Análisis Taiko no Tatsujin: Rhythm Festival

Ya jugamos el nuevo Taiko para Switch y esta es nuestra opinión


Escribe: Valliant

Muchos de la vieja escuela que ve anime, podrá recordar un juego particular japonés, en el que se usa un tambor para tocar ciertas notas en un juego, como se puede ver en un episodio del anime Lucky Star por ejemplo. Desde ese punto siendo un éxito en Japón hasta el día de hoy, Taiko No Tatsujin ha tenido un gran incremento de fama y popularidad. 

Al inicio de este año tuvimos Taiko No tatsujin: The Drum Master para XBOX ONE y ahora en este review hablaremos del tercer título exclusivo para Nintendo Switch, Taiko No Tatsujin: Rhythm Festival.



HISTORIA

Don-Chan es nuestro personaje principal, seguiremos con él la historia y su viaje por la ciudad de Omiko que es en donde quiere actuar y ser alguien entre los grandes. Es ahí en donde se encuentra con Kumo Kyun que estará para guiarlo y guiarnos a través de la ciudad mientras vamos encontrando caras nuevas y viejas de la franquicia.

Dentro de esta ciudad, tendremos cinco áreas clave con las que podremos interactuar, Templo del Trueno, Tamborilandia, Pueblo Dondoko, Mi habitación y Tienda. Templo del Trueno es el modo principal en el que tendremos el elemento básico de la franquicia Modo Taiko. Aquí se ofrece hasta 76 canciones que debemos dominar y pueden ser jugadas en cualquier orden.

Estas canciones se clasifican en varias categorías, que incluyen música de juegos, música de anime, clásica y más. Podemos encontrar canciones como Super Mario Bros. Makahushi Adventure (Dragon Ball), The Legend of Zelda, entre otras.




MUSIC PASS

Si te parece que 76 canciones es una cantidad muy generosa, el juego te ofrece un Music Pass de servicio de suscripción mensual. Este modelo te desbloquea un poco más de 500 canciones en la mezcla, que dará para mucho rato de juego. 

Entre esas 500 las canciones que más me resultaron emocionantes para un fan es la colección de One Piece, Estudio Ghibli y Clásicos de pop, vocaloid y orquestal. 



GAMEPLAY

Su gameplay a diferencia de otros jugos de ritmo es sencillo. Hay dos botones, Don, la nota roja y Ka, la nota azul. Ambas notas irán apareciendo y se tendrán que tocar al ritmo de la música. En este caso para Switch hay varios modos de jugar. Puedes usar los controles usando el D’pad con los botones A-B-X-Y intercalando entre ellos las dos notas. También puedes usar los dos controles de la consola como baquetas y agitarlas. Y por último puedes jugar con un tambor control que es especial para el juego de Nintendo. 

Existen entre cuatro y cinco dificultades por canción. Estas son Fácil, Normal, Difícil y Extrema. La quinta dificultad está en algunas canciones que tienen notas que pueden variar dependiendo de la canción, hay notas cambiantes. 

A lo largo del juego irás recolectando puntos que podrás gastar en la tienda, te servirán para desbloquear trajes para tu personaje, letreros e instrumentos. 

Un pequeño problema que a veces puede resultar un tanto molesto es que puedes llegar a un límite de puntos, lo que te obliga a ir a la tienda a gastarlos si deseas obtener más. No es gran problema solo que a veces uno solo desea jugar más canciones sin que esto resulte un limitante. 



En modos multijugador, Taiko te permite jugar con hasta 4 jugadores simultáneos con varios modos. En el modo Tamborilandia se puede armar una banda con varios instrumentos y cada uno de ellos tendrá diferentes notas.  Por otro lado, también encontraremos otro modo en el que se crean duelos en los que mientras se van tocando notas, acumulas personajes que activarán poderes para molestar al contrincante. 

Dentro del aspecto gráfico, el juego es todo lo que podemos imaginar de Pop japones. Todo muy Kawaii y divertido. Tiene colores vibrantes y tiene varios guiños y elementos tradicionales japoneses. 

Por otro lado, es momento también de dar mi humilde opinión sobre las canciones del juego. Una de las primeras canciones del playlist principal que más me dejó emocionado fue encontrar el opening de Neon Genesis Evangelion en la sección de anime, por ejemplo que intenté con ese llegar a un combo perfecto. Otras canciones del playlist principal que me dejaron con una buena sensación fue una del OST de Klonoa, el antiguo juego de PS1 que hace poco ha tenido su lanzamiento en remaster de Switch. Por otro lado, las canciones más picantes están en el Music Pass del juego. Están muchas canciones de vocaloid, anime, clásicas y videojuegos. En la sección de pop encontré Sobakasu, que es el nombre del opening del anime Rurounin Kenshin o como se conocía en latinoamerica, Samurai X. Por otro lado en la sección anime hay clásicos como Chala head chala de Dragon Ball, o el opening de Saint Seiya o We are la vieja intro de One piece. 





CONCLUSIÓN

Taiko No Tatsujin: Rhythm Festival trae muchos retos en los que el jugador pueda pasar de principiante a experimentado. Tiene un sistema de juego y una curva de aprendizaje muy cómodas y es un juego muy divertido, contiene muchas canciones que pueden hacer al jugador saltar de emoción y pasar un buen rato, tocando, tarareando y cantando canciones clásicas y nuevas. Algo que los fanáticos de la cultura japonesa adorarán. Si bien tiene sus toques malos como lo de la tienda o que se siente mejor jugarlo con el tambor, Taiko te dará muchas horas de diversión.


LO BUENO

Muchas canciones divertidas

Muchos openings de anime

Hay muchos modos de jugar

LO MALO

El sistema de monedas

El precio de algunas canciones


NOTA 

77/100

Análisis hecho con un código para Switch brindado por Bandai Namco*


Publicar un comentario

0 Comentarios