Análisis: Nexomon Extinction

Llega una nueva entrega de Nexomon. Un RPG de peleas y recolección de monstruos muy inspirado en Pokemon. Luego de varias horas de juego te contamos nuestra opinión.


El 28 de agosto salió a la venta Nexomon Extinction para Switch, PS4 y PC. Secuela de Nexomon, juego indie muy inspirado en Pokémon, pero que intenta innovar en algunas mecánicas. Hay que reconocer que algunas de innovaciones funcionan bien, ¿pero serán suficientes como para atraer a los jugadores de este estilo de juego? 

Algún tiempo después de la historia del primer juego, un nuevo chico está a punto de convertirse en domador. Este chico deberá recolectar nexomones y volverse un gran entrenador, para que junto a otros domadores, puedan hacerle frente a los Tyrants, poderosos nexomones que amenazan la vida del planeta. ¿Nuestro héroe estará listo para tal labor? 


Podemos elegir entre 9 nexomones como nuestro starter, pero eso no nos quita la oportunidad de encontrar a los otros 8 en su forma salvaje en las rutas. Algo muy diferente a lo que planteaba Pokemon, donde la única manera de tener otro starter era mediante cambio. De cierta manera esto nos da un gran abanico de accesibilidad, pero por otro lado quita la magia que hacía especial a nuestro primer compañero de juego. 

El desarrollo del juego se da mediante misiones. Tendremos una serie de misiones principales y secundarias que nos irán marcando el camino a seguir. Las misiones principales no se desvían mucho de la trama y generalmente siempre van al punto, muchas de estas acabando con una batalla o una serie de batallas.  Mientras que las misiones secundarias son más variadas y muchas veces van con hacerle un favor a alguien "X". Aunque siempre nos dejan en claro que es una misión secundaria y no pasa nada si la pasamos de largo. 


El sistema de batalla es muy similar a Pokemon. Una batalla por turnos donde cada Nexomón dispondrá de 4 ataques y habrán elementos más efectivos contra otros. La gran diferencia entre este título y la saga en la que se inspiró es que Nexomon Extinction cuenta con una nueva barra a parte de la de vida, la barra de resistencia. La barra de resistencia se irá gastando cada vez que ataquemos, nuestros ataques no tienen un número limitados de uso, pero por lo contrario requieren de una cantidad de resistencia. Cuando se haya agotado esta barra, nuestro Nexomon entrará en cansancio y no podrá atacar, teniendo que esperar un turno o dos para volver al ataque. 

Para atrapar nuevos Nexomon usaremos Nexotrampas, dispositivos que serán lanzados a estas criaturas previamente debilitadas. Para conseguir un mayor ratio de captura, Nexomon hace este proceso más interactivo, poniéndonos una serie de botones para apretar en orden. Algo importante de mencionar es que solo recibiremos experiencia cuando derrotemos a un Nexomon, no cuando lo capturemos. 


Por otro lado, conforme vayamos subiendo de niveles aprenderemos nuevos ataques y también evolucionarán nuestros Nexomon. Otra cosa que vale la pena destacar es que si bien los primeros Nexomon lucen indefensos y hasta adorables, los Nexomon avanzados y en última etapa de evolución lucen super aguerridos y llamativos, teniendo looks similares a los digimon en su etapa perfecta.  Cada Nexomón tendrá 4 espacios para equiparles mejoras, por lo que podremos subirle algún stats, obstaculizar su vulnerabilidad algún elemento, hacerle ganar más experiencia, entre otros beneficios. 

Eso sí, Nexomon nos presenta un nuevo nivel de dificultad, y eso de cierta manera puede suplir el deseo de los fans de este estilo de juego que no encuentran la dificultad adecuada en Pokemon y lo consideraban super fácil. Nexomon te reta, cada batalla puede significar la derrota. Tampoco recibes experiencia compartida, por lo que no solo basta con poner cualquier Nexomon en tu equipo y esperar a que mejore, todos tendrán que salir a luchar. 



