Análisis: Dying Light Platinum Edition (Switch)

Ya jugamos la versión Switch de Dying Light. Ahora puedes llevar el juego con todos sus DLCs a donde quieras. ¿Vale la pena este port? Te lo contamos en las siguientes líneas


El 19 de octubre Techland puso a la venta en Switch, Dying Light Platinum Edition, la edición definitiva del popular juego de sobrevivencia de zombies y parkour. ¿Es capaz de mover Switch un multijugador de zombies de gráficas realistas y de mundo abierto como este? Te lo contaremos a continuación. 

Para quienes no jugaron el título, les hacemos un pequeño resumen del título y jugabilidad para ponerlos en contexto. En este juego en primera persona, encarnamos a Kyle Crane que termina en medio de Harran, una ciudad en cuarentena por brotes de zombies. En esta zona se han armado bastantes comunidades y no necesariamente todas se llevan muy bien. Nuestra misión será hacernos con una posible cura para este virus, por lo que empezaremos a tomar distintas misiones de distintos líderes de grupos.

 Detrás de las seguras paredes de las comunidades, nos encontramos con una ciudad puesta pies de cabeza por los zombies, quienes caminan en grandes hordas. Afortunadamente Kyle será instruido en el arte de parkour, con lo que evitará correr por la superficie, evadiendo a estos peligrosos seres, saltando pro los techos y trepando por cualquier plataforma u objeto que encontremos en el camino.



A diferencia de un Call of Duty Zombies o un Back 4 Blood, acá armas y municiones son lo que escaseará. Tampoco servirá hacernos el héroe ante hordas, ya que terminaremos muertos rápidamente. Empezando con prácticamente una tubería como arma cuerpo a cuerpo, vamos a tener que agenciárnoslas, e ir escalando poco a poco para conseguir una arma decente, pero ojo, que las armas cuerpo a cuerpo se gastan y  las balas para las armas de fuego no son un recurso que sobre.  Por lo que prácticamente solo deberemos dar batalla cuando sea realmente necesario.

Las armas las podemos encontrar, robar a algún enemigo humano o también las podremos fabricar. Para conseguir fabricar nuestras propias armas necesitaremos el diseño y luego los materiales requeridos. Afortunadamente, esta edición Platinum Edition ya nos trae una gran cantidad de diseños, el problema es que muchos de estos requieren como material base algún objeto que aún no tenemos. Por lo que a inicio de juego, la experiencia de sentirte vulnerable seguirá manteniéndose. 

Crane contará con distintos árboles de habilidades, tenemos de supervivencia, agilidad, potencia y legendario. Llenar estos árboles nos harán sentir menos indefenso, teniendo la oportunidad de aturdir a nuestro enemigo, recuperar vida, realizar distintos golpes cuerpo a cuerpo, entre otras ventajas. Para subir desbloquear puntos para el árbol de habilidades de supervivencia, deberemos superar misiones; para el de agilidad, solo hay que usar constantemente el parkour; para potencia, deberemos matar enemigos de distintas formas incluyendo nuestras habilidades de potencia previamente desbloqueadas; y finalmente tenemos las habilidades legendarias, este tipo de habilidad fue añadido posteriormente a la salida original del juego, son un nuevo conjunto de habilidades y para desbloquearlas, solo necesitaremos haber completado uno de los tres primeros árboles, desde ese momento, todos los puntos ganados que serían para el árbol completado, pasan a ser Legendarios. 

Dying Light puede jugarse completamente solo, pero también puede jugarse en cooperativo, volviendo mucho más fácil algunas misiones. El juego también cuenta con un sistema de día y noche. Si bien los zombies en el día son manejables, en la noche son muchos más activos, rápidos y agresivos, por lo que se recomienda a los jugadores, volver a la posada más cercana, descansar y esperar al día siguiente. Aunque claro, hacer misiones en la noche harán que consigamos el doble de puntos de superviviencia. 

Dying Light Platinum edition para Switch trae todos los DLCs lanzados, en lo que destaca The Following, que es una expansión de historia muy completa y Hellraid, el último DLC jugable que sigue en constante actualización y en el que tendremos que movernos por pasillos derrotando gran cantidad de enemigos para conseguir puntos recompensa y canjearlos por armas que podemos usar también en el resto del juego. En el contenido extra también encontramos una serie de diseños DLC y una gran cantidad de atuendos para nuestro protagonista


Sobre la versión Switch nuestro primer contacto fue fascinante (fue en modo dock a cierta distancia de la tv). Nuestra primera impresión sobre los gráficos fue "como diablos se está logrando eso en una Switch". Unos gráficos de interiores realistas, buenos efectos de iluminación, fluidez,  incluso efectos de polvo y partículas. Justo me acuerdo haberle escrito a otro miembro de No Soy Gamer, mandándole una foto por el celular  y diciéndole que paja se ve Crysis Remastered en la PC, y él cayendo totalmente. 


