Análisis: The Last of Us Part II

Fascinante, incómoda, robusta y soberbia, llega la esperada secuela que no solo logra superar al juego original, sino también significará un antes y después sobre lo permitido dentro del mundo de los videojuegos


7 años después del lanzamiento de The Last of Us, el 19 de junio, por fin, estará disponible la esperada secuela, luego de unos cuantos retrasos y adelantos en su fecha de salida. Bastantes polémicas se han visto detrás de su lanzamiento, pero ya lo hemos podido jugar y les podemos dejar en claro, que en realidad valió la pena cada segundo de espera.

Historia

Años después de la decisión de Joel que podría haber cambiado de cierta forma el destino del mundo, su relación con Ellie parece resquebrajarse. Si bien ambos conviven en el mismo pueblo, la distancia entre ellos es cada vez mayor. Ellie tiene un nuevo grupo de amigos frecuentes, Jesse, un joven de apariencia asiatica y su ex Dina (sí, la chica que Ellie besaba en el trailer).

Tras un suceso traumante, Ellie dejará atrás su pacífica vida de pueblo, para abordar una nueva aventura que tiene como motor principal la venganza. Jesse y Dina esta vez serán sus nuevos compañeros de viaje con los que no solo encontrará clickers, runners y otros tipos de infectados, sino que se verá envuelta en medio de una pelea de dos grandes bandos, los Lobos y los Scars. 


Es difícil hablar del juego sin hacer spoiler, debido a su gran carga narrativa. Los sucesos sorprendentes ocurrirán a las 2 horas de haber iniciado tu partida, y aunque en ese momento podamos pensar que ya nada podría sorprendernos luego de eso, mientras avanzemos el juego nos daremos cuenta que no podemos estar más equivocados. 

The Last of Us II es crudo tanto en su historia y en su jugabilidad. El juego no solo consigue hacernos sentir mal por cosas que hemos hecho anteriormente,  sino que llega a ser muy incomodo en un par de momentos. Dos momentos que nos han marcado, pero que realmente fueron sensaciones que hemos vivido por primera vez en el mundo de los videojuegos. Un nivel de incomodidad de no querer seguir adelante, y en los que hemos maldecido a los desarrolladores por trollearnos de tal manera y habernos puesto en tal situación, pero a su vez, los hemos aplaudido internamente por conseguir con la narrativa que estas partes sean tan importantes y fuertes para nosotros. 

The Last of Us Part II es una historia en la que todo parece ir peor mientras avanzamos, donde la situación se vuelve cada vez más oscura y que simplemente terminas esperando que no pase lo peor. The Last of Us Part II te rompe el corazón a cada rato y te deja por entendido que nadie está libre de la muerte. 


Jugabilidad

The Last of Us part 2 toma por heredada gran parte del estilo de gameplay que su antecesor, agregando un par de cosas, pero sobretodo puliéndolo a pincel de una manera artesana, cuidando de tal manera cada detalle para ofrecer una experiencia de juego original, además de distanciarse más de otros shooters en 3ra persona. 

Esta vez tendremos un mejor balance entre armas, aunque seguimos teniendo una adecuada para cada situación. El arco y fecha seguirán siendo la mejor opción para pasar desapercibo, aunque también podremos usar los silenciadores para la pistola; si tenemos un enemigo muy cerca y no tenemos tiempo de apuntar, un escopetazo directo puede seguir salvándonos la vida; mientras que el rifle sigue siendo la mejor alternativa para atacar desde lejos sin que muchas veces los enemigos puedan ver de donde vienen los disparos. 

Sin embargo, en el gameplay tenemos un nuevo protagonista y es el combate cuerpo a cuerpo. Pues, si bien ya estaba presente en la primera entrega, esta vez su uso se vuelve mucho más vital y termina siendo un festín gore a la hora de acabar con nuestros enemigos. No solamente será un sinónimo de ahorrar municiones, sino que por su intensidad y su gran cantidad de animaciones, terminará convirtiéndose, siempre que se pueda, en nuestro modo favorito para acabar con los enemigos. 



El juego cambia mucho mientras avanzamos, pero algo que estará casi siempre presente es nuestro compañero de apoyo. Sea Dina, Jesse u otro, en un 80 o 90% del juego estaremos acompañados de alguien que interactuará con el jugador principal narrativamente y a la hora del gameplay. Si bien en la primera entrega Ellie no era de mucha ayuda para Joel, ahora nuestro compañero siempre será alguien activo en combate. Lo bueno es que no será alguien activo en combate, pero inutil como Sheva en Resident Evil 5, sino que terminará siendo de mucha ayuda en nuestro gameplay, incluso adelántandose una que otra vez en darle el disparo de gracia a algún enemigo. 

Nuestro compañero no será el único poseedor de una IA destacable, pues a nuestros enemigos humanos se les ha otorgado tal personalidad, que no parecen cualquier individuo diseñado en serie, sino hasta podemos creer que cada uno tiene una historia detrás suyo. Y es que nuestros enemigos se alertarán entre ellos cuando ven un instruso, lamentarán la muerte de sus compañeros llamándolos por su nombre (realmente un detalle que humaniza como nunca a los enemigos), y hasta actuarán más feroces contra nosotros luego de haber asesinado a algún compañero enfrente de ellos. 

Nuevamente los protagonistas para el desarrollo de nuestro personaje serán las herramientas para la mejora de armas y las píldoras para mejorar nuestras habilidades. Como en la primera entrega, no hay necesidad de matarse buscando que no hayas dejado ninguna píldora o herramienta atrás, pues tranquilamente podrás completar todas las mejoras en el transcurso del new game+.



The Last of Us part II sigue siendo un juego de progresión por zonas, aunque empieza a coquetear con el mundo abierto. Si bien acá, al igual que la primera entrega, nos encontramos con una serie de zonas para investigar y saquear, en las cuales no podremos volver después de haber cruzado cierta "puerta"; en las primeras horas nos encontraremos en una ciudad desierta en la cual tendremos distintos lugares por investigar sin orden preciso, siendo esto lo más parecido que nos encontraremos a un mundo abierto. Obviamente, después de cumplir nuestro objetivo principal ahí, no habrá forma de volver. 

El ritmo de juego es básicamente momentos de recolección y conversaciones con tu compañero, y posteriormente, pelea contra hordas de enemigos. Básicamente este es el ritmo cíclico que veremos mientras avanza el juego, siempre acompañado con escenas de animación.  De vez en cuando, este ciclo se rompe con alguna huída a caballo, un viaje en bote o un escape en auto, pero este tipo de rompe moldes son muy escasos. 

Por último, los coleccionables siguen estