Análisis: Endling: Extinction is forever

 Prepárate para una educativa y cruda aventura sobre la supervivencia de una madre zorro y sus cachorros en el mundo tomado por la contaminación.


Escribe: Mauricio Lazón

Endling: Extinction is Forever es un título distinto a los que encontramos regularmente en el mercado en estos días. Te coloca en la piel de una madre zorro que tendrá que cuidar a sus cachorros en un futuro distópico donde la contaminación ha ganado paso casi por completo y la vegetación y fauna parece ser cosa de antaño. Y lo entretenido del juego precisamente es que no te vuelve un ser todopoderoso, sino un simple animal indefenso ante humanos u otros factores y eso terminará por definir nuestra estrategia en el juego, ponderando cada paso que demos y tratando de evitar el riesgo ya que no habrá segunda oportunidad. 

El desarrollador del juego es Hero Beat Studios, estudio ubicado en Barcelona, España. Hace unos meses pudimos también jugar un juego de raíces españolas como Souldiers, y estamos viendo definitivamente el crecimiento de los videojuegos en tierras ibéricas, impulsado por su propio Gobierno a miras de expandir su presencia digital. El juego fue lanzado de manera oficial el pasado 19 de julio con presencia en consolas como Xbox One, PS4 y Nintendo Switch, además de PC a través de Steam, Epic y GOG.




Como mencionamos antes, la premisa del juego será garantizar la supervivencia de nuestra especie, ya que somos el último zorro en la Tierra. El prólogo del juego nos presenta a la madre mientras nos va explicando los movimientos básicos y algunos avanzados, además de irnos colocando dentro del ambiente de terror e inminente destrucción. El objetivo inicial es escapar del incendio forestal donde estamos, viendo como toda la vegetación se destruye y otros animales también corren por su vida. Precisamente, en un punto de este prólogo llegaremos a un punto muerto, una colina, y veremos a un ciervo en llamas correr hacia su muerte cayendo del risco y de paso llevándonos con él. Nuestro personaje termina malherido pero con fuerzas para seguir hasta su guarida, donde el juego se guardará y vemos ahora a nuestras crías con nosotros. Tendremos la oportunidad de personalizar sus colores antes de proseguir, como para darle un pequeño detalle de singularidad. Ahora nuestra misión será salir y cazar otros animales o buscar frutas u otras fuentes (como la basura) para volver y dar de comer a las crías. Una simulación real de lo que sería la vida de esta madre.

Vale mencionar que este modo de recolección de alimento tiene su condicionante ya que no puedes estar un tiempo prolongado fuera de tu guarida, preferiblemente evitando que se termine la noche ya que por lógica nuestros cachorros estarían en peligro. Tras pasar un par de días saliendo a traer comida, veremos una cinemática de un punto álgido de la historia del juego: uno de nuestros cachorros ve con curiosidad un juguete que introducen en la guarida, pero lamentablemente se trata de una trampa colocada por un humano que termina raptando a nuestra cría. Cuando nos dimos cuenta ya era muy tarde, y ahora tendremos que seguir las posibles pistas que dejó en su camino. Las pistas están representadas de color morado, y al olerlas desbloquearemos escenas de lo que sucedió con la cría. Tras esto tendremos ya la opción de salir con nuestras crías, que al comienzo no son realmente útiles pero luego podremos ir enseñando algunas técnicas para que nos apoyen en la cacería u otras tareas.




En adelante, el juego empieza a ser un poco monótono, ya que nuestra labor será buscar alimento, buscar pistas y ver constantemente el mapa para confirmar la aparición de nuevas zonas desbloqueadas. En nuestro avance encontraremos nuevas guaridas que harán cambiar nuestro entorno con nuevas zonas e incluso veremos la recuperación de la vegetación en algunos puntos. Empero, también encontraremos nuevos enemigos y obstáculos que nos impedirán avanzar, y como mencionamos antes, no tenemos ningún superpoder o habilidad especial, escapar es la única opción. Este juego tiene un alto contenido concientizador y se trata de un bonito intento de generar conciencia en el público acerca de lo devastador que puede ser una catástrofe ecológica. Dicho esto, la crueldad en el juego hace presencia siempre. Al comienzo dijimos que nuestro personaje no es más que un simple animal buscando defenderse, y lo será durante todo el juego. No aprendemos alguna habilidad que nos haga súper fuertes ni nada por el estilo. Y ojo, siempre debes estar atento a la barra de alimento de tus cachorros, si es que no quieres encontrar una sorpresa desagradable. Pseudo spoiler alert: prepárate mentalmente para el final del juego.

