Análisis: Olija

Un mar áspero, una sombra en el agua, un naufragio. El comienzo de un viaje memorable.

De los indies que saldrán en 2021, Olija es uno de los que debutó este 28 de enero, en PS4, Xbox One, Nintendo Switch y Steam. Siendo el trabajo de un hombre, Thomas Olsson, desarrollador en Skeleton Crew Studio. Es un juego de plataformas de aventura inspirado en el género swashbuckler y títulos aclamados por la crítica como Another World y Prince of Persia.

Ya se venía siguiendo la pista desde hace tiempo, llamándonos mucho la atención por el uso de su arma, la cual detallaré más adelante. Aparte que estando Devolver Digital detrás, tiene un mínimo de calidad asegurado.

HISTORIA

La historia de Olija versa sobre la búsqueda de Farady (un lord arruinado y su pueblo pasa hambre), un náufrago atrapado en el misterioso país de Terraphage. Ahí, apresado por el clan Rottenwood, tendrá que hallar la salida y rescatar al resto de su tripulación, si es que aún sigue con vida.

A través de la exploración aventurera, la narración y el combate afilado de la navaja, el jugador descubrirá un mundo extraño y sus habitantes, incluyendo Olija, una enigmática dama a la que Faraday se encuentra atado con él. Inspirado en juegos de aventuras cinematográficos, Olija es una historia sobre enfrentar lo desconocido en la adversidad.

A medida que recorremos las islas, en busca de las llaves que nos permitirán abrir la Puerta de las Sombras y escapar de Terrafagia, descubrimos que nuestra aventura es sólo una pequeña parte de la historia.

Ahí es donde entra en juego la misteriosa Olija, una princesa oriental, que se encuentra cautiva, un intrigante músico, una raza de esclavos. Se trata de una historia emocionante y bien contada, que nos acompaña en nuestra exploración de Terrafagia.


El loop del juego nos envía de una isla a otra para superar fases de plataformas de unos quince minutos; al terminar volvemos a nuestra base flotante a realizar ciertas mejoras. Podemos aumentar la vida máxima, financiar una expedición para obtener materiales, hablar con algunos marineros.

No hay demasiado progreso incremental, pero es agradable tener un lugar de refugio donde planificar nuestros movimientos. Si estamos atentos, podremos viajar a lugares donde no se ocultan enemigos sino la dama que da nombre al juego y que protagoniza los niveles más curiosos y únicos.

En el centro del archipiélago se encuentra la isla de Marearroble. Allí es donde se reúnen los miembros de la tripulación que hemos rescatado, y podemos ver cómo evoluciona con la llegada de nuevos marinos.

Además de convertirse en nuestro refugio, la isla es el lugar en que recuperar energía, fabricar cartuchos para nuestro mosquete, aumentar nuestra barra de vida con ayuda del alquimista, y cambiarnos de sombrero.

JUGABILIDAD

Con un apartado estético minimalista, en la línea de juegos como Crawl, para evitar distracciones innecesarias, Olija mezcla exploración con una historia que se va narrando poco a poco y que nos deja con una buena impresión, justo tras derrotar a su primer jefe.

Un duelo en el que queda patente de nuevo la importancia del arpón, en este caso de cara a esquivar ataques más rápidos. En cualquier caso, la herramienta principal para encontrar la salida de Terrafagia es el arpón.

Es el centro del juego porque nos confiere una habilidad extraordinaria: siendo un arma mística que es un elemento clave en todo el juego, Faraday puede lanzar el arpón en cualquier dirección y hacer que vuelva a sus manos a voluntad.

También se puede enganchar a determinadas superficies y enemigos pudiéndonos trasladar de un salto al punto donde esta enganchado el arpón siendo muy útil para hacer un ataque rápido y al realizar varios ataques almacenamos combo y nos permitirá realizar ataques más fuertes y utilizar habilidades especiales de sombrero.

Estos sombreros son objetos que tienen habilidades que nos ayudan durante el desarrollo de los niveles, algunos sombreros nos proporcionan habilidades pasivas Y En cada viaje podemos ponernos uno de los sombreros que fabricamos en la base con los materiales recogidos durante la aventura.