Eso sí, tanto la dificultad como la duración se sienten artificiales. Las batallas contra entrenadores o con Nexomon salvajes nos dejan muy poco experiencia, y siempre nuestro equipo terminará dañado, muchas veces con grandes daños. Por lo que ni bastarán pociones, muchas veces nos veremos obligados a regresar al punto de curación por cada batalla con entrenador que tengamos, volviendo la ruta hacia una misión más larga de lo que debería y más estresante.  Este tal vez sea el punto que más nos desanimó en el juego, porque si no hubieramos estado constantemente regresando por la ruta a curarnos, el juego tal vez nos hubiera durado solo la mitad. 

Por otro lado, los entrenadores de ruta tardan menos de lo deseado en volver a estar disponibles para una nueva batalla, por lo que mientras nos regresamos a curar  y volvemos para la ruta, varios de estos entrenadores ya estarán acosándonos para un rematch, lo que también puede ser desesperante. 



El juego puede durarte un promedio de 30 horas, pero si quieres coleccionar todos los Nexomón posibles, tardarás mucho tiempo reuniendo estas más de 380 criaturas. A diferencia de Pokémon, no hay un sistema de cambio en multijugador, por lo que cambiar los faltantes con un amigo no es una opción. Acá estás solo completamente en tu aventura y para conseguilos todos deberás volver sobre tus pasos una y otra vez, y ser muy paciente. 

Tampoco contamos con un mapa, pero siendo un juego en el que volveremos tras nuestros pasos una y otra vez, quizás finalmente no resulte tan necesario. Finalmente siempre nos guiaremos de mensajes como "anda al sur de tal ciudad", "anda al norte de tal lugar". 

Y aunque nunca llegamos a acostumbrarnos a su diseño de personajes, debemos confesar que cada parte de la historia principal la hemos disfrutado bastante. Tiene una historia mucho más arriesgada que Pokemon, por lo que si venimos de ahí podrá sorprendernos bastante. Lamentablemente es esta dificultad artificial la que malogra toda la experiencia en conjunto.


Gráficamente el juego luce en su mundo abierto como si fuera un port HD de Pokemon Diamante y Perla, aunque en su batalla tiene ya un diseño mucho más parecido a los Pokémon de 3DS,. Eso sí, las animaciones en batallas son muy básicas y simplistas, no resultando casi nada atractivas. 

Lo que más nos llamó la atención es el diseño de sus ciudades y parte de sus mapas. Esto y el diseño de algunos Nexomon logran sobresalir bastante y le dan cierta vida al juego, haciéndolo escapar gráficamente de lo genérico. 

Obvio que en un juego como este hay bastante texto, y algo que se agradece bastante es que el juego llega con textos en español, algo que se agradece bastante y que muchas veces un juego indie no se toma el trabajo de hacer. 



Respecto al sonido, si bien sus efectos de sonido no son más que comunes. Su soundtrack ha llegado a gustarnos bastante, ofreciéndonos algunos temas memorables que ayudan en dar una atmosfera más inmersiva a ciertas zonas. 

Conclusión: 

Nexomon Extinction es un opción muy interesante para quienes buscan más juegos con la formula de Pokémon. Si bien de original tiene poco, aquellos fanáticos de esta receta encontrarán un mundo nuevo que explorar y criaturas realmente fascinantes.

El juego puede tener una gran cantidad de contras como su dificultad artificial o que nos transmite varias veces la sensación de estar jugando un título genérico o clon,  pero teniendo en cuenta que su precio puede llegar a ser hasta la 5ta parte de lo cuesta un juego de Pokémon, creo que cualquier interesado en este tipo de juegos debería probarlo. 

Lo mejor: 

- Más de 380 Nexomon para recolectar
- Textos en español
- La naracción de su historia está bien hecha
- Sirve para calmar la adicción por este tipo de títulos hasta que salga un nuevo Pokémon
- Algunos diseños de Nexomon son muy sorprendentes. 

Lo peor: 

- Dificultad artificial para volverlo más largo 
- Sentir que la progresión de tus Nexomon es muy lenta
- Efectos de animación muy pobres en batalla
- Por más  que se hayan agregado nuevos mecánicas originales sigue sintiéndose una copia


NOTA
70
Análisis hecho con un código de Switch Brindado por PQube*

No hay comentarios.