Análisis: Sonic Origins

 SEGA nos trae la colección definitiva de los primero cuatro juegos de la franquicia

Sonic Origins


Escribe: Mauricio Lazón

En los últimos años, el famoso erizo de color azul, Sonic, vive una nueva etapa de buena popularidad, gracias a la saga de películas recientemente lanzadas y que, sorprendentemente para algunos, han sabido colocarse dentro de las producciones más exitosas de los últimos años, con una recaudación aproximada de 720 millones de dólares. 

Este subidón de fama para la mascota de SEGA no pasa desapercibida para su principal medio, los videojuegos. La empresa japonesa, que tenía ya anunciado Sonic Frontiers para finales de año, buscó lanzar nuevamente la saga original para las plataformas modernas y así enganchar a la nueva ola de fanáticos con el clásico cuarteto de juegos que dio a conocer a Sonic, por lo que tenemos aquí Sonic Origins, desarrollado por Sonic Team y lanzado el pasado 23 de junio para Nintendo Switch, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X/S y PC. 



Es cierto que no se trata de la primera recopilación de videojuegos de Sonic que ha lanzado SEGA, y por eso quizás muchos no vean con grandes expectativas otra recopilación más, pero Sonic Origins es una nueva forma de disfrutar de los clásicos juegos siendo pensados para una consola moderna y no como una simple emulación de la consola clásica. 

Este trabajo resulta en una experiencia renovada para los juegos clásicos, un agradable valor agregado tanto para nuevos jugadores en la franquicia como para los que ya vencieron los juegos anteriormente. En ocasiones pasadas, la emulación de los juegos en las nuevas consolas podían resultar una experiencia complicada para novatos del juego o jugadores que nunca habían probado una consola retro como la SEGA Genesis, haciendo la experiencia para ellos menos agradable. Ahora, con controles, sistema y gráficos hechos para la modernidad, no se sentirá ese paso atrás al volver a repasar los juegos, sin que los jugadores clásicos tengan un cambio radical al volver al juego.




Sonic Origins, como mencionamos antes, incluye 4 juegos de la franquicia: Sonic the Hedgehog, Sonic the Hedgehog 2, Sonic CD y Sonic the Hedgehog 3. Cada uno de los juegos tiene disponible dos formas de jugarlo: primero tenemos la versión Aniversario, lanzada para esta recopilación, donde tendremos pantalla completa (16:9) y también una distinción bastante interesante: en vez de manejar vidas, tendremos la oportunidad de ganar monedas, cuyo principal uso es para desbloquear artefactos en el museo, aunque también nos da la posibilidad de usarlos para repetir la zona donde conseguimos la Chaos Emerald, si es que no logramos obtener en nuestro primer intento, un pequeño cheat podríamos decir. El no tener que buscar vidas significa que podemos continuar las veces que queramos, además, no hay límite de tiempo como en la versión original. La otra versión, como ya anticipan, es la versión Clásica del juego, con el aspecto de tamaño igual al clásico (4:3), con límite de vidas y con el tiempo por mapa de 10 minutos. Esta opción está para el que solo quiere replicar la experiencia clásica en una nueva consola, o para alguien que disfrute de un reto mayor. Ambos modos permiten retomar nuestro avance desde donde lo dejamos, actuando de un save point para nuestro beneficio.

Ahora, el modo que quizás pueda ser más interesante para los nuevos jugadores es el Modo Historia, donde jugaremos todos los juegos juntos como si se tratara de uno solo. En este modo se respetan las mismas condiciones del modo aniversario, e iremos avanzando en el orden histórico de los juegos: Sonic-Sonic CD-Sonic 2-Sonic 3. Nuestro progreso también se guardará según vayamos avanzando en los niveles, pudiendo retomar el juego en cuanto queramos. Podemos también ver nuestro porcentaje de nuestro juego antes de ingresar, para darnos una idea de cuánto nos queda por avanzar. Al terminar cada juego en este modo veremos la cinemática final y los créditos para inmediatamente iniciar el juego siguiente. Cabe decir que este modo está basado en el modo Aventura, así que también tendremos vidas infinitas y tiempo ilimitado por nivel.




Como modos extra en esta versión tenemos el Desafío Total o Boss Rush, donde enfrentaremos de manera consecutiva a todos los enemigos finales de cada juego. Este modo nos permite elegir entre Sonic, Tails y Knuckles para enfrentar el reto, salvo en Sonic CD donde solo están disponibles Sonic y Tails. Tendremos disponibles tres vidas pero llegaremos sin monedas, por lo que el reto será vencer sin ser siquiera tocado por el enemigo, ideal para los que quieran demostrar sus habilidades o pulir estrategias. Tenemos también disponible las Misiones, que nos darán algunos objetivos a realizar en secciones de mapas de los 4 juegos, tales como vencer una cantidad de enemigos o conseguir un número de monedas, obteniendo mejores resultados según el tiempo que nos tome. 

También tenemos el modo Espejo, que nos retará a vencer los mapas de cada juego de manera inversa, iniciando en el final y terminando en el inicio. Este modo solo se desbloquea al vencer cada uno de los juegos, o si tenemos la versión Deluxe del juego comprada. Sonic 3 trae el modo Esferas Azules, donde controlaremos a los personajes desde una vista superior buscando tomar esferas de color azul y evitando rojas que terminarían con el nivel. Además de ello, y uno de los puntos de discordia de los fanáticos, son las misiones difíciles incluidas como DLC únicamente, sin posibilidad de ser adquiridas con monedas del juego o desbloqueables tras ciertos requisitos.



