Análisis: Arc of Alchemist

Terminamos el nuevo RPG de Compile Hearts e Idea Factory, y te contamos nuesta opinión


Arc of Alchemist es lo nuevo de Compile Hearts e Idea Factory. El juego salió a la venta el pasado 30 de enero del 2020, y luego de completarlo, te contamos nuestra opinión.

En un pequeño reino, con no más de cien años de antiguedad, Quinn Bravesford lidera un equipo de investigación que deberán buscar 4 orbes para el Lunagear y así despertar el Gran Poder que salvará a la humanidad, según la leyenda. Este equipo está integrado por 7 guerreros que deberán sobrevivir al desierto lleno de peligrosas criaturas y maquinas. 

Arc of Alchemist es un juego que no pierde tiempo y da la intuición de estar avanzando muy rápido. El sistema de juego es simple, podemos elegir 3 entre 7 personajes, al menos 7 inicialmente. Cada personaje se especializará en un tipo de arma, a excepción de la protagonista que podrá usar cualquier tipo de arma. Con cada arma, a parte del comando de atacar, tendremos uno de habilidad especial. Por otro lado, entre nuestros personajes jugables, tendremos algunos más efectivos para el ataque, otros para la defensa o y otros serán más eficacez en curación.


Por otro lado, tendremos nuestro Lunagear y mientras avancemos el juego, iremos encontrando cada una de estas orbes: Tierra, viento, fuego y agua; con las cuales podremos atacar poderosamente a nuestros enemigos, pero también nos servirá para abrirnos paso a nuevas zonas. Por ejemplo, el viento nos ayudará a disipar tormentas o la tierra a formar bloques para escalar a lugares que nosotros solos no podemos acceder. Estas orbes también pueden usarse juntas de a 2 para formar un super ataque. 

El 90 % del juego estará cubierto del desierto, el otro 10 % serán bases metálicas dentro de este gran desierto. Aunque el juego nos deja libres en un mundo abierto que poco a poco iremos descubriendo, generalmente siempre un ícono nos guiará hasta nuestra próxima misión principal, aunque claro, podremos perdernos por ahí, para farmear niveles y objetos. 

Este gran desierto, no alberga ni un pueblo, ni ciudad, ni siquiera algún NPC con el que podamos conversar, solo encontraremos maquinas y criaturas que nos atacarán. Aunque en distintos lugares encontraremos un cristal de teletransportación que nos permite ir a nuestra base o también crear un campamento algunas veces.  



Cada vez que entremos a nuestra base, tendremos una conversación random entre nuestros personajes. Esto nos puede servir para saber muchos datos de ellos y conocerlos mejor, pero llegará momentos en que puede ser molestoso, ya que algunas veces solo querremos hacer gestiones rápidamente en la base. 

La base es una de las partes más adictivas y atractivas del juego. Acá podremos elegir a nuestros personajes; equiparles armas, armaduras y habilidades; tendremos nuestra tienda; nuestra zona de entrenamiento; y hasta nuestra zona de construcción. 

Pese a que nuestros personajes suben de nivel rápidamente (al menos las primeras 3/4 partes del juego), muchas veces esto no será suficiente para enfrentar al jefe de turno. Y es por esto la gran utilidad de la zona de entrenamiento. Acá, a cambio de dinero, podrás ir mejorando tus stats, individualmente del nivel en que estés. Claro, mientras más mejoras tus stats, más dinero te pedirán, incluso llegando a pedirte un plus de materiales. En este apartado también podrás subir de nivel tus habilidades, siendo el único lugar donde puedes hacerle el upgrade. 


La zona de construcción es la que más farmeo de materiales nos pedirá. Acá podremos mejorar nuestros campamentos, pero nuestro objetivo principal será mejorar nuestra base. Mientras más grande sea nuestra base y más instalaciones tenga sobre cada especialidad, podremos mejorar todo lo que encontremos en ella, como ejemplo: encontrar mejores armas, armaduras, accesorios, intercambios, etc. Mientras más la mejoremos, más difíciles de conseguir serán los ingredientes que nos pedirán para seguir construyendo.  


La dificultad del juego puede ser muy traicionera. Un momento puedes sentirte preparado, pero de la nada encontrarte con un jefe que con 4 golpes ya te dejó sin vida. No obstante, en tu base también puedes cambiarle la dificultad del juego, además de regresarla a la normalidad cuando desees. Es importante que no te olvides de grabar, ya que solo podrás hacerlo manualmente mientras estés en tu base. 

El juego tiene una duración entre 10 a 12 horas la primera vez, pero una vez conociendo todo lo que debes hacer, puedes pasarte el juego en 6 o 5 horas. El avanzar de los capítulos pasa de una manera tan desapercibida y tan poco marcada, que nos hace perder el sentido varias veces. En sí, la historia en sí dura 40 episodios que se irán pasando tan rápido como van llegando. 


Sin embargo, al rededor de sus horas de juego, sentimos que el juego no arriesgaba mucho. Que ambiciosamente podría estar bien como para un juego de portátil, pero no es lo suficientemente robusto para ser un RPG de consola sobremesa, hecho y derecho. 

Gráficamente el juego bonito, gracias al carisma del diseño de los personajes y los enemigos. Los escenarios están un poco vacios, pero al estar todo situado en desiertos y bases, se justifica. 

Respecto a la versión Switch, jugarlo en modo tv no nos supondrá gran problema. Eso sí, si lo jugamos muy cerca al televisor notaremos las imperfecciones gráficas y las hojas de sierra.  El problema ocurre cuando lo jugamos en portátil, pues los fps bajan considerablemente, estando casi siempre por debajo de 30. Los efectos que usa el juego de enfoque y desenfoque, para poder mantener todo en pantalla, pueden llegar a ser molestosos y llegar a marearnos, sobretodo si estamos peleando cerca a alguna pared. 


Respecto al sonido. Arc of Alchemist no sorprende ni utiliza técnicas avanzadas de audio, pero tampoco decepciona, estando a la altura de cualquier RPG promedio. Hay que destacar el trabajo de voces de los personajes, que le dan vida y particularidad al juego. La música del juego acompaña bien el transcurso de este, aunque hubieramos preferido un par de temas más. Finalmente, nos enamoramos de las canciones de opening y ending, cada uno cumpliendo su objetivo. El opening emocionándonos y dándonos hype, y el ending ofreciéndonos cierto sentimiento de alegría y nostalgía.


Conclusión: 

Arc of Alchemist no es lo suficientemente robusto para ser un RPG de cabecera, pero como un juego de rol de portátil y casual, no decepciona. Un título corto, pero rejugable, que aunque tiene motivos para hacernos volver a él, su avance repetitivo y poca variedad de escenarios, podría jugarle en contra.  Igualmente, no deja de ser una buena formula y un juego de rol particular, que puede ir mejorando en futuras entregas.


Lo mejor: 

- El carisma de los personajes y el trabajo hecho en voces.
- Todo lo que tenga que ver con la base y sus mejoras, lo más adictivo del título.
- Llega a precio reducido 39.99 $
- Ir descubriendo los ataques especiales de cada arma.

Lo peor :

- Se siente bastante la ausencia de poblados o NPCs
- Sistema de combate simple
- Progreso repetitivo 
- Pudo haberse optimizado mejor en Switch

NOTA 
70




Análisis hecho por un código brindado por Idea Factory*

No hay comentarios.