Análisis: Assassin's Creed Valhalla DLC La ira de los Druidas

 Rumbo a Irlanda


El 13 de mayo salió la primera expansión de historia de Assassin's Creed Valhalla, titulada La Ira de los Druidas. Luego de completarla, te contamos si vale la pena volver al mundo y a las aventuras de Eivor. 

Asssassin's Creed Valhalla se terminó convirtiendo en una de las entregas más largas de la franquicia, y ahora expande al menos 15 horas más su historia con una nueva expansión que traslada a Eivor hacía Irlanda, donde deberá  interferir con los oscuros planes de la secta los Hijos de Danu y donde deberás ayudar al gran rey de Irlanda, Flann Sinna.


Al tener la expansión, se abrirá un nuevo evento de misión en la ciudad principal del juego. No es necesario haber acabado el juego para empezar a jugarla, pero al menos que recién estés adquiriendo el juego base, lo más probable es que si te interesa jugar esta expansión es porque ya completaste todo lo que podías hacer en el juego base. Si has hecho esto, y estás en un nivel de poder superior a 250, como muy probable lo estés, la dificultad de esta expansión no será nada retadora, al menos que juegues en dificultad berseker para arriba. Aunque, ojo que el jefe final de este DLC si supondrá algo de reto.

Esta nueva expansión se realizará en Irlanda, lo que trae consigo un gran mapa a la espera de ser explorado. Una vez nos hayamos metido a esta aventura, será fácil volver a los mapas del juego base, a través del mapa, pero acá también encontraremos tiendas, herreros, misiones opcionales y más, por lo que no habrán muchos motivos para volver en el transcurso de nuevo viaje. 


Al empezar este viaje también recibiremos nuevo equipamiento, que seguramente no tocaremos si estamos con todo nuestra ropa y armas a tope de mejoras. Salvo pequeñas diferencias, el ritmo del juego en La Ira de los Druidas es igual al juego base. Se podría decir que es más de lo mismo, pero si tu experiencia en el juego base fue grata, como para nosotros, seguro te caerá muy bien esta expansión.

Sin duda esta nueva historia es un acompañamiento necesario para darle un aire fresco a esta expansión. Tendremos muchos personajes nuevos y nuevos arcos de historias por completar. Además de tener nuevas habilidades equipables y una expansión a nuestro arbol de habilidades pasivas. 



Se puede decir que hay 3 puntos claves que hacen esta expansión algo distinto al juego base. Primero, los puestos comerciales, los cuales en el transcurso del juego podremos reclamar y contruir a cambio de subministros. Segundo, el comercio exterior, donde podrás recibir equipo y otros objetos valiosos a cambio de recursos básicos, y a su vez con eso subir el nivel de Dublin. Y finalmente, en tercer lugar, las Peticiones Reales, en su mayoría misiones opcionales y que nos permitirán ganar materiales, experiencia y dinero extra, sobretodo si las cumplimos con determinados requisitos. 

La  Ira de los Druidas también tendrá su propio orden que derrotar y estos serán Los Hijos de Danu. Esta nueva orden tendrá su propio arbol de objetivos y estará muy conectada a la historia principal de nuestro juego. Incluso muchas veces nos pedirán que busquemos pistas para dar con la ubicación de nuestros objetivos, y deberemos hacerlo mirando detalladamente el mapa, puesto que no habrán marcas que no digan a donde ir. Un recurso tal vez para sumarle algo de tiempo a la duración de esta expansión y para complicarnos un poco las cosas, ya que varios de estos objetivos, como el principal, serán necesarios para terminarte la expansión.


Sobre contenido extra, digamos que luego de terminar la historia principal, solo habrán 3 cosas por hacer: acabar con todo el órden de los Hijos de Danu, llegar a Dublin a nivel 5, completar todos los saqueos y reclamar todos los puestos comerciales, aunque seguramente antes de terminar la expansión, ya habrás tenido avances importantes en todo esto. 

El desarrollo de la historia conserva el mismo ritmo de los arcos de la historia principal, con una gran variedad de nuevos personajes, una historia sobre poder e interesantes plot twist que siguen funcionando a la hora de sorprendernos. Como es costumbre en varios Assassin's Creed, se aprovechan las expansiones para tocar temas más místicos, más de lore del país, y Valhalla lo consigue de manera grandiosa, tocando la cultura celta y varios de sus misterios.

Si bien, a nosotros no terminan de convencernos las expansiones porque llegan cuando ya desinstalamos el juego o cuando nos hemos olvidado de como jugarlo. Luego de 7 meses, podemos afirmar que 70 horas de juego, no se olvidan tan fácil, siendo muy sencillo continuar donde lo dejamos.


Conclusión: 

La Ira de los Druidas es un ejemplo de lo que debería ser una expansión. Mucho contenido, nuevo mapa y gran variedad de cosas por explorar. Eso sí, aunque hayan algunos pequeños agregados, sigue siendo más de lo mismo. Ojo, que eso no tendría que ser nada malo, sobretodo para quienes disfrutamos las 60 a 70 horas de su campaña principal. 

Si Valhalla fue uno de tus AC favoritos y ya deboraste todo el contenido del juego base, no debes dudar en adquirir esta expansión. 


NOTA
80










Publicar un comentario

0 Comentarios

Página de noticias y reseñas sobre videojuegos y tecnología. Todo sobre juegos de consola y PC. PlayStation 5, Xbox Series, PC y Switch