Con respecto al contenido disponible y modos en el juego, anticipamos que la historia es lo principal y en realidad lo único que podemos jugar. Hay un apartado de extras pero solo encontramos el trailer y los créditos del juego. Donde podemos quizás encontrar un valor de rejugabilidad al juego es el de desbloquear los diferentes logros disponibles en consolas (excepto Switch) y PC. Estos son muy variados y muchos incluyen realizar acciones específicas a lo largo de nuestra partida, aunque debemos recomendar leer la lista tras acabar el juego ya que nos encontraremos con mucho spoiler y podemos arruinar nuestro juego. La duración del juego en total promedia las 2 y 3 horas, cosa que quizás pueda hacer que algunos desistan de adquirir el juego, y de momento no se anunció algún DLC a futuro.



Los controles del juego son bastante simples y no tendrás dificultad en aprenderlos. Mientras nos movemos en el bosque tendremos que interactuar con objetos y también utilizar nuestros sentidos y habilidad de caza para conseguir alimento. Los botones exactos dependen de la plataforma que utilices, pero los movimientos serán los mismos. Tenemos la opción de acción, que nos permitirá saltar o treparnos según el lugar donde estemos, podemos también correr manteniendo pulsado un botón, también podemos oler los rastros tanto de animales que estén cerca como también los de nuestro cachorro perdido, otra opción también es la de acechar, que nos coloca en sigilo mientras buscamos darle fin a otro animal y volverlo alimento para las crías. Hay un botón también para consolar/jugar con los pequeños lobos, ya que en algunos puntos vivirán momentos trágicos y deben ser tranquilizados por su madre (como no existe un botón así en la vida real…). Por último, un botón que utilizarás mucho es el de mapa, ya que por ratos te sentirás algo perdido y mucho más con los caminos que en muchos casos terminan siendo un verdadero acertijo.

Para la realización de esta reseña, tuvimos acceso tanto a la versión de PC a través de Steam como a la versión para la Nintendo Switch. Realmente no se encontró diferencia notoria entre ambas versiones. Jugar con el teclado en la PC es bastante fácil ya que hay pocas ocasiones en la que se nos vaya a solicitar presionar dos o tres botones a la vez, y lo único que por ahí podría molestar son los momentos donde hay que pulsar el botón repetidas veces. También se jugó con un mando de Xbox One y la verdad se sintió bastante bien, quizás un poco mejor adaptado para jugarse en mando que con el teclado. En Switch, tanto en modo dock como en portátil el juego se siente bien y se controla adecuadamente. La única diferencia y quizás sea solo cuestión propia, es que los tiempos de carga en Switch son bastante largos a comparación de PC, cuyos tiempos son casi inmediatos.



Gráficamente el juego va bastante bien, sobre todo para tener un origen indie y no de enorme presupuesto. El estilo es un 2.5D, mezclando aspectos de 3D con un ambiente de plataforma tipo 2D. Los gráficos van bien con el Unreal Engine, algo más cartoonizados pero manteniendo el realismo que el juego busca. Podemos ver mucho detalle de los ambientes que visitamos, incluso eventos meteorológicos y otros más. Los personajes humanos llevan casi todos una máscara de gas así que no hay mucho detalle allí, salvo una niña que encontraremos en nuestro camino que si lleva un rostro detallado. Quizás la gama de colores que utilizan los aleje un poco de la realidad, pero nada que afecte la experiencia de juego.

La banda sonora del juego captura de manera perfecta la carga emotiva del juego, con música determinada para cada situación o para cada pasaje de la historia, lo que le da una carga más a una situación tensa o una situación de alegría, de las que hay pocas en el juego. La música fue compuesta por el equipo de Manuel Gil-Inglada, Tina Guo y Rusanda Panfili, y ya está siendo nominada como una de las mejores bandas sonoras de este año. Los efectos de sonido en el juego también están bien detallados, y precisamente será necesario ir aprendiendo algunos para estar alertas y anticipar la llegada del peligro.



Conclusión

Endling: Extinction is Forever es un juego de supervivencia que se distingue del resto por tener un enfoque más dedicado a contar una historia en comparación a otros juegos de su categoría que concentran los esfuerzos más en el resto de características. Sin embargo, no significa que el juego no esté pulido en otros aspectos ya que posee una jugabilidad amigable a la que todo jugador sin importar su experiencia se puede adaptar y además se combina con buenos gráficos y una banda sonora de muy alta calidad para dar una experiencia bastante grata para los que lo jueguen. Como punto en contra puede tener el ser un juego bastante corto, ya que incluso podríamos desbloquear todos los finales y logros en cuestión de horas. Sin embargo, la calidad de la historia y la presentación del juego hacen que sea una experiencia que no debemos dejar de disfrutar. Además, estoy convencido que terminarás con una reflexión al terminar el juego y hasta quizás una visión distinta de las cosas. Recomendado.


Lo bueno:


- Historia bastante buena y el punto más fuerte del juego.

- Los controles no son complicados y permite una experiencia muy amigable incluso para jugadores no experimentados

- Una banda sonora de muy alto nivel.


Lo malo:


- Poco contenido, el juego se termina bastante rápido y no tiene post-game.



NOTA
75/100

Publicar un comentario

0 Comentarios