Análisis: My Friend Pedro

Jugamos este peculiar título de Devolver Digital y te contamos nuestra opinión.


Basado en el popular juego de Flash del mismo nombre, llega My Friend Pedro a Switch y PC. Un peculiar shoot'em up cargado de personalidad propia y acción frenética.

Iniciamos el juego y nuestro personaje tiene una aparente pérdida de memoria. Una banana nos dice que nos dimos un buen golpe y se presenta como Pedro, nuestro amigo. Pedro nos dice que debemos salir del lugar y nos invita a coger un arma. 

Una vez que nos cuenta que estamos en Ciudad Vieja, un peligroso sitio lleno de mafiosos y nos topamos con un carnicero as de la mafia, deberemos matar a uno de sus secuaces para abrir nuestro camino. Pedro nos dirá que ya no queda otro opción que matarlos a todos. Y bueno, básicamente esta es la excusa para empezar a disparar y asesinar a todo lo que se mueva. 



El juego consta de 40 niveles de plataformas de unos 5 a 10 minutos de duración cada uno. Estos niveles están divididos en 5 zonas: Ciudad Vieja, Distrito Nulo, Mundo de Pedro, Las Cloacas e Internet. Estos niveles nos pondrán a prueba, llenos de aguerridos enemigos y uno que otro puzzle que deberemos resolver para seguir avanzando. 

Nuestras armas de fuego serán nuestras mejores aliadas. En primer lugar tendremos la pistola 9mm clásica, la cual será nuestra amiga inseparable que nos salvará de apuros, puesto que tendremos municiones infinitas con esta arma; una ametralladora que nos garantizará el fuego rápido; un subfusil que cumple casi la misma función que la ametralladora, pero es más potente; una escopeta, que aunque tendremos menos municiones podremos hacer disparos mucho más fuertes; y finalmente, tendremos casi al final del juego, un rifle, que con solo apuntar correctamente podremos acabar con nuestro enemigo de un solo disparo.

Con las armas pequeñas como la ametralladora y la pistola, tendremos la ventaja de poder usar una en cada mano, lo que nos permitirá apuntar a dos lados distintos a la vez. 



Obviamente no solo atacaremos nosotros, sino también no dispararán a diestra y siniestra. Es por eso que tendremos un movimiento que su dominio será de vital importancia para este juego y se trata de "esquivar". Solo presionando un botón (L en la versión de Switch) en el momento adecuado, nuestro personaje empezará a girar y en ese lapso de tiempo, podrá evadir fácilmente las balas. 

Como todo ocurrirá tan rápido, llegarán momentos en los que no sabremos ni de donde nos están atacando. Afortunadamente, podemos ralentizar el tiempo por momentos, de manera que podremos pensar nuestras decisiones mientras todo va sucediendo lentamente.

Finalmente, también podremos interactuar con algunos objetos para acabar con nuestros enemigos. Por ejemplo, reventar explosivos, dispararle a una sartén o a señales de metal para que las balas reboten hacia ellos. 



Sobre la dificultad del juego, podremos decir que es un juego apto para todo el público. Cuando morimos, nos dejan prácticamente en la misma pantalla, por lo que bastará unos cuantos intentos para que hasta las partes más complicadas sean superadas. 

Claro, no es lo mismo pasarla a la primera, con un buen tiempo y matando a nuestros enemigos en combo, que morir 10 veces y demorarte más de 10 minutos en un nivel. Es por eso que terminando cada nivel seremos juzgados con un puntaje, que va de la C a la S.

Es aquí donde reside uno de los detalles más importantes del juego, pues nuestro puntaje en cada nivel será público para nuestros amigos que tengan el juego y en el ranking mundial. Esto nos invitará a rejugar los niveles hasta que obtengamos un puntaje decente, y es que no queremos que nuestros amigos piensen que somos mancos ¿verdad?



El juego cuenta con tres niveles de dificultad: normal, difícil y demencial. El normal es una experiencia equilibrada; en difícil recibiremos más daño y nuestra salud se recargará menos y finalmente en demencial, no tendremos recarga de salud, ni ayudar al esquivar y los enemigos casi nunca fallarán.

Estos niveles de dificultad sumado a los puntajes, hacen que este juego, que en una primera pasada puede tomarnos solo 5 horas en terminarlo, pueda ser altamente rejugable.

El ritmo del juego es muy bueno, lo corto de los niveles, sus puzles y su frenetismo, hacen que el título sea adictivo. Por otro lado, el juego cuenta con algunos niveles donde usaremos vehículos o donde tendremos plataformas que aparecen y desaparecen. Esto nos dará un pequeño respiro de la jugabilidad clásica del título para ponernos en una rutina diferente que funciona muy bien.




El título también cuenta con sus jefazos finales, y aunque estos son pocos, son los suficientemente originales, proponiendo cada uno un patrón de batalla distinto. Mención honrosa al jefe final de juego, que probablemente esté, de ahora en adelante, en muchos tops de jefes finales (y no precisamente en tops de los más temidos). 

En los aspectos técnicos, el juego gráficamente tiene lo necesario para lo que propone, aunque los fondos de los escenarios dentro de un mismo sector pueden llegar a ser muy repetitivos. Los efectos de sangre y los efectos en la ralentización, se llevan la corona. 

 Mientras que respecto al sonido, los efectos  están muy bien logrados y pueden disfrutarse mejor si jugamos el título con unos buenos auriculares. Los niveles cuentan con música electrónica de fondo, que encajan muy bien con la acción y el frenetismo que nos propone.



Conclusión: 

My Friend Pedro nos ofrecerá una experiencia peculiar muy grata. Estamos ante una reinvención de una franquicia que nos demuestra que puede llegar a ser mucho más. Su sentido del humor, su violencia y su particularidad, lo convierten en uno de los títulos indie más atractivos del año. 

Lo mejor:
- Acción frenética
- Sistema de puntajes online.
- Sistema de ralentización
- Sus jefes
- Goza de originalidad

Lo peor:
- Los fondos de los niveles en una misma zona son muy repetitivos.



NOTA
85


Análisis hecho a partir de un código para Switch brindado por Devolver Digital*

No hay comentarios.