Análisis: Kao the Kangaroo

Vuelve otro de los animales plataformeros de décadas pasadas y lo hace de gran manera con este reboot muy entretenido que recomendamos no perderse.



Escribe: Mauricio Lazón 

El equipo desarrollador polaco, Tate Multimedia, nos trae el retorno de Kao, el canguro al que le encanta ir golpeando a todo rival que se encuentre. Anunciada en el año 2020, motivo de celebración de los 20 años de la franquicia, esta nueva versión del juego viene para quedarse y volver a tener a Kao en la generación de consolas actual, ya que el juego viene disponible en todas las plataformas. Este juego es un reinicio para la saga y deja atrás la historia contada en el resto de versiones para ahora darnos una nueva aventura en la jungla y, posiblemente, una nueva saga para el avezado canguro.

Como contábamos antes, Kao no hace su debut en los videojuegos, sino su retorno, y claramente mantiene la influencia de los primeros juegos con su estilo de niveles y rompecabezas para ir avanzando en el mapa. Probablemente para muchos el parecido con Crash Bandicoot es bastante claro y creo que estarían en lo correcto, ya que Kao vio la luz unos años después del famoso marsupial creado por Naughty Dog. Sin embargo, Kao the Kangaroo mantiene su propia inspiración, basándose en lo realizado en versiones pasadas y, al tener al mismo equipo desarrollador tomando las riendas del proyecto, se nos garantiza el tener una versión muy fiel a la original, pero adaptada y optimizada para las nuevas generaciones.



El juego nos introduce a Kao, un canguro antropomorfo y al parecer en su adolescencia. Kao viene de una familia de luchadores, y por lo que conocemos desde el inicio, tanto su padre y su hermana partieron en búsqueda de resolver los problemas que afectan a la ciudad y no han vuelto desde entonces. Arrancamos el juego en un sueño del joven canguro, donde debe rescatar a su hermana venciendo enemigos, esto lo hacemos con los brillantes guantes que llevamos equipados. Avanzamos hasta donde debería estar su hermana, pero despertamos y resulta que no teníamos guantes y nuestra hermana y padre siguen perdidos. Kao habla con su madre y esta le dice que busque a Walt, para que lo guíe en una posible búsqueda. Mientras buscamos a Walt, el espíritu de Kaia, nuestra hermana, nos guía hacia un tesoro enterrado, los guantes que utilizábamos en el sueño. 

Tras haber finalizado el tutorial, ya podremos ir eligiendo niveles moviéndonos por la isla. Cada nivel requiere de una cantidad de runas para poder ingresar, las cuales encontraremos en los niveles y también esparcidas por la isla, por lo que recomendamos hacer una búsqueda exhaustiva primero en la primera parte del mapa antes de seguir avanzando hacia otros niveles. También, claro, es ideal buscar por todos los rincones posibles de los niveles que terminemos para no perder algún bonus que nos sirva para ir accediendo a más mapas. Al terminar niveles iremos desbloqueando la historia y también accederemos a las batallas con los jefes a través de niveles personalizados donde tendremos que acabar con ellos en batallas que resultan bastante entretenidas.




Los controles del juego son bastante sencillos y no será problemático aprenderlos mientras jugamos. En esta ocasión el juego se probó en Nintendo Switch, teniendo como comandos B para saltar, A para rodar, Y para dar golpes y X queda como botón para interactuar con los puzzles o personajes que encontremos en el juego. Los cangrejos con sus pancartas nos darán consejos e irán explicando los nuevos comandos y objetos que vayamos encontrando en el camino. También podremos tener poderes especiales en nuestros guantes, como el fuego y el hielo. Estos son utilizados para pasar ciertos obstáculos o completar rompecabezas que requieran de estos objetos, además también de abrirnos paso hacia zonas secretas y llenas de mejoras. Kao también dispone de algunos movimientos especiales como un sentón a lo Mario 64, y también otras acciones que están relacionadas al espacio donde estemos, como colgarnos de los techos con las orejas de Kao y otros más.

La jugabilidad en modo portátil para Switch es buena, pero si estás acostumbrado a jugar los clásicos de plataforma con un mando te costará, y en especial los saltos. Kao no tiene forma de amortiguar sus saltos, puedes hacer un doble salto y con un golpe en el aire mantenerte un poco más arriba, pero la caída es a toda velocidad y con pocas chances de ubicarte bien. Jugando en modo dock y con un mando el juego se hace mucho más fácil y quizás la mejor manera de disfrutarlo ya que los saltos son mucho más controlables y en general la experiencia es menos complicada. O, si ya tienes costumbre tras haber jugado juegos como Super Mario Odyssey en portátil no deberías tener tanto problema con Kao the Kangaroo.




El juego no tiene más modos que la aventura principal por el momento, y terminar la historia es el objetivo que nos podemos trazar de momento en esta versión. Quizás a futuro veamos el ingreso de más modos aunque en realidad para un juego de plataformas no parece extremadamente necesario tener muchos modos de juego aparte de la historia misma.

