Análisis: Final Fantasy VI Pixel Remaster

 La colección Pixel Remaster de Final Fantasy se cerró con la 6ta entrega. Nosotros ya la jugamos y te contamos nuestra opinión



El 23 de febrero, Final Fantasy VI llegó a Steam y móviles, como parte de la colección Pixel Remaster, que reúne las 6  primeras entregas numeradas de la saga, con gráficos remasterizados. La colección se puso a la venta en julio del año pasado, pero en ese momento solo la primera entrega estaba disponible para jugar, aunque hayas comprado todo el pack. Desde ese momento se han ido lanzando eventualmente las entregas sucesivas, cerrando el 23 de febrero del 2022 con la sexta entrega

Lanzado en 1994 para Super Nintendo, Final Fantasy VI mostró una gran mejora gráfica y de jugabilidad respecto a sus anteriores entregas, y significó toda una evolución respecto a la 5ta entrega, que ni siquiera aprovechaba las bondades gráficas de la consola de 16 bits. Claro, esta evolución, se vio opacada por el gran salto que se tuvo cuando se lanzó la séptima entrega para PlayStation, pero lo más seguro que Final Fantasy VII no hubiera podido ser narrativa y gráficamente posible, si no se hubieran roto los moldes en la sexta entrega. 



Una soldada del imperio llamada Terra, despierta gracias a un esper, de un control mental que la tenía sometida por medio de una corona. Ahora ella empezará a reunir gente para luchar contra el imperio y el general Kefka. Terra recordará poco a poco su pasado y nos daremos cuenta que no es una humana común y corriente. Además, junto a un grupo con distintas motivaciones  y proveniencias, tendremos una gran aventura épica esperándonos.

Esta es básicamente la premisa de esta gran aventura RPG de más de 30 horas de duración, que evolucionó el combate por turnos, haciéndolo más dinámico. Y que consigue perfectamente contar una historia principal atrapante, al mismo tiempo que crea un arco para cada uno de sus 14 personajes jugables. Toda una locura para los juegos de rol de esa época, y que hasta la fecha podría ser un factor destacable. 


Final Fantasy VI se olvida totalmente del sistema de clases, al igual que la 4ta entrega y que las que llegaron después. Cada personaje ya tiene sus particularidades definidas, por lo que se podría decir que cada uno ya viene con su propia clase. Lo interesante es que ahora no solamente tendremos variaciones de mago y variaciones de guerrero, sino que realmente tendremos habilidades muy diferenciadas que pasan de usar herramientas de utilería, invocar por medio de dibujos, lanzar habilidades al azar, tirar objetos de tu bolsa o seguir una secuencia de botones para conseguir un ataque especial. 

La 6ta entrega es el Final Fantasy numerado con más personajes principales jugables hasta la fecha y consigue que nos encariñemos con cada de sus personajes. Ni bien Terra encuentra a sus primeros aliados, estos se separarán en grupo, por lo que cada team conocerá nuevos personajes, teniendo la oportunidad de jugar en cada grupo con una alineación diferente. Apróximadamente, a la mitad del juego, tendremos a todos reunidos, teniendo la posibilidad de mandar a pelear a nuestros favoritos. Aunque poco después, todos los personaje se volverán a separar en grupos, y eso nos obligará a que cada personaje pueda ser utilizado por nosotros, aparte que el juego le da una oportunidad a la trama de desarrollar su arco personal. 

Final Fantasy VI a cada momento busca sorprendernos, innovar y demostrar que no es el RPG donde repetimos batalla tras batalla hasta el hartazgo. Es un golpe de aire fresco a la saga y un primer intento de hacerlo un juego mainstream, sobre todo para el público americano (pensando como japonés). Pasamos de persecuciones, a batallas contra tiempo y hasta una escena de ópera. Su jugabilidad nos invita a no apretar inertemente atacar y preferir casi siempre ir por las habilidades personales de cada personaje.  Y como si fuera poco ir contra Kefka y el villano final del juego, también tenemos toda una trama opcional en la que deberemos derrotar 8 dragones.


