Análisis: Resident Evil 3 Remake

Mejor tarde que nunca.  Volvemos a intentar escapar de Nemesis y Raccoon City con Jill Valentine. Luego de terminarlo un par de veces, te contamos nuestra opinión


El 3 de abril Capcom publicó en PC, PS4 y Xbox One, el remake de la tercera entrega de Resident Evil, luego del bien vendido y homenajeado Resident Evil 2 Remake. Luego de jugarlo un par de veces te contamos si es el ansiado y esperado regreso de Jill Valentine o si los desarrolladores apuraron un poco las cosas. 

La historia nos pone en la piel de Jill Valentine y su encuentro sorpresivo con un Raccoon City en pedazos. Esta vez podemos ver la historia desde un poco antes del inicio de la tercera entrega, poniéndonos más en contexto. El ataque de Nemesis irrumpirá su tranquilidad y empezará su lucha por escapar de Raccon City y de su archienemigo, todo esto mientras en paralelo Claire y Leon viven su propio problema en la misma ciudad. 



Resident Evil 3 Remake es básicamente el juego original, pero con los gráficos del RE2 Remake.  Incluso visitaremos zonas de la segunda entrega, como la comisaría, minutos antes de que llegue Leon, incrementando así la conexión entre ambos juegos que ocurren casi en simultaneo. 

El juego tiene una duración de aproximadamente 4 horas. El incio te agarra con la guardia baja, te sorprende y te pone las expectativas altas, pero mientras avanzas te vas dando cuenta que todo el juego trata de zonas pequeñas separadas donde hay que encontrar cosas para abrir una puerta y resolver ciertos puzles, y cuanto todo esto acaba te quedan muchas ganas de más. 

Y en sí, el juego original era corto, pero a su vez en el original los puzzles eran un poco más exigentes, acá no parece haber reto con la posición de las vacunas, de los fusibles o de todas esas cosas que deberemos encontrar para seguir avanzando. Para incrementar un poco el tiempo de gameplay, tenemos dos capítulos donde controlaremos a Carlos Oliveira, coprotagonista de este juego. Con él volveremos a visitar la comisaría de Resident Evil 2 y buscaremos una vacuna para Jill en el hospital. Sin embargo, muchos estarán de acuerdo que las partes jugables de Carlos se sienten muy escasas, y que hubiera sido mil veces preferible, que cada personaje tenga su propia campaña.



Eso sí, pese a no tener Modo Mercenarios, ni finales distintos el juego logra ser super rejugable, por los logros y por su tienda, que se desbloqueará cuando termines el juego por primera vez. En esta tienda podrás comprar armas, habilidades y objetos que te darán ciertas ayudas en tus futuras partidas, necesarias sobretodo si quieres enfrentar el juego en dificultades como Hardcore, Pesadilla o Infierno.

Como reemplazo para Mercenarios, tenemos Resident Evil Resistance, juego multijugador de 4 contra 1 que al proyectarse como un juego que probablemente nadie quería comprar, termino convirtiéndose en parte de uno en el que cualquiera rompería su chanchito por tenerlo en sus manos cuanto antes.




Volviendo a la campaña, como en el juego original, volvemos nuevamente a enfrentarnos numerosas veces contra Nemesis. No sabemos si es por el avance gráfico, porque ya crecimos o la mezcla de ambos factores, pero Nemesis dejó de dar miedo, ahora se puede mostrar como un ser imponente persiguiéndonos a cada momento, pero más que miedo será molestoso, por bloquearnos el camino, por dispararnos, jalarnos del pie y hacer todo lo posible para que no podamos escapar.

En varias partes de la historia ya no podemos seguir huyendo de él y hay que hacerle cara. Podemos decir que la mayoría de veces la manera en que lo enfrentamos es creativa y tiene un patrón y gameplay superior al original. Salvo que dos veces lo enfrentamos casi de la misma manera, aunque tampoco es algo molestoso, tal vez pudieron haber puesto otro enemigo que no sea Nemesis. 