La mayoría plantean habilidades que premian el juego ofensivo (por ejemplo, aumentando tu velocidad si mantienes el combo), disfruta de sus poderes únicos y lucir afilado en todas las circunstancias con ellos. Inspirados en las influencias occidentales y orientales, reflejan la diversidad del universo de Olija.

  • Permite absorber puntos de vida de enemigos como si fuera una habilidad vampírica.
  • Otro con habilidades de ataque o activas como ataque de cuchillas giratorias que se podrían activar en el momento q tengamos la barra del combo al máximo.

También contamos con armas secundarias, espada, ballesta (consume flechas), arcabuz (tiene gran potencia y consume cartucho) y por último es espadón (se clava al suelo y luego se el botón de acción, resolviendo puzzles interesantes)

Es un poder que se emplea tanto para fases de plataformeo como para puzles, a veces toca encadenar varios saltos seguidos, en otras ocasiones tenemos que encontrar la manera de abrirnos camino pulsando interruptores y a veces podemos confiar en nuestra intuición para lanzarlo a ciegas a un lugar sospechoso para descubrir algún secreto.

Como toda herramienta, la clave es aprender sus usos y sus particularidades, aunque también funciona como arma, con diferentes movimientos para cada dirección del joystick. Por ejemplo, si pulsamos ataque + derecha lanzaremos numerosas estocadas en horizontal, mientras que con ataque + abajo haremos un movimiento lento de remate que permite cerrar un combo frente a un enemigo derribado.

Sea como fuere, no nos dio la sensación de ser un juego complejo, en parte por lo versátil que resulta su protagonista con los combos y el movimiento de esquiva. Otro tema es saber cómo evolucionará, puesto que el inventario tan solo nos mostraba los objetos que fuimos recogiendo, pero sin opción a interactuar. Y habrá algunos secretos, al toparnos con un pasadizo oculto, explora un mundo misterioso y artesanal inspirado en las leyendas de los marineros y la fantasía.

GRAFICO Y SONIDO

El estilo visual "pixelart" de Olija es minimalista, pero tratado de una forma muy cinematográfica. Tanto personajes como escenarios están recreados con una enorme economía de detalle, como hemos visto en otros "indies" como Superbrothers Sword and Sorcery o en clásicos como Another World.

Precisamente como el juego de Delphine Software (al que encontramos un guiño muy evidente) esto permite un tratamiento cinematográfico de algunos niveles, con el uso de zoom para reforzar las dimensiones de las estancias, la inclusión de elementos en primer plano, o fondos en movimiento (junto a pequeñas secuencias narrativas)

En cuanto al aspecto sonoro, desde el diseño de los efectos, los pasos, tacones al pisar la madera, hojas al moverse, el viento, todo está diseñado con un espectacular mimo, que en concordancia con los ecos y unos graves bien diseñados crean una atmósfera íntima y tenue que casa perfectamente con el resto de apartados técnicos.

La música es algo superlativo. Por supuesto será algo que va a gustos, pero han sabido encontrar una mezcla perfecta en la intersección en la que se cruzan el flamenco, el lo-fi y la música oriental japonesa. De verdad, y es aquí donde más se nota, el buen gusto con el que está llevado a cabo todo el juego es excepcional. Es este apartado, el musical, el que le da ese salto cualitativo para pasar de un notable a un sobresaliente.

CONCLUSIÓN

Olija no termina destacándose en ninguna de sus aristas, pero es la suma de sus factores lo que termina ese encanto que emana la aventura. Hay muchos de nostalgias e influencias implícitas en muchas de sus aristas, y a pesar de sus fallos estamos ante un juego que sabe utilizar sus recursos en pos de garantizar un atractivo constante.

El combate nos dejó más que satisfechos y la imposición de sus escenarios plataformeros nos llevó automáticamente a la niñez. Lamentablemente, la repetición constante de algunos recursos termina chocando contra lo divertido que es controlar a Lord Faraday y llevarlo por todos los rincones de Terrraphage.

LO  BUENO

  • Fácil de entender
  • Música adecuada para el tipo de juego
  • Interfaz sencilla
  • El uso del arpón es genial
  • Su mapa está repleto de secretos
  • Su ambientación es muy llamativa

LO MALO

  • Campaña corta
  • Historia lineal
  • No se pueden usar otros mapas una vez culminada la campaña
  • Demasiado minimalista

NOTA: 75


No hay comentarios.