Análisis: Final Fantasy VII Remake (PS5)

 El remake de Final Fantasy VII llega a PS5 como una actualización gratuita para quienes ya tienen el juego y en un pack llamado Intergrade, que contiene el DLC INTERmission, para los nuevos jugadores. Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión


El 10 de junio salió a la venta Final Fantasy VII Remake Intergrade, versión para PlayStation 5 del exitoso reboot que vio la luz el año pasado en PS4. Esta edición se pone a la venta a 69.99 dólares e incluye un DLC con 2 episodios extra protagonizados por Yuffie, con el nombre Final Fantasy VII Remake Intermission. Quienes ya tenían el juego en PS4, podrán actualizar a la versión PS5 de manera gratuita, pero tendrán que comprar el DLC Intermission por separado. Y si tienes el juego gracias a PlayStation Plus, no podrás actualizarlo a la versión PS5.

Final Fantasy VII Remake es una reinterpretación y profundización del juego original, no viene a ser un  remake al pie de la letra. Este remake está pensado para salir a la venta en distintas entregas con 2 o 3 años de diferencia. Esta primera entrega, abarca  el arco de Migdar,  y logra expandir toda esta parte que originalmente duraba unas 6 horas, a todo un juego completo, de al menos, 30 horas de duración.


Final Fantasy VII Remake cambia totalmente el esquema de fondos prerenderizados a escenarios completamente en 3D. El juego se divide en 18 capítulos, y si bien muchas veces es un juego completamente lineal, otras podremos hacer pequeños desvios para hacer misiones secundarias o farmear. Eso sí, en la mayoría del juego no tendremos libre movilidad del mapa, por lo mismo muchas de las misiones secundarias serán perdibles. 

El sistema de juego original era por turnos, pero con el sistema Active Time Battle, en el que nuestro personaje podía usar su turno cuando esta barra ATB se llenara. Final Fantasy VII Remake cambia su sistema de batalla por una libre de acción en tiempo real, dejando la barra ATB solo para el uso de magia, objetos y habilidades. Este remake también incluye un modo de juego clásico, que puede activarse en cualquier momento del juego, este permite que los personajes ataquen y se defiendan solos, mientras nosotros nos preocupamos solo de las acciones ATB. 


Los personajes jugables en este remake serán Cloud, Barret, Tifa y Aerith, dejando la incorporación del elenco protagónico restante para la futura segunda entrega. Si bien tenemos algunos primeros vistazos de personajes como Caith Sith o Red XIII, estos por el momento no serán jugables. Como en el juego original, solo podremos tener a 3 en batalla, pero la historia está armada como para que siempre, al menos uno de estos 4 personajes esté alejado del grupo, por lo que no habrá que preocuparnos por hacer cambios en nuestro team o ponernos a pensar a quien dejar fuera. 

Entre las acciones de batalla podemos atacar, defendernos o esquivar libremente; y usar magias, habilidades y objetos gastando ATB; pero también habrán 2 mecánicas extras que nos servirán de mucha ayuda. Una será Limite, nuestros personajes tendrán también una barra  que se irá llenando mientras combatimos, cuando esta se llene, nuestro personaje podrá hacer un ataque especial.

La otra mecánica es la invocación, que será una barra extra que aparecerá sobre nuestros stats y al llenarse podremos elegir que uno de nuestros personajes haga una invocación. La invocación dependerá de la esfera de invocación que tenga equipada nuestro personaje, sino tiene ninguna, no podrá hacer invocación. Una vez activada esta mecánica nuestra invocación peleará libremente, pero también podremos usar nuestro ATB para que realice habilidades especiales. Apenas la criatura entre en pelea, la barra summon empezará a bajar,  y la invocación desparecerá cuando la barra se gaste o la batalla se acabe. 


El progreso de nuestros personajes se verá afectados no solo por las subidas de nivel, sino por la arma, armadura y accesorio que estemos usando. En este caso la armadura no serán ropajes completos, sino solo brazaletes, pulseras o aros. Al contrario, nuestros accesorios pueden ser equipamientos más grandes como chalecos, botas o muñequeras.  Nuestra arma y armadura tendrán ranuras para insertar esferas. Estas esferas las encontraremos en cofres, en tiendas o tiradas durante nuestra aventura; y podemos encontrar esferas con distintas magias, con alguna habilidad pasiva o de incremento de VIT , PM o magia. Nuestra arma también tendrá una ranura especial para añadir una esfera de invocación. 



También tendremos el apartado "Mejora de Armas". Al subir de nivel ganaremos PA que podrán ser gastados en un árbol de habilidades para nuestras armas. Este árbol será con un sistema planetario, con un estilo similar al cristarium de FF XIII. Lo bueno es que estos PA tienen validez simultanea para todas las armas del personaje, así que no tendrás que preocuparte en qué arma gastarlo, ya que si ganamos un puñado de APs, todas las armas recibirán la misma cantidad de AP.  En el árbol de habilidades de arma podemos recibir mejoras de ataque, defensa, magia, nuevas ranuras para esferas, entre otras mejoras. 


Como mencionamos, Final Fantasy VII Remake profundiza mucho más en el arco de Migdar, presentando nuevos personajes y dándole más importancia a algunos que no tenían tanto protagonismo en el juego original. Los que más podemos destacar es el trio de Jessie, Bigs y Wedge, sobresaliendo este último personaje y su amistad con sus gatos. Han conseguido darle la profundidad debida para que al momento de la explosión del reactor nos interese mucho más su destino. 