Por el lado de la acción el juego tiene buen ritmo. La variedad de enemigos aunque no es realmente grande resulta efectiva. El poder usa fusil, al menos por el lado de Carlos, es alentador, pues de vez en cuando necesitamos tapar nuestra ansiedad con un par de buenos tiroteos, mientras grupos de zombies se abalanzan hacia ti. Justamente esta parte donde debes proteger en el hospital a Jill hasta que despierte y debes enfrentarte a zombies que no paran de llegar, hace recordar mucho a otros RE de más acción, colocándose en uno de nuestros momentos favoritos. 

El arsenal de armas para cada personaje es variado y la cantidad de municiones a partir de modo normal, sabrás que son limitadas, por lo que habrá que aprovechar cada carga. La mayoría de armas son muy difíciles de dejar atrás, pero en el lado de Jill tendremos una Magnum que es el arma más perdible de todas, digamos. 




Por otro lado, tenemos como plus el multijugador Resident Evil Resistance, que no comparte en nada lo que RE 3 nos propone. Este es un juego construido aparte, que lo único que comparte con el juego que lo trae es la presencia de Jill. Acá 4 jugadores intentarán buscar la salida por medio de tres zonas, donde deberán encontrar ciertos objetos para abrirse hacia otra zona. Un cerebro estará controlando estas zonas, poniéndonos trampas y enemigos, evitando que podamos escapar. 

Los jugadores podrán ser uno de los 4 supervivientes o el cerebro. El gameplay cambia radicalmente depende el bando que elijas. También mientras más juegas con un personaje podrás ir subiéndole de nivel, desbloqueándole nuevas habilidades y equipandole nuevos objetos. Y aunque la cantidad de personajes es respetable, el número de escenarios y modos de juego, son muy escasos.

El juego puede ser entretenido y aunque conserva toda la escencia Resident Evil, no logra terminar de convencer a la larga. Eso nos hace pensar que si el juego hubiese salido a la venta por separado, tal vez las cosas no le hubieran ido para nada bien. 




Gráficamente el juego luce por momentos como un juego de next gen, aunque a primera vista luzca similar a la entrega anterior. Podemos decir que en temas gestuales y de movimiento esta entrega esta mucho más trabajada, sobretodo en el primer segmento del juego donde podemos ver efectos grandiosos.  Jugamos el título a 1440p con 60 FPS estables en PC y podemos decir que su belleza gráfica la disfrutamos en cada momento. 

Respecto al sonido, al igual que en la segunda entrega, se construye una atmosfera envolvente que ayuda a la inmersión en el juego. Te recomendamos jugarlo con headsets, home theater o cualquier dispositivo con el que no te pierdas ningún sonido ambiental que ofrece el juego, que los parlantes de tu tele sean la última opción. El juego cuenta con voces en español, pero también te deja cambiar libremente las voces en cualquier momento del juego, por suerte. Las voces que probamos, inglés y español, están más que bien consiguiendo credibilidad y sin arruinar momentos icónicos. 




Conclusión: 

Si bien Resident Evil 3 Remake no llega a los niveles totales de RE 2 Remake, estamos aún ante un muy buena reconstrucción. Quizás un poco más de contenido o tiempo de desarollo le habrían venido mucho mejor, sí, pero definitivamente cualquier fan de la saga podrá disfrutar el regreso de la tercera entrega. 

Por otro lado, Resistance tal vez no sea un juego tan contundente, pero los fans más cercanos de la saga seguramente le sacarán provecho. Y bueno, al ser un extra, obviamente que está muy bien recibido. 

Lo mejor: 

- Algunas cosas parecen de next gen 
- Se conserva la escencia Residen Evil
- Jill luce mejor que nunca

Lo peor:

- No hay Modo Mercenarios
-  Juego muy corto
- Resistance no es malo, pero no termina de convencer

NOTA
80




No hay comentarios.