Análisis: Sonic Frontiers

Muy novedoso, pero sin perder su esencia 


SEGA puso a la venta Sonic Frontiers este 8 de noviembre para PlayStation 4, PlayStation 5, PC, Switch, Xbox One y Xbox Series S/X.  Un nuevo título del erizo que se inclina hacia el mundo abierto, pero sin dejar de lado totalmente la jugabilidad en plataformas. Luego de jugarlo de contamos nuestra opinión final. 

El juego se desarrolla en las Islas Starfall, donde luego de un plan frustrado del Doctor Eggman, Sonic terminará varado en Kronos Island. Ahora tendremos que buscar a nuestros amigos, mientras exploramos estas 5 islas,  y conocemos más de la misteriosa tecnología y los seres que la habitan. Básicamente, esta es la premisa que nos pondrá frente a distintos mapas para explorar y recorrer, dando una propuesta de gameplay, totalmente distinta de lo que acostumbrábamos ver en otros título 3D del erizo. 

Básicamente el juego nos pone frente a 5 islas que deberán superarse en orden, podemos volver a las anteriores, pero no ir a las próximas sin haber superado en orden, conforme estas se presentan. De estas islas, 4 se presentan con mundos abiertos, con un mapa que debemos ir desbloqueando poco a poco y en donde tendremos que encontrar diversos desafíos. Mientras que la isla restante, tendrá un avance más lineal. 


Cada isla, a excepción de una, tendrá tendrá 7 fases que estarán totalmente dispersas por su mundo.  Si bien, en la primera isla, cada fase más o menos se nos presenta en orden, desde la segunda isla, podrías encontrar cualquiera de las 7 en cualquier orden, estando un poco más escondidas. Claro, que estas fases no serán lo único a lo que hacerle frente en cada isla, puesto que en cada zona encontraremos un promedio de 25 desafíos con puzzles, que al superarlos, conseguiremos un fragmento del mapa de la zona. 

La jugabilidad en el mundo abierto se basa en la exploración y los puzzles. Igualmente estaremos acompañados de distintos enemigos, aunque muchos de ellos evitables. Obvio está, en el mundo abierto encontraremos propulsores, rampas, y otros implementos para utilizar la velocidad de Sonic para acceder a otras áreas o agarrar ciertos objetos.  En el mundo abierto, aparte de las fases y desafíos, también podremos encontrar fragmentos de recuerdos, necesario para avanzar la trama con el amigo de turno de Sonic en cada isla; llaves de célula, llaves de portal; criaturas Koco, entre otros objetos. Tenemos mucho qué hacer en cada mapa y será decisión de nosotros detenernos o no para investigar cada recoveco de cada isla. 

La jugabilidad de estilo más tradicional se dará dentro de cada fase. Estos son pequeños niveles en 3D, incluso a veces en 2D, al estilo de los plataformeros de Sonic. De una duración corta y repleto de rampas, enemigos y  rings. El objetivo simple será llegar a la meta, pero tendremos objetivos adicionales como conseguir cierta cantidad de rings, encontrar las monedas rojas o tener una buena nota al superar el nivel. Si simplemente superamos la meta, recibiremos una llave, si completamos todos los objetivos, podremos salir de cada fase con 4 llaves.  Estas llaves serán necesarias para avanzar el juego, y si no reúnes cierta cantidad, no podrás pasar a otra isla. Por suerte, si se te dificultad los objetivos adicionales o no encuentras una fase, el mundo abierto también albergará unas cuantas de ellas. 


Sonic tendrá un árbol de habilidades, donde desbloquearemos nuevas acrobacias y ataques. En este árbol encontraremos 3 habilidades que se desbloquearán solo en el trayecto de la historia, mientras que el resto se desbloqueará con puntos de habilidades. Si bien es cierto, la primera mitad del árbol es super fácil de desbloquear, la segunda mitad nos pedirá gran cantidad de puntos. 

De igual manera, ese no será la única forma de desarrollo para el erizo azul, puesto que también podrá mejorar su defensa, su ataque, su velocidad y el número máximo de rings por recolectar. En cada mundo encontraremos al Koco Ermitaño, que a cambio de semillas rojas y azules nos dará un upagrade de defensa y ataque. Por otro lado, el Koco Antiguo, nos pedirá encontrar pequeño Koquitos, regados por el mapa, y por cada 10, podrá subir nuestra velocidad o nuestro límite de rings. Cualquiera de estas estadísticas podrá subir hasta 99. 

