Análisis: Life is Strange: Arcadia Bay Collection

Los dos primeros títulos de Life is Strange llegan a Switch de manera remasterizada

Escribe: Retrotriped

La remasterización de los dos primeros títulos de la saga (publicados entre 2015 y 2017 respectivamente) han sido empaquetados en la Arcadia Bay Collection, un título exclusivo para la Nintendo Switch y que nos hace retornar al pasado para recordar por qué esta joya de los videojuegos ha ganado el GOTY del 2015 y ha capturado a tantos fanáticos alrededor del mundo. ¿La remasterización del 2022 estará a la altura?

Life is Strange nos cuenta historias sobre personas comunes y corrientes que, de alguna manera que nadie entiende, adquieren habilidades que puede ir más allá de la razón para convertirlas no en superhéroes, sino en mejores seres humanos.




En el Life is Strange original, por ejemplo, encarnamos a Max Caldwell, una chica introvertida, de 18 años, que descubre que puede retroceder el tiempo a su antojo, habilidad que usa para intentar desentrañar los misterios en torno a una persona que lleva meses desaparecida mientras, sin tomar mucha precaución sobre ello, altera su propia realidad y la de sus seres queridos de formas dramáticas.

El otro juego comprendido en la colección remasterizada, Life is Strange: Before the Storm, sucede tres años antes del juego original y nos cuenta la historia de la mejor amiga de Max, Chloe Price, una chica rebelde que entabla una relación muy cercana con Rachel Amber, probablemente la persona más guapa y popular del pueblo. No es sino hasta que Rachel descubre un oscuro secreto familiar, que esta alianza servirá de base para superar todo tipo de adversidades. Al mismo tiempo, es en este juego que se dan indicios de la futura desaparición de Rachel, pues esta es la persona que la protagonista del primer juego lleva buscando.

Ambas historias se cuentan a través de episodios, los mismos que, en su momento, fueron publicados como DLCs con meses de separación. En esta colección, como se puede suponer, ya vienen todos incluídos, pero no puedes jugarlos por separado si no terminaste el anterior primero.




En Life Is Strange Arcadia Bay Collection pueden diferenciarse dos tipos de gameplay: por un lado están los momentos en que controlas el movimiento del personaje en un espacio delimitado y, por otro, situaciones específicas en donde el personaje tiene que tomar decisiones muy importantes, cuidando en extremo las respuestas, dado que tendrán repercusiones en eventos futuros. 

Toda la mecánica del juego se basa en las decisiones que tomes durante el desarrollo de la historia. Tus respuestas pueden marcar una gran diferencia entre que un personaje se quede contigo o no, para el resto de la partida. A veces una simple palabra puede cambiar completamente el sentido de una frase y resultar en la muerte de un personaje aliado. Las consecuencias por responder sin haber entendido el problema real pueden ser muy graves.

La importancia de la amistad, la angustia, el deseo de aceptación y la búsqueda de la identidad son las emociones que se resaltan en esta mecánica que está acompañada por un gran trabajo de guion.

Por otro lado, los controles son extremadamente sencillos (tanto que pareciera que el juego se queda corto): con un joystick diriges al personaje y con el otro, mueves la cámara. En estos juegos no puedes saltar, esquivar, ni tampoco correr. Estas funciones no son nada necesarias dentro de este universo, pero terminan por resultar en un control que puede llegar a sentirse torpe Es un juego que se debe tomar con mucha calma y paciencia, porque despega despacio, pero una vez que lo hace, no hay quien lo pare.



No estamos ante un juego de mundo abierto, y probablemente los jugadores ávidos que siempre buscan secretos y se mueren por la acción se queden colgados. Los juegos de la saga de Life is Strange, aunque complejos en historia y desarrollo, terminan siendo mas bien lineales en jugabilidad. No hay forma de que te pierdas, tampoco de que salgas de los límites que te marca el juego, ni mucho menos te toparás con muchos coleccionables o easter eggs.

De hecho, tampoco puedes “morir” propiamente dicho. Esto se evidencia mucho más en el juego original (en donde puedes controlar el tiempo), pues siempre que Max está ante un evento mortal, esta detiene el tiempo un segundo antes para retrocederlo y volver a intentarlo desde un momento seguro.