 Para los amantes de los desbloqueables, el Museo les traerá una buena excusa para seguir jugando luego de haber terminado el resto de modos, ya que la lista de ilustraciones, sonidos y vídeos es larga y cada uno requiere de 5 monedas, aunque posiblemente hayas desbloqueado buena cantidad en el camino terminando los juegos.

Respecto a la jugabilidad y los controles para esta recopilación, tendremos algunos cambios con respecto a la jugabilidad clásica, bastante beneficiosos para el jugador. Por ejemplo, mientras que en la versión clásica del primer Sonic no disponíamos de un dash y solo dependemos de la velocidad que íbamos acumulando, aquí sí que podemos usar el dash, y no solo en el modo aniversario, sino también en su opción clásica. También la velocidad de movimiento de Sonic está mejorada y su forma de jugar es más similar a las versiones posteriores. Esto realmente convierte la experiencia del juego en una completamente nueva, así que vale la pena por si no es tu primera vez jugando este juego. Además de esto, tenemos disponibles movimientos que se agregaron en versiones anteriores del juego, tal como el drop dash de Sonic que llegó en Sonic Mania (deberás mantener presionado el botón de salto mientras estás en el aire). Esta movida es exclusiva del modo Aniversario y de Sonic, ya que Tails mantiene su poder de volar y Knuckles puede planear mientras cae y escalar paredes como en juegos anteriores. 




La sección gráfica del juego ha recibido actualizaciones bien percibidas, aunque algunas a coste de tener el DLC. Lo que se podrá notar inmediatamente iniciando el juego es la nueva carga de cinemáticas presente en Sonic Origins, que es contenido inédito y creado especialmente para esta versión. Las animaciones llegan previo al inicio del juego y también veremos una al finalizar cada uno de los juegos disponibles, como detalle particular para este juego. Además, el menú principal tiene la opción de verse como si se tratará de una isla vista desde arriba, como un agregado simpático al juego. Existe también la opción de desbloquear a Sonic y Tails para que estén interactuando con el menú, pero para esto tendrás que tener habilitado el DLC. Otro contenido disponible como DLC son nuevos gráficos laterales para las versiones clásicas, fondo con formato buzón y el control de la cámara en la pantalla principal de la isla. 

En cuanto a la gráfica de los juegos, esta se mantiene bien y el paso a pantalla completa en el modo aniversario está bien trabajado, y como decíamos antes, al ser esta versión hecha desde base y no completamente emulada, no se pierden detalles gráficos. La versión clásica mantiene su ratio de 4:3 con un borde a los lados de la pantalla, que puede ser cambiado y también incluye algunas opciones de DLC como se mencionó.



En el apartado sonoro del juego yace una de las grandes polémicas desatadas por Sonic Origins. Es conocido ya que la banda sonora de los juegos de Sonic es uno de los puntos más destacables en todas sus versiones clásicas, incluso tomando gran beneficio de la capacidad sonora que tenía la SEGA Genesis. Sin embargo, Sonic 3 se vio afectado en algunos de los temas compuestos, ya que fueron trabajados por Michael Jackson, quien estuvo en el proyecto pero finalmente salió antes de su conclusión y su trabajo no fue acreditado en la versión final. Para evitar problemas legales y no terminar quitando a Sonic 3 de la compilación, se reemplazaron temas por versiones remixadas, que no fueron recibidas de buena manera por los fanáticos.

 Comentarios que hablan de un trabajo flojo o de música que no se asemeja nada a la original pusieron mucho de la crítica generalizada al juego por parte de los fanáticos. Dejando de lado ese tema, el resto de la música se ha conservado de buena manera y algunos temas se han agregado para ser parte de los menú o zonas incorporadas en este nuevo juego.



Conclusión

Sonic Origins no debe ser tratado como un recopilatorio más, sino como la versión cumbre para disfrutar del erizo en las consolas modernas. Definitivamente hay puntos de mejora muy pendientes, ya que los jugadores vienen reportando bugs que no estaban en la versión original, pero esperemos que futuros parches puedan ayudar a dar solución a ello. El modo Aniversario trae una experiencia renovada e ideal para los nuevos fanáticos de la franquicia que quizás sufran un poco más con la versión clásica, que aún se encuentra disponible para los fanáticos más retro que solo quieren tener el juego al alcance sin cambios mayores. Las animaciones nuevas dan un detalle particular para esta versión, además de los agregados como el modo Boss Rush y el modo Espejo. La música ausente en Sonic 3 y el contenido del DLC siguen siendo la crítica más fuerte, pero deben darle oportunidad al modo Historia o las Misiones. Compra definitiva para los nuevos fanáticos de la serie que quieren engancharse con los orígenes de Sonic.

Lo bueno

- El juego se ve bastante bien en plataformas modernas.
- El nuevo modo Aniversario trae opciones bastante útiles para los nuevos jugadores.
- Las versiones clásicas están bien adaptadas y nos permiten gozar la experiencia retro.
- La presencia de nuevas animaciones y detalles gráficos.

Lo malo

- El juego presenta algunos bugs, sobre todo el de Tails quedándose atorado en algunas misiones.
- El cambio de la música en Sonic 3.
- El DLC tiene un precio elevado y fue un punto de gran discordia entre los fanáticos más hardcore de la franquicia.


NOTA
75/100

Análisis hecho con un código para Switch brindado por SEGA*

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Clásico, infancia de muchos. Es agradable saber que tenemos erizo azul para rato.

    ResponderBorrar