Análisis: The Medium

 Con más de Life is Strange que de Silent Hill, encarnamos a Marianne, quien puede dividirse y estar a la vez en el mundo terrenal y en el espiritual. Luego de terminarlo, te contamos nuestro veredicto final. 


El pasado 28 de enero salió a la venta The Medium para Xbox Series y PC, el trabajo más grande hasta la fecha de  Bloober Team. El juego es una mezcla de aventura gráfica de terror con puzzles, y su característica principal y distintiva, es la división de la pantalla, mostrándonos dos planos de espacio simultáneamente. 

Marianne es una joven que puede interactuar con los muertos, viajando al reino espiritual. Tras la muerte de su padre adoptivo, una llamada misteriosa le pide que vaya al Hotel Niwa, pidiendo por ayuda y prometiendo que le dirá cosas de su pasado.  Este hotel es donde pasaremos gran parte del juego, dento de sus instalaciones y con la ayuda del espíritu de una niña llamada Tristeza, nos embarcaremos en una  historia que revelará la verdad del pasado de Marianne, una verdad que ella ya no recuerda.

Se ha estado vendiendo el concepto de que The Medium es el sucesor espiritual de Silent Hill, si empezamos adquiriendo el juego pensando esto, obviamente saldremos decepcionados. The Medium es más Life is Strange que Silent Hill, y no pretende brindarte una experiencia de sobrevivencia y terror, sino que busca crear inmersión, es por eso que el juego mismo te recomienda que utilices mando y headsets para una mejor experiencia. 

El juego es un puzzle tras otro, es una aventura gráfica que recrea y transmite una sensación tétrica, infernal y de tristeza. Como mencionamos, su caracteristica más importante es el viaje entre ambos mundos y la permanencia en los dos a la vez, pues es aprovechando estas mecánicas donde se crea casi el 100% de los puzzles. 

The Medium es un juego lineal. No poseemos un mapa ni un punto que nos diga a donde ir, pero casi siempre es intuitivo. Aunque no tengamos un GPS cada vez que entremos en una zona nueva, casi siempre nos sentiremos guiados y llevados de la mano a nuestro siguiente punto en la historia. En general los puzzles son sencillos, y con el mismo planteamiento, intuyes rapidamente como solucionarnos, pero en la recta final del juego, nos encontramos con puzzles más complicados, que requerirán varias fases de solución y en el que vamos a tener que pensar muy bien las cosas, empezando a probar a ensayo y error. 


Si bien en Medium no tenemos armas de más de un solo uso, tampoco tendremos enemigos u hordas de estos intentando matarnos. Acá, generalmente iremos avanzando el juego acompañados del silencio y la soledad. Aunque por momentos si tendremos un gran adversario que nos estará acechando, y al mismo estilo de Nemesis, no podremos hacerle frente y nuestra únicas soluciones serán escondernos o correr. Sin lugar a dudas, un boss acechador como este, no es la idea más original, pero sin duda funciona muy bien en el juego, creando momentos de tensión y balanceando el ritmo más pausado que suele tener el resto del juego. 

El juego tiene una gran cantidad de mecánicas y por suerte las utiliza bien. Respecto al sistema de objetos, nos hace recordar mucho a los Resident Evil de sobrevivencia. Tendremos llaves u objetos que deberemos insertar en ciertas partes del mapa o puertas, objetos que se fusionan para crear otros, y un montón de textos regados por todo el juego, donde podremos conservar detalles interesantes sobre la historia, además de servir como coleccionable. 


Como lo mencionamos la base del juego es la estadia simultanea o viaje entre ambos mundos. Si bien el viaje entre dos mundos lo podemos hacer cada vez que nos topemos con un espejo, no hay mecánica para hacer la división y tener el control paralelo en ambos mundos. Esto sucederá en ciertos puntos del juego, apoyado por la historia, y volveremos a ser uno, luego de haber superado ese objetivo en la historia.  Aunque igual el tiempo que pasamos con la pantalla dividida no es poco, siendo un aproximado del 50% de nuestro tiempo de juego.

Cuando tenemos la partida dividad y controlamos paralelamente a nuestro personaje en ambos mundos, tenemos una mecánica interesante que hace que podamos movernos en el mundo espiritual, sin hacerlo en real, aunque solo por un tiempo, sino nuestra conexión astral se romperá y moriremos. Esta mecanica generalmente suele se aprovechada cuando hay alguna puerta cerrada en el mundo real. Usando nuestro yo en el mundo espiritual para entrar al cuarto cerrado y obtener algún objeto o abrirnos camino por otro lado. 