Un detalle curioso de estos juegos es que, una vez que terminas un capítulo, se te muestra una pantalla en donde puedes ver cuáles fueron las respuestas de los jugadores a nivel mundial, frente a las decisiones que se tuvieron que tomar. Una vez que el capítulo es superado, puedes volver a jugarlo ya sea respetando las opciones que tomaste en el anterior, o de una forma completamente limpia.




¿GRÁFICOS REMASTERIZADOS?

Life is Strange Arcadia Bay Collection respeta absolutamente toda la experiencia de los juegos originales, no tocando absolutamente nada de lo que ya funcionaba bien. Los únicos cambios realmente perceptibles radican en el aspecto gráfico.

Mayor distancia de dibujado con respecto a la versión original del 2015, luces dinámicas que resaltan solo en partes muy específicas del juego y algunas texturas mejoradas para verse menos viejas.Sí, definitivamente la Arcadia Bay Collection se ve mejor frente a sus predecesoras, pero se queda corta en muchas partes.

¿Cuál fue la necesidad de degradar tanto la calidad de los pequeños clips de video? es que, sinceramente, parece que agarraron el original, los comprimieron  y los incrustaron dentro del juego. Horrible detalle que despega a cualquier jugador, por más fanático que este sea.

Una de las características de venta de esta colección es que se han pulido ciertas animaciones, además de dotar a los personajes de expresiones faciales mejoradas (punto vital y trascendental si entendemos que es un juego en donde debemos analizar cada respuesta que damos). Este retoque, sin embargo, termina en solo cambios muy sutiles, no podría decirse que imperceptibles, pero sí que no terminan de sentirse como un trabajo extra del cual destacar promocionalmente. Hay momentos (que no son pocos) en que podemos despegarnos de la trama por el simple hecho de tener una cara sin expresión ni vida en todo lo ancho de la pantalla.



No estamos ante juegos con visuales realmente exigentes. Ambos están totalmente realizados en tres dimensiones, con un acabado de partículas y luces logradas de forma correcta. No podríamos decir que es un cellshading, pero de alguna forma el acabado termina teniendo cierta similitud.

El apartado musical de esta saga de videojuegos es ya, de por sí, muy interesante. Se usan temas licenciados para darle más profundidad al desarrollo de la historia. Se siente extremadamente cómodo y bonito estar caminando como un adolescente normal, dentro de una escuela totalmente nueva, con los audífonos puestos.

Ambos juegos comprendidos en la colección, al tener personajes relacionados pero diferentes entre sí, cuentan con bandas sonoras muy separadas: por un lado está Max, con su colección de baladas acústicas con toques country folk y por otro, Chloe, con una colección musical mucho más tirada a la movida punk y rock pesado.

Un detalle interesante es que la presencia musical en este juego no es gratuita, es decir que no solo suena y ya, generalmente siempre hay un artefacto dentro del contexto de la historia que la reproduce: puede ser una radio, un reproductor portátil, un tocadiscos o ya de plano, un concierto.

En este remaster no parece que este apartado se haya tocado en lo absoluto, aunque tampoco era necesario. Tal como se dijo líneas arriba, lo que ya funcionaba, se ha dejado tal cual.



Conclusión

Life is Strange Arcadia Bay Collection es un compilado que cumple. Recomendado si es la primera vez que vas a jugar a esta saga, pero quizás eludible si ya lo probaste anteriormente. Al parecer lo de “remaster” estuvo solo más enfocado en el apartado gráfico, puesto que luego de ahí, el resto de mejoras son tan sutiles que ni mucha falta hacen mencionarlas.

Esta saga de videojuegos destaca enormemente por su gran capacidad de cambiar el rumbo de las cosas dependiendo de las decisiones que toma el jugador. Es un juego en donde todas las decisiones, así sean las más pequeñas, tienen el potencial de pasar factura en estados más avanzados.

Su ritmo narrativo, por lo mismo, puede parecer lento y pesado en las primeras horas de juego (sí, horas), pero una vez que ya te atrapó, será imposible que lo dejes hasta terminarlo. Definitivamente no es un juego para todos. Se requiere mucha paciencia y cierto grado de madurez mental para poder disfrutarlo como se debe.


PROS

El argumento es maravilloso

La portabilidad de la Switch

Doblaje actoral perfecto

Alta probabilidad de rejugabilidad


CONTRAS

No merece el título “remaster”

Cargas muy largas entre escenas

No hay mayores mejoras que las gráficas


NOTA:

75 / 100

Análisis hecho con una código de Switch brindado por Square Enix*

Publicar un comentario

0 Comentarios