Este Remake también juega bastante introduciendo nuevos capítulos narrativos, sobresaliendo el gran capítulo 9 donde pasamos de un torneo liderado por la icónica Hell House, a meternos unos pasos de baile con Cloud al estilo Dance Revolution, para finalmente tener a un Cloud vestido de mujer intentando infiltrarse en los aposentos de Don Corneo. Estos como otros grandes añadidos como la secuencia de motos, los espectros, los pedidos de Chadley, entre muchos más. 


Sobre la versión PS5

Final Fantasy VII Remake trae también el DLC INTERmission, protagonizado por Yuffie. Una aventura en simultáneo de la aventura principal que nos cuenta las aventuras de este personaje antes de unirse al team de Cloud. Esta expansión consta de 2 capítulos y tiene un promedio de duración de 6 horas, pero lo calificamos por separado en este enlace.

Como mencionamos, Final Fantasy VII Remake está dividido en 18 capítulos, que van entre 1 a 2 horas de duración. PlayStation 5 nos da la opción mediante tarjetas, apretando el botón PS, saber cuanto nos falta para terminar el capítulo, pudiendo ver el porcentaje superado de cada episodio. Ojo que este porcentaje se va actualizando por evento en el capítulo y no acción a acción, por lo que de 50% podrás verlo saltar a 66%, por ejemplo. No obstante esta opción nos ha parecido muy útil para saber si seguimos la sesión de juego hasta terminar el capítulo o seguimos al día siguiente. De hecho ha sido muy útil en nuestra dosificación de contenido. 


Respecto al dualsense, el juego pierde muchas oportunidades de usarlo a su favor. La única característica que sea usa repetidamente en las batallas es la vibración, que llega a ser reconfortante en en los impactos de magia y habilidades especiales. Por otro lado, los tiempos de carga son minúsculos. El tiempo de carga más grande podría ser el de la carga inicial del juego, el cual dura solo 2 segundos, una rapidez a la que ya nos tiene mal acostumbrados PlayStation 5, pero aún así no deja de ser sorprendente. 

Respecto a los gráficos tendremos un modo de prioridad de gráficos donde la prioridad del juego es llegar al 4K, teniendo una base mínima de frames de 30 por segundo, y a la vez gozando de los beneficios de tener el raytracing activo. Quienes prefieran jugar a 60 FPS, el Modo Rendimiento, tendrá como meta tenerlos estables, sacrificando el raytracing, algo de resolución y texturas. Al no ser un juego competitivo, nosotros decidimos vivir nuestra aventura con los gráficos al máximo, para apreciar todas las mejoras visuales de este remake. Aunque claro, esta elección dependerá mucho del jugador. 



Fuera de la resolución mejorada, hay una clara mejora de texturas, partículas en las batallas y distancia de dibujado en los escenarios, haciendo las zonas abiertas realmente hermosas. El raytracing, por su parte se encarga muy bien de darle vida a las zonas oscuras con ligeras iluminaciones. Recomendamos jugarlo con el HDR activado si nuestra TV o monitor es compatible, ya que de esta manera disfrutaremos al máximo esos balances de luces y sombras que el juego nos ofrece. El menú de configuración de imagen será diferente cuando el HDR esté activado, ahí sugerimos subir las luces y sombras al máximo para crear un contraste más llamativo. 

Respecto al sonido, el soundtrack del juego es espectacular, sin contar todos los temas extras a nuestra disponibilidad con la rocola. No solo encontraremos grandes temas de fondo en el transcurso del juego, sino que también los temas de batalla van cambiando en el transcurso. Los efectos de sonido también están muy bien cuidados, y serán mejor apreciados con una barra de sonido o unos buenos headsets. Eso sí, no aprovecha la tecnología 3D de sonido, y esperamos que la secuela lo haga. Finalmente, tanto las voces en inglés como en japonés, están muy bien, pero nosotros preferimos totalmente las del país nipona. 



Conclusión: 

Final Fantasy VII Remake reinventa y le rinde homenaje a la entrega original. La historia de Cloud vuelve a contarse, mejor que nunca, acompañado de un sistema de batalla moderno, un sistema de progreso ágil y nuevas historias que profundizan más el arco de Midgar y sus personajes.

Ahora con su llegada a PS5 podremos disfrutar de esta aventura como debíó ser concebida, sin los recortes necesarios de texturas para que pueda tener buen desempeño en la anterior generación y con la introducción de la tecnología raytracing.Lo mejor es que si compraron el juego en PS4 recibirán una actualización gratuita, y si no, puedes conseguirlo a su DLC en un paquete en el que prácticamente la expansión te saldrá 10 dólares extra del valor del juego.

Lo mejor: 

- La manera en que se profundiza el arco de Midgar
- El capítulo 9, un desvío de guión muy divertido
- El nuevo sistema de batalla funciona muy bien
- Poder jugarlo a 4K y con raytracing
- Gráficamente es una maravilla en zonas abiertas. Se podría hacer un cuadro con cada screenshot. 
- Si compras recién el juego en PS5 recibirás el DLC Intermission protagonizado por Yuffie

Lo malo: 

-  No aprovecha el dualsense


NOTA
95






 



No hay comentarios.