Por otro lado, tenemos una mecánica donde activamos nuestra sensibilidad, muy útil para encontrar objetos y seguir huellas. En general para ver cosas que nuestros sentidos normalemente no veríamos. Muchas veces veremos así la ruta de las pistas de los puzzles y nos guiarán para su solución. Con esta sensibilidad también podremos encontrar recuerdos alojados en objetos que han sido usados por los dueños de estos recuerdos, siendo de mucha ayuda o resolviendo nuestros puzzles. 

Finalmente, tendremos una energia que podremos recargar en algunos puntos del mapa que nos servirá para crear campos de fuerza que nos protejan de enemigos como insectos o dos tipos de  shocks enérgicos, uno que nos servirá para destruir cosas y otro para devolver energía electrica a algún interruptor. 

La duración del juego va entre 8 a 10 horas, que para el tipo de juego está muy bien. El problema es que para disfrutar The Medium necesitas crear inmersión,  y al tener un ritmo lento, con tantas horas, a veces esta inmersión se pierde, logrando mostrarse algo repetitivo, sobretodo un poco antes de la recta final. Tal vez una duración de 6 horas y algo que nos obligue o provoque rejugar el título, le hubiera caído mejor. 


La dificultad del juego es baja, pero se incrementa a partir de los puzzles del cuarto rojo, cerca a la recta final. Si tienes cierta experiencia en este tipo de juegos o vienes de títulos como Silent Hill o Resident Evil, no deberías tener problemas para completarlo. Lo que dificulta un poco son las zonas de checkpoint, donde algunas pocoas veces se situan de manera incorrecta y nos hacen repetir más de la cuenta. 

Gráficamente el juego luce super bien, sobresaliendo el uso de partículas para los efectos de poderes y energía. También construye un mundo espiritual tétrico y que logra generar ansiedad, mostrando un relevante balance con el mundo normal. El juego es en tercera persona y hace mucho uso de la cámara estática, algo que se justifica por la pantalla dividida, y aunque en un inicio nos parezca raro ver algo así en un juego de terror actual, rápidamente nos acostumbraremos.  Un detalle interesante a mencionar es que si lo juegas en PC y apenas puedes llegar a los 60fps en el gameplay normal, cuando la pantalla se divida, este pasara a 30.

Respecto al sonido, se recomienda encarecidamente jugar con headsets. La sensación de inmersión que esta opción da, complementa muy bien el acompañamiento gráfico, logrando transportarte al juego y consiguiendo desconectarte de todo, algo muy importante para disfrutar totalmente este tipo de juegos. Tenemos un soundtrack que aunque está presente muy sutilmente en el transcurso del juego, se vuelve el centro de los reflectores en la última parte del título. Las voces en inglés del título están muy bien trabajadas y consiguen reflejar muy bien los sentimientos y necesidades de los personajes. 



Conclusión: 

The Medium es una aventura gráfica y de puzzles de terror, que destaca por su sistema de pantalla dividida, que puede ser la base perfecta para el inicio de toda una gran franquicia. El título cumple su objetivo de crear immersión y atraparnos con su historia, pero a veces llega a sentirse lento.

 El gran error de los usuarios es su comparación con Silent Hill, pues si partimos de ahí nos vamos a sentir decepcionados, ya que ambos juegos proponen experiencias muy distintas.  Recomendado para los amantes del terror, pero sobretodo de los puzzles y aventuras gráficas. 


Lo bueno

- La mecánica de pantalla dividida se siente como algo fresco y puede ser muy explotado para la franquicia a futuro.
- Logra crear un ambiente immersivo
- Gráficamente muy bien cuidado
- Una historia atrapante. 
- Te sientes guiado sin necesidad de mapa o punto de objetivo. 

Lo peor:

-  Algunas mecánicas como el sigilo no se sienten bien logradas
- Se siente un poco largo para el tipo de juego
- La cámara estática es contraproducente algunos momentos
- Debieron explotar más recursos de terror como ruidos fuertes, reflejos, jump scare y demás.


NOTA
85

Análisis hecho con un código de Steam brindado por One PR Studio*


No hay comentarios.