Análisis: Project Cars 3

La nueva entrega de Project Cars llegó a PS4, Xbox One y PC el pasado 24 de agosto. Nosotros ya lo jugamos a fondo y te contamos si vale la pena esta secuela. 


3 años después del lanzamiento de la entrega anterior, Project Cars 3 llega a Xbox One, PlayStation 4 y PC, con una propuesta mucho más abierta para todo tipo de jugadores, pero que seguirá recompensando al jugador comprometido y dispuesto a echarle unas cuantas decenas de horas.

Más de 180 autos, más de 140 circuitos, ciclos ambientales y de día y noche, compatibilidad con VR, Project Cars ha ido mejorando con cada entrega, y acá realmente se ha lucido, siendo una gran joya para todos los amantes del los juegos de autos. 



En el menú inicial esta vez nos encontramos con las opciones de juego Trayectoria, Multijugador, Rivales y Evento Personalizado. Además de las opciones garaje, donde podrás pimpear tu auto; concesionario, donde puedes comprar un nuevo auto; y ajustes, que es el menú de opciones. Empiezas el juego con el dinero justo como para tener 3 opciones para tu primer auto, más adelante para comprar otro, tendrás que pensar muy bien cual quieres adquirir, puesto que los precios requerirán grandes sumas de dinero, que requieren muchas horas de juego.

El modo trayectoria es el modo principal del juego. Acá pasaremos gran cantidad de horas sumando experiencia y ganando dinero, gracias a eventos de carrera, vuelta rápida, líder, destrucción, torneos, entre otros. Las categorias de carretera están divididas en Road E, Road D, Road C, Road B, Road A e Hyper Car. Para poder afrontar los eventos de esta categoria tu carro deberá pertenecer a este nivel, para eso tenemos el garaje donde por una cantidad de dinero podemos hacerle el upgrade a nuestro auto.  También tendremos los eventos GT que son para autos de este tipo y  se dividen en GT C, GT B, GTA y GT open. Finalmente tenemos eventos invitacionales y de desafio. Teniendo en cuenta que cada uno alberga un promedio de 12 a 16 retos, sin lugar a duda tendremo contenido para rato. 



Mejorar nuestro auto en el garaje es fácil. La mayoría de mejoras no nos requerirá un gran monto. Tras unas horas de juego podemos comprarle casi todas las mejoras a un auto. Lo malo es que apresurarte en pimpear tu auto no te servirá de nada, pues si tu carro es mejo o peor a la categoría en la que quieres jugar, no podrás participar.  Por ejemplo, si mi carro está en Nivel B solo podré participar en los eventos de la Road B, y eso sí, solo en los eventos tipo carretera, puesto que habrán especiales de destrucción que requieren otro tipo de auto especial. 

La mayoría de retos que encontraremos serán tipo carrera, donde varios autos se disputarán los 3 primeros lugares, también tenemos eventos de destrucción, y otros que recompensarán nuestras vueltas y curvas limpias.  Cada evento tendrá tres distintas misiones que afrontar, como dar una cierta cantidad de curvas perfectas, llegar en primer puesto, lograr cierto tiempo en una vuelta, entre otras. 

Trayectoria no solo es el modo más nutrido de esta entrega, sino que también llega a ser el modo ideal para adaptarte al sistema de conducción del juego, conocer todos los tipos de evento y familiarizarte con todas las opciones. Además de ser necesario para sentir algún tipo de progresión en el juego. 



El multijugador nos da la posibilidad de jugar en partida rápida, crear o entrar a una sala personalizada, y finalmente, entrar a evento programado, ideal para competencias tipo torneo o eSports. Conseguir partida disponible en el modo partida rápida no ha sido tarea fácil, pues muchas veces sin mucho tiempo de espera, nos salía un mensaje que indicaba que no hay salas disponibles. De tres a 4 intentos, uno funca. No molesta tanto al momento, pero es preocupante teniendo en cuenta que el juego es prácticamente nuevo. 

No hemos tenido inconvenientes ya dentro del juego en linea, pudiendo jugar de manera fluída todas nuestras partidas online. Algo que si nos llamó la atención, es que si solo estás jugando con una persona y esta abandona la sala, te quedas jugando solo todo lo que dure la carrera, en vez de que te den como ganador de esta en ese instante. 

Pasando al Modo Rivales, ahí encontrarás una serie de eventos con fecha de caducidad en los que podrás participar para finalmente tus resultados sean reflejados en una especie de ranking mundial.



Finalmente tenemos el modo Evento Personalizado, donde ahí si podremos jugar libremente, y podemos elegir el auto que deseemos sin necesidad de comprarlo. Acá podrás elegir cualquier auto disponible, la pista y hasta el clima, para jugar libremente. Este también puede ser un buen modo para entrenarte para el online o simplemente para probar los autos antes de comprarlos. 

La jugabilidad del título es apta para cualquier tipo de jugador, pero recompensa al jugador experimentado. El control es muy preciso y el poder hacer bien las curvas termina siendo muy satisfactorio.  Nos olvidamos del desgaste de partes, galosina y otros temas para enfocarnos simplemente en la conducción. Es más podemos chocarnos constantemente y avanzar con nuestro auto como si nada pasara, aunque este esté destrozado. 

Tenemos distintas dificultades para afrontar el modo trayectoria. Si no somos pros en esto o es nuestro primer título de Project Cars, lo ideal sería afrontar este retro entre las dos opciones más fáciles. Si sabes a lo que vas y tienes experiencia en títulos de conducción, te recomendamos ir por las dos más difíciles. Definitivamente estas opciones dejan cubierto a cualquier tipo de jugador. 


Gráficamente el juego luce excelente en PC a 4K. Aunque ni inferior ni superior a la anterior entrega. Hay un par de detalles en efectos que parecen haber sido eliminados en esta entrega, seguramente para agregar otros detalles y conseguir un buen equilibrio para tener un buen rendimiento. En grandes razgos se puede decir que no hay evolución visual y todo lo nuevo que tiene por ofrecer, lo vemos en el contenidol. 

Respecto al sonido, Project Cars 3 se luce en sus efectos. Recomendamos jugar con algunos parlantes o headsets que produzcan sonido envolvente y así aprovecharlos al 100%. Respecto a la música, hay niveles que carecen de OST y otros que tienen pero es reproducida muy sutilmente, como para querer pasar desapercibida. Si bien, no estamos en contra de que los efectos de sonido sean los verdaderos protagonistas, también hubiera sido genial poder elegir un playlist o poder subir el volumen a la música, sobretodo para pistas en las que estamos dando vueltas por más de 10 minutos. 




Conclusión: 

Project Cars 3 sacrifica realismo para ofrecer una experiencia más mainstream. Por suerte, el cambio le sienta bien y consigue el propósito de ser interesante para más usuarios. Si bien no encontramos un avance gráfico respecto a la anterior entrega, acá podremos vivir una experiencia diferente, por lo que vale la pena explotar todo su contenido.


Lo bueno: 

- Horas de contenido para explotar.
- Curva de dificultad adaptable. 
-  El sistema de mejora de autos. 
-  Apto para todo tipo de jugadores

Lo malo: 

- Cambiar de carro requiere muchísimo dinero, sobretodo pensando que luego tendrás que pimpearlo.
- No hay evolución gráfica respecto a la anterior entrega.
- El modo multijugador es muy simple. 
- Avanzar algunos retos en trayectoria requieren cambiar de auto,  y se crea una duración artificial por el tiempo que pasamos en reunir ese dinero. 




NOTA 
80
Análisis hecho con un código de PC brindado por Bandai Namco*

No hay comentarios.