Efectos de polvo en interiores 

Probablemente haya un truco bajo esto, pero no habíamos visto estos efectos de iluminación en una Switch.  

Exteriores modo portátil generalmente la distancia de dibujado es mala. Teniendo bordes en escenario borrosos. 


Aunque ni bien salimos al mundo abierto, la cosa cambia y los gráficos pasan de ser llamativos a justitos. Igualmente el título es aún visualmente disfrutable, y por su framerate completamente jugable. Si bien a veces tenemos pequeños tirones, generalmente esta versión sabe defenderse muy bien, incluso logrando tener gran cantidad de zombies en pantalla, como en el screenshot del puente que colocamos abajo, que realmente nos llegó a sorprender que aguantara esto la Switch.


En el modo portátil la suerte no es la misma, lamentablemente, puesto que con el tiempo este se ha vuelto el modo predominante para muchos usuarios. Si bien pensamos que en una pantallita, en vez de un televisor, todo debería verse mejor por su tamaño, en el modo portátil la resolución se recorta, y lo más fastidioso, es el grado al que se desenfocan los bordes en el escenario. Esto en un juego en primera persona, donde encima el parkour es un sistema protagónico, podría causar mareos a algunas personas, como quien escribe, quien jugo un par de oportunidades en este modo,  y de los 20 minutos no pudo pasar. 

Según entendemos, el Dying Light original fue corregido antes de su lanzamiento porque en algunas pruebas algunas personas habían tenido mareos. Obviamente esto se corrigió y llegó a PS4 y Xbox One con imágenes tan fluidas y gráficos nítidos, que eliminaban completamente estos inconvenientes. Incluso las versiones de anterior generación fueron canceladas, porque no daban la talla, ¿tuvieron que ver algo los mareos? nunca lo sabremos. Aunque, obviamente la calidad visual del juego no puede controlarse totalmente en PC, habiendo personas que se aventuraron a lanzar el juego con menos de los requisitos mínimos publicados. Si buscamos en foros, una que otra experiencia de mareos, vamos a encontrar.

Si bien la versión Switch es un gran port, parece que no se ha tomado en cuenta completamente esto, siendo esta la primera vez que vemos una edición en consolas, inferior a PS4 y Xbox One, con una potencia ligeramente superior a Xbox 360.  Por ejemplo, luego de la parte de las torres de electricidad (jugada en modo dock), igualmente tuve que parar el juego un rato y descansar un momento antes de seguir con mi partida, ya que había conseguido alterarme un poco con el  tipo de movimiento en pantalla. Obviamente esto a con un framerate más alto o gráficos más nítidos no hubiera pasado, pero igual esto dependerá mucho de la persona, pudiendo pasarle a 1 de cada 10 personas o menos. Mover contraste, activar el grano de película o desactivar la aberración cromática podría ayudar en algo a evitar esto.

Por otro lado, esta versión aprovecha todas las virtudes de la Nintendo Switch, como por ejemplo la vibración Rumble HD. En el modo portátil podemos hacer uso de la pantalla táctil para los menús, lo cual, tal vez no te haga más práctica la vida, pero se siente genial y lo recibimos con los brazos abiertos. Además, podemos usar control de movimiento para atacar con los joy-cons desacoplados o incluso con el mando pro, su uso es simple y seguramente no remplazaremos el gatillo, pero es funcional y curioso.

Por último,  ya sea compres el juego en digital o en físico, el juego solo tendrá dentro de sí, voces en inglés. Si queremos  optar por las voces de español de España, podemos adquirirlas gratis en la e-shop como si un DLC se tratará, además podremos encontrar diversas opciones de idioma de voz. Los DLC de expansión y cosméticos si se encuentran dentro del archivo del juego por lo que no hará falta buscarlos ni descargarlos.

Conclusión: 

Dying Light Platinum Edition para Switch es una adaptación notable y hasta a veces sorprendente, pero de igual manera queda por detrás de las otras versiones. Si para ti es imprescindible la portabilidad del juego o simplemente no tienes otra plataforma donde jugarlo, adelante que igual te llevarás una grata experiencia de juego. Aunque si tienes Xbox One, PlayStation 4 o una PC decente, recuerda que también puedes encontrar ahí la versión Platinum Edition con todos los DLCs

Lo bueno : 

- En interiores, en el modo dock, poco diferencia gráfica se saca respecto a la versión PS4 y Xbox One. 
-  Un montón de contenido que garantizan hasta más de 100 horas de diversión
- A diferencia de otras versiones, tienes opciones de sensor de movimiento, pantalla táctil y juego local cooperativo (cada consola con su propia copia del juego)
-   Tener a tu disposición gran variedad de skins cosmeticos sin tener que pagar extra por ellos

Lo malo

- En modo portátil muy recortado gráficamente
- En modo portátil podría llegar a marear a uno que otro usuario 

NOTA
80/100

Análisis hecha con una copia de Switch brindada por Techland*




Publicar un comentario

0 Comentarios