Sobre la versión Pixel Remaster 

A primera vista la evolución es poca. Nosotros somos partidarios de que Final Fantasy V y Final Fantasy VI necesitaron un remake, fácil para Switch y PC, muy al estilo de los remakes de Final Fantasy III y IV, tipo chibi y sin niveles de producción multimillonarios. Aunque cada vez ese sueño parece alejarse de la realidad. También hubiera sido bonito tener unas remasterizaciones pero al nivel de pixel 2.5 D como Triangle Strategy o Octopath Traveler, sin embargo estos remasters han sido menos arriesgados, más sutiles, pero de igual manera sigue siendo una excelente manera de preservar estos grandes títulos y hacernos volver a hablar de ellos. 

Sobre las diferencias en Final Fantasy VI Pixel Remaster con la versión original, a primera vista podemos verlos idénticos, salvo la interfaz de menú que se luce llamativamente renovada. Jugando unos minutos, sin embargo, podremos notar la mejora significativa que han tenido los escenarios. Sí , siguen igual de pixeleados, pero ahora tendrán muchos más detalles, y de vez en cuando, uno que otro efecto de luz. El cambio más sutil, sin embargo, es el retoque que se les ha dado a los personajes, un par de sombritas, líneas y brillitos más, que si no comparamos frente a frente con la versión original, pasará totalmente desapercibido por nosotros. 


El juego nos da la posibilidad de jugarlo a 16:9, que es el estándar actual de proporción, pero también nos da la posibilidad de jugarlo al clásico 4:3  y otras proporciones extra. Además, dentro del juego nos da la oportunidad de tener un efecto analógico en la imagen, por si queremos despertar la nostalgia recordando los televisores de cubo.El juego tiene soporte 4k, pero fuera de los menú, no habrá mucho diferencia si lo jugamos 1080 o 4K. Eso sí, el juego no tiene una opción de VSync, por lo que si a pantalla completa te da un problema por tener el framerate muy alto, te recomendamos pasar el juego a la opción "ventana sin marco" o poner la opción de Vsync en tu misma PC. 

En la preferencias ingame también tenemos una ventajas extra a comparación del juego original. Podemos recordar el cursor en batalla, para que la manito permanezca en el lugar donde la dejamos el turno anterior. Además podemos elegir si queremos el sistema activo o un modo espera en el que podremos elegir sin prisa nuestras opciones cada turno. Podemos cambiar la velocidad de los textos, controlar la música y efectos, juntos o por separado, entre otras opciones. No tenemos modos de cambiar la velocidad de juego, multiplicar experiencia, save states, u otras opciones que modifiquen la experiencia de juego como si lo tenía el relanzamiento de  Final Fantasy IX, por ejemplo.


Además, el juego nos trae unos interesantes extra que celebraremos todos los seguidores de la saga. Nos referimos a unos muy completos apartados de bestiario, galería y reproductor musical. Lo mejor de todo es que no será necesario desbloquear el contenido de estos apartados, llegando liberados desde el inicio. 

Por último, el juego ha metido mano particularmente a la escena de la opera. Aparte de darle una mejor atención al cuidado de escenarios, muchos de ellos ya teniendo el nivel de efectos que Octopath Traveler; también se regrabó el tema de la opera a distintos idiomas, incluyendo por primera vez el español 



Conclusión: 

Final Fantasy VI Pixel Remaster cierra con broche de oro esta colección remasterizada. Esta es la mejor manera hasta la fecha de volver a jugar o probar por primera vez este clásico de Super Nintendo, pero también nos refresca el pensamiento de lo cuanto que le hace falta un remake hecho desde 0.  Final Fantasy VI Pixel Remaster también es una prueba de que si se quiere, se puede hacer más que una remasterización genérica, aunque lamentablemente esto tampoco es regla en todo el juego. 


Lo mejor: 

- La  mejora de escenarios y escenarios en batalla, tanto en detalles como en nuevos agregados. 
-  Llega con textos en español
-  Que se haya regrabado la música de la ópera y en diversos idiomas.
- Interfaz renovada, pero manteniendo el aspecto clásico de siempre

Lo peor: 

- Que no hayan solucionado lo de la escena inicial donde retiran los créditos, quedando una serie de fotogramas que se repiten, y parece que el juego se hubiera colgado. 
- No haya save state
- Hubiera sido bonito que todo el juego tuviera un trato tan personalizado, visualmente, como lo tuvieron algunas escenas en particular. 



NOTA
83/|100

Análisis hecho con un código para Steam brindado por Square Enix Latam

Publicar un comentario

0 Comentarios