Cada mundo concluirá con un boss donde tendremos que usar los poderes de Super Sonic para poder hacerle frente. Estos combates suponen un gran reto los primeros intentos, pero cada uno tendrá un mecanismo oculto para hacer más sencillo el enfrentamiento. Eso sí, dado nuestra transformación a Super Sonic va gastando rings conforme pasa el tiempo, si el tiempo se acaba y nos quedamos sin rings, que obviamente también perderemos al ser golpeados, perderemos la batalla. Por eso como recomendación, pedimos llegar a la batalla con cierta cantidad de rings,  y lo bueno, es que cada intento, tendremos la misma cantidad con la que llegamos.  Por otro lado, si llegamos a la batalla con menos de 100 rings, la transformación nos dará 100 rings en total para dar batalla, que podrían ser suficientes si dominas cada instante la batalla, pero generalmente, serán muy pocos. 


Sonic Frontiers en sí, es un juego corto, pero con el suficiente contenido extra y contenido rejugable para triplicar el tiempo que nos tomaría ir directamente por lo principal. También es un juego demandante, sobre todo con sus bosses y mini bosses, pero que recompensa bastante la técnica y la rejugabilidad. 

Si bien los mundos abiertos están llenos de cosas por hacer, también muchas veces resultan monótonos, carentes de detalles. Perderse por ellos, sin encontrar el próximo objetivo, más que divertido, puede ser frustrante. Claro que esto es compensado, con pequeñas victorias cada vez que vamos progresando en el  mundo. 


Gráficamente el juego es muy atractivo. En Xbox Series X, como suponemos también en PS5, contamos con el Modo 4K 30FPS  y un modo 60 FPS que hace dinámica esta resolución 4K. En sí la diferencia gráfica entre estos modos nos es mucha, por lo que recomendaríamos jugar en 60 FPS, salvo seas una persona que juega casi pegado a su pantalla. Eso sí, los detalles gráficos son mucho más vistosos, en los niveles de plataforma, habiendo cierto downgrade en el mundo abierto, por razones entendibles. 

El diseño de los jefes principales y los  minibosses, que están regados en cada mundo, sumado al diseño de los artefactos, dan una áura mística a esta entrega de Sonic, que le sienta muy bien. Eso sumado a colores más realistas, distintos climas y un ambiente muchas veces, apocalíptico. En cambio, dentro de los niveles de plataforma, el tono cambia totalmente, siendo estos coloridos y conservando la esencia de siempre de Sonic. 

Respecto al sonido, tenemos que destacar el OST que como los gráficos, presenta una tono muy distinto tanto en el mundo abierto, como en las plataformas, como si de dos juegos distintos se tratase. En el mundo abierto tendremos melodías tristes y lentas, mientras que en las plataformas, canciones alegres, mucho más electrónicas.  El mundo abierto también contará con sonido ambiental, acompañado del OST que es mucho más sutil. Respecto a las voces, contaremos con voces en español de España, que seguramente no terminarán de convencer al público latam. Así que probablemente, terminemos prefiriendo las voces en inglés con subtítulos al español. 


Conclusión: 

Sonic Frontiers se inclina al mundo abierto, pero manteniendo su esencia. Los escenarios de mundo abierto con los de plataformas están tan diferenciados gráfica, jugable  y sonoramente, que pareciese que se tratara de dos títulos distintos unidos. De todos modos, esto no es negativo, puesto que por un lado innova completamente su mundo, que mientras por el otro, le daa los fans más tradicionales lo que buscan. 

Fuera de la ambientación tan mística que tienen estos mundos, llegan a lucir algo planos y genéricos, lo que creemos que es un punto a trabajar en nuevas entregas. Sin embargo, podemos estar seguros que  este camino que está tomando Sonic es el indicado, y que después de mucha prueba y error en la franquicia, al fin han dando con una nueva formula del éxito. 

Lo bueno: 


- Han conseguido introducir los mundos abiertos de manera correcta 
- Sigue conservando la jugabilidad clásica de la saga, dentro de los niveles de plataforma
- Las batallas contra bosses
- Tonalidad mística y apocalíptica que le sienta muy bien

Lo malo


- No puedes salir de la batalla contra el boss por más veces que seas derrotado. Necesitarás cargar tu partida al anterior save automático. 
- El desarrollo de la trama podría mejorarse 
- Le faltan detalles al mundo abierto
 

NOTA
85/100

Análisis hecho con un código de Xbox Series brindado por SEGA*

Publicar un comentario

0 Comentarios