y, además, contamos con un sistema de mejoras que no solamente hacen las armas más fuertes sino que las vinculan de alguna u otra forma con el guantelete, dotándolas de ataques eléctricos que terminan siendo fulminantes para las fuerzas del mal.



Y es que el guantelete merece su párrafo aparte: siendo la herramienta cúspide de la familia Rentier para combatir demonios, este cachivache está lleno de sorpresas y artilugios, todos derivados de la corriente eleçtrica, que permiten a nuestro personaje usar ondas de choque, cadenas eléctricas, ganchos eléctricos, puñetazos fulminantes y diversos movimientos más. Todas estas técnicas son, en realidad, combinaciones de botones que vas aprendiendo durante el desarrollo del juego y se adquieren con puntos de ventaja.

Los puntos de ventaja, un premio otorgado cada vez que el personaje sube de nivel, se utilizan para adquirir nuevas mejoras, técnicas y estrategias. Todas estas están muy bien representadas en árboles de crecimiento, los mismos que tienen dos vías paralelas: por un lado, las mejoras aplicables al personaje y, por otro, las mejoras al mismo guantelete. Dado que los niveles del personaje son limitados (así como los puntos de ventaja) es importante llevar una adecuada combinación de habilidades y no solo hacerlo al azar.

Las armas de fuego, por otro lado, también pueden mejorarse, pero con dólares. Durante nuestra travesía, nuestro personaje encontrará un sin número de cofres y bolsas llenas de monedas de oro que se traducen en dólares. Las mejoras de las armas son caras y aunque los alijos de estas son abundantes, siempre sentirás un aire de escasez, lo cual obligará a centrar tu elección en las mejoras que consideres más apropiadas para tu forma de juego. Es posible, sin embargo, adquirir y mejorar todas las armas en su máximo nivel con la disciplina adecuada. Notemos, aquí, que la munición es ilimitada, no así la energía eléctrica que sí se va consumiendo al realizar ataques más fuertes.

Es posible jugar con un amigo al modo campaña, siempre y cuándo se disponga de una consola y juegos secundarios, claro está. Ambos jugadores pueden pasar el juego completo, cada uno con su propio árbol de habilidades. Para compensar la dificultad, como puedes imaginar, los enemigos aumentarán su cantidad y contundencia.


Siniestros Enemigos

Si Evil West no tuviese los enemigos que tiene, es probable que el juego pudiese haber pasado totalmente desapercibido, y es que no solamente podemos resaltar el enorme grado de diseño artístico que estos tienen, sino, además, que la forma en cómo están animados y combinan su habilidades para encerrarte y matarte le dan al juego una complejidad que puede rozar la frustración para jugadores menos experimentados.Evil West es un juego difícil y, básicamente, su recorrido lineal te lleva por diversas arenas de combate que debes superar para proseguir con la aventura.

En cada arena de combate te enfrentarás a hordas de enemigos que tienen la capacidad de predecir tu desplazamiento, enboscarte y atacarte sin piedad. Todos los enemigos, desde el más básico, tienen la posibilidad de matarte. Aunque tu personaje es bastante fuerte y capaz, tus enemigos son igual de contundentes y feroces. No hay momento para confiarse en el viejo oeste, pues esto puede costar la vida.

Un detalle muy importante en este juego es que nunca te faltarán minibosses. No solamente porque los hay en cada arena de combate sino porque pueden venirte en manadas. Y sí, el que en algún momento fue un boss en una arena pasada, es probable que ahora aparezca sextuplicado y combinado con otros minibosses solo porque sí. El juego no tiene piedad en ponerte tantos enemigos como fuera necesario para liquidarte, de ahí que es VITAL que domines todas las técnicas que tu personaje ha ido adquiriendo con los puntos de ventaja y los dólares.

Cada enemigo es diferente del anterior y todos tienen estrategias diferentes de combate. Hay mucha variedad entre tiradores, francotiradores, tanques y voladores. Muchas veces es complicado saber a cuál eliminar primero, dado que todos tienen el potencial de matarte de unos cuántos golpes.



Estética Cruda

Evil West exuda crudeza y contundencia por todos lados.Empezando por los modelados de los personajes: todos son grandes y corpulentos. Hay muy pocos tonos medios en la iluminación, siendo todo o muy iluminado, o muy oscuro; predominan las de sombras duras. La paleta de colores, aunque variada en cada escenario visitado, siempre tienen una predisposición al rojo encendido, a veces cayendo en una explosión carmesí en la que no podemos distinguir nada en pantalla.

Los escenarios están llenos de detalles interesantes y abarcan desde pueblos que retratan escenas de un western antiguo, hasta bosques, desiertos, fábricas y muchas cavernas.Todos los escenarios, aunque con ligeros y breves desvíos recompensados con monedas de oro son, en su gran mayoría, lineales. No hay forma de perderse. Algunos puzzles de fácil resolución se asoman por ahí, no significando algo realmente memorable.

La banda sonora, por otro lado, solo cumple con su objetivo: ambientar. No es un apartado que destaque y extraña muchísimo no sentir el aire acostumbrado de una película western cuando todo lo demás lo representa. No puede decirse lo mismo del resto de efectos de sonido, que están muy bien puestos y son súper acertados a modo de guía auditiva para saber cómo estás jugando.

Un detalle interesante que hemos notado en Play Station 5, es que el gatillo que usamos para disparar se pone duro mientras el personaje recarga un arma. Esto resulta en una gran ventaja sensorial para no depender siempre de la interfaz visual de munición, menos aún cuando nos encontramos encerrados por mil enemigos.


Conclusión:

Evil West es un buen juego de acción de disparos, digno de cualquier aficionado al género y que guste de tener personajes principales que se sientan como matones. El gameplay no es algo del otro mundo, pero sí las mejoras aplicables a tu armamento, lo que nos incentiva a aprender combinaciones cada vez más fuertes para enfrentarnos a enemigos más poderosos.

Quizás sean estos mismos enemigos los que realmente resaltan el título, no solamente por su diseño artístico, que es maravilloso, sino porque se convierten en todo un reto para el jugador al momento de enfrentarlos, más aún si están combinados con otros esbirros con diversos roles. Esto lo convierte en no un simple juego de presionar un solo botón para luchar y avanzar, sino uno en el cual el esquive, la defensa y la correcta estrategia marcan la diferencia.

Desanima, sin embargo, la poca rejugabilidad del título y su linealidad, Dado que no fomenta la exploración, sino llegar lo más rápido posible entre arena y arena. Una vez que lo terminas, se acabó.

Lo mejor

El apartado gráfico y la contundencia de los personajes.

Las múltiples mejoras del personaje y las armas.

Enemigos desafiantes y arenas de combate interminables.

Lo peor 

Una historia que no llama mucho la atención. 

Linealidad y poca rejugabilidad.


NOTA

70/100

*Análisis hecho con un código de PS5 brindado por SandboxStrategies

Publicar un comentario

0 Comentarios