Análisis: Mortal Shell

Cold Symmetry y Playstack nos traen una entrega más a agregar al género souls-like en el que tantos juegos intentan imitar la fórmula ganadora del opus magnum de From Software, sin embargo, Mortal Shell se reinventa lo suficiente como para ofrecer algo novedoso. Lo probamos, y hoy te comentamos qué tal nos pareció.



Quizás tratándose de ser 2020 y tras un montón de títulos como Sekiro Shadows Die Twice, Nioh, Bloodborne e incluso Code Vein, estés ya harto de oír acerca del género "souls-like", es decir, un juego que busca parecerse a la obra maestra de Miyazaki y From Software que revolucionó el mundo de los videojuegos: Dark Souls. 

Este 18 de Agosto se lanzó Mortal Shell en PC (Exclusivamente en Epic Games), PS4 y Xbox One, un nuevo integrante del género pero esta vez sin contar con el presupuesto ni el tamaño de estudio del que otros títulos sí han gozado. Estas limitaciones inicialmente podrían parecer algo negativo, pero lo que hemos notado es que el salir como resultado de un proyecto a esta escala ha dotado a Mortal Shell del alma (A ver si entienden la referencia) que a otros títulos les faltaba, e incluso han logrado dotar al mismo de elementos originales que se agradecen bastante.


Una de las primeras impresiones que tuvimos con Mortal Shell es que es uno de los pocos juegos que han logrado mantener la estética visual del Dark Souls original. Los ambientes son oscuros, tétricos, los personajes parecen sacados de la pesadilla más extraña, y esto se complementa tanto con la banda sonora como con los diálogos de personajes secundarios, que siempre resultan extraños y ominosos. 

Gráficamente el juego es impresionante para haber sido desarrollado por un equipo de menos de 20 personas. Los escenarios están bien detallados, la iluminación es precisa para un juego de este estilo, y el estilo visual refleja la intención clara de ser un homenaje al juego de From Software. 

En el apartado del audio el juego es, de nuevo, excelente. La música épica durante las batallas de bosses le dan siempre un toque especial al género, y en Mortal Shell no se deja extrañar. Los doblajes (en los personajes que lo tienen) son decentes y por lo general pasan a segundo plano, puesto que el juego no revela su historia por medio de secuencias de guión.


Más allá de que en el apartado visual Mortal Shell sea una clara referencia a Dark Souls, en la jugabilidad también nos encontramos con elementos propios del género: la historia la encontraremos oculta en diferentes objetos, cartas y demás recursos esparcidos por el mundo, los enemigos son brutales, capaces de matarnos de un par de golpes, la muerte se paga con mucho tiempo perdido y la necesidad de regresar sobre nuestros pasos para intentar aminorar el impacto de la derrota, esquivar y manejar tu estamina es primordial, pues quedarse sin ella a mitad de un combate terminará en una muerte instantánea, aprenderse los patrones de ataque de los enemigos (incluso de los más básicos) también resulta imprescindible. 

Todos estos elementos nos otorgan lo más básico y entrañable de una experiencia souls-like y nos dejó bastante contentos en el proceso por lo pulido del combate en el título, sin embargo, son los elementos novedosos los que hacen de Mortal Shell un juego que vale la pena probar para cada fanático del género.


El principal elemento nuevo del juego son los "shells", de donde viene el nombre del título. Nosotros empezaremos la aventura como una criatura similar a un espectro, extremadamente débiles y moriremos con cualquier golpe, por lo tanto, la supervivencia dependerá de "poseer" cuerpos de guerreros caídos para controlarlos, adquiriendo sus habilidades y estadísticas en combate. Esta mecánica de obtener diferentes cuerpos o "shells" con diferentes builds y características resulta excelente, pues nos otorga la capacidad de cambiar de arquetipo y estilo de juego constantemente y sin tener que entrar a una pantalla tediosa en la cual repartir puntos de habilidad. Estos caparazones también nos permitirán tener una suerte de "segunda oportunidad" en el combate, pues los golpes fatales nos sacarán de nuestro shell y tendremos que regresar al mismo antes de que nos maten para evitar morir definitivamente.


Otro elemento nuevo de Mortal Shell es la capacidad de obtener mejoras independientes para cada uno de nuestros shell, las cuales permiten personalizarlas a nuestro estilo de juego y reemplazan los clásicos árboles de estadísticas en los que repartimos Fuerza, Agilidad y Destreza. En Mortal Shell podemos, por ejemplo, mejorar uno de nuestros shell para que su estamina no se disminuya al correr y otorgarle habilidades, como que al recibir un golpe haya una chance de que el enemigo nos quite estamina en lugar de vida, lo cual personalmente nos ha salvado en más de una ocasión.


Estos árboles de habilidades son los suficientemente variados para que cada shell posea un estilo de juego completamente individual y único y otorgan un sentido de rejugabilidad al título, pues por más que nos favorezca un shell sobre otro, si queremos disfrutar de Mortal Shell en su totalidad, querremos pasarlo varias veces y probando diferentes arquetipos.


Hablando acerca de cuánto nos tomará terminar Mortal Shell hay que decir que el juego es bastante más corto que el Dark Souls de turno. No te debería de tomar más de 20 horas terminar la campaña completa de Mortal Shell, y en realidad solo vamos a visitar unos 3 escenarios distintos en los que debemos recolectar algunos items para desbloquear la batalla final, y tenemos un escenario que sirve de "transición" entre los otros, por lo que en lo que respecta a magnitud Mortal Shell no es el juego más grande que hayamos visto, pero definitivamente tampoco nos ha dado una sensación de ser pequeño, además de que su rejugabilidad le otorga vidas extra que no podemos ignorar. 

Conclusión

Mortal Shell es una experiencia que vale la pena para cualquier fanático del género Souls-like, pero también lo recomendaríamos para cualquier gamer que quisiera incursionar en lo que vendría a ser la parte "hardcore" de los juegos de acción RPG. Al carecer de mecánicas complejas como el armado de estadísticas, es una gran oportunidad para que muchas personas que podrían verse algo intimidadas por otros títulos prueben el género y puedan experimentar el gusto que le tenemos los amantes de Dark Souls por ser masacrados constantemente hasta que vencemos al jefe final. 

Los elementos nuevos del título son lo suficientemente resaltantes para no llamar a Mortal Shell una copia y le otorgan una identidad que resulta necesaria en una época en la que sacar juegos de este estilo es pan de cada año.

Positivo:
  • Buena dificultad, digno de llamarse un souls-like.
  • Técnicamente impecable, tanto en el apartado gráfico como sonoro.
  • Mecánicas nuevas que traen algo llamativo para un género algo sobre explotado.
  • Altamente rejugable.
Negativo:
  • Pocos escenarios.
Nota
90

Análisis hecho con un código para PC brindado por PlayStack*

No hay comentarios.