Respecto a la dificultad, Kao the Kangaroo no es extremadamente complicado, pero tiene un proporcionado nivel de obstáculos, sobre todo si vuelves a jugar plataformas luego de un tiempo de ausencia. Los enemigos irán cambiando según el nivel donde nos encontremos, teniendo siempre alguna relación al contexto del lugar donde transcurre el nivel. Hay más presencia de enemigos tipo melee, aunque los enemigos que utilizan proyectiles pueden ser bastante molestos. Respecto a las boss fight, lo ideal será aprender el patrón de sus ataques y tras ello seguir una estrategia, con esto no deberían ser muy difíciles de superar. Uno de los recursos del juego que sirve mucho es el aumento de los corazones, ampliando la cantidad de golpes que puede recibir Kao. Para adquirir un corazón, deberás juntar 4 pedazos y tendrás un corazón nuevo en tu barra superior. Estos pedazos los encuentras en baúles regados por el mapa o también lo puedes comprar por 500 monedas. Definitivamente esto mejora nuestras chances de superar el juego, por lo que recomiendo conseguirlos lo más rápido posible. Otro consejo, al llegar a las campanas que salvan nuestro progreso del mapa, podemos golpearlas para conseguir monedas y hasta un corazón, si es que andamos bajos de vida.

En cuanto a la duración del juego, podemos decir que la historia completa toma quizás unas 6 o 7 horas por completar, no necesariamente obteniendo el 100% de los objetos o desbloqueables de todos los niveles pero adquiriendo las runas necesarias y también completando los objetivos que el juego nos plantea mientras avanzamos. Se trata de un tiempo promedio para un juego de plataformas, donde se nos propone más divertirnos mientras avanzamos que ir superando retos como otro estilos de juego. Puede quedar como objetivo de post game el ir completando al 100% los niveles y también los desafíos, que son escenarios especiales descubiertos en zonas ocultas del juego, además de conseguir los distintos trajes y objetos que podemos colocarle a Kao. Incluso tenemos disponible el skin clásico de Kao por si la nostalgia nos ataca.




Para la sección coleccionistas y trophy hunters, el juego nos mostrará la cantidad de objetos presentes en cada nivel al terminarlo, lo que nos permitirá volver siempre y revisar por si nos olvidamos de alguno de los coleccionables del nivel. Lo que se cuenta al final de cada nivel es si encontramos las tres letras que forman el nombre del protagonista, encontrar todos los diamantes disponibles y las runas dispersas por el nivel.. También están los diamantes y se cuenta la cantidad de monedas recogidas en el transcurso del mapa. Además, tenemos disponible la Kaopedia, donde recogeremos información sobre aliados, enemigos, descripciones de mapas y también de los objetos que vayamos recolectando en el juego, además de una guía de los movimientos disponibles para Kao. Hay entradas que conseguiremos a través de pergaminos, que olvidamos mencionar también son contados al finalizar el nivel. Si juegan la versión de PlayStation, el platino consiste solo de 15 trofeos y muchos están relacionados con la historia, por lo que puede obtenerse naturalmente y no yendo por una ruta fijada.

Los gráficos del juego son buenos y están a nivel de lo que van ofreciendo los juegos actuales de su misma categoría. Tate Multimedia hizo uso del Unreal Engine 4 para el desarrollo de este juego, que si bien no es la opción más avanzada, calza muy bien para un estilo de juego que en realidad no debe de basarse en su capacidad gráfica avanzada. Como mencionamos antes, el testing del juego se realizó en una Nintendo Switch sin problemas graves que salten a la vista y solo detalles mínimos que seguro se irán puliendo a través de actualizaciones.

En cuanto a la música del juego, podemos decir que no desentona y agrega mucho a la sensación del juego en cuanto al lugar donde nos ubiquemos, ya sea parte de la jungla u otro de los lugares que visitamos en el juego. Los efectos sonoros también son buenos y, quizás como easter egg, el sonido de las monedas es el mismo a los juegos anteriores de la franquicia. Lo que me pareció bastante entretenido fue el doblaje de voces para el juego, bastante apropiado para cada personaje y también con líneas de humor y referencias a otros juegos, aunque solo está disponible en inglés por el momento.




Conclusión

Kao the Kangaroo regresa y con bastantes armas para competir en el mundo de las plataformas 3D, que no viene teniendo muchas variantes en el mercado recientemente. Gráficamente fresco, una jugabilidad buena y una dificultad adecuada, nos dejó una buena experiencia de juego, aunque quizás la ausencia de otros modos nos deja con poco que hacer tras terminar el juego. Si quedaste con nostalgia de volver a jugar títulos del estilo de Crash, Spyro o Sly, Kao the Kangaroo es una muy buena alternativa para saciar tu deseo plataformero en consolas modernas. Recomendado.

Lo bueno
 
- Estilo de plataformas clásico, al estilo Crash o Spyro.
- Disponibilidad en todas las plataformas del mercado.
- Apartado gráfico bien realizado.
- Doblaje bastante entretenido.
 

Lo malo

- Algunos aspectos de jugabilidad se hacen complicados sin un mando.
- De momento el post game no tiene muchas alternativas.


NOTA
75/100

Análisis hecho con un código para Nintendo Switch brindado por Renaissance PR*

Publicar un comentario

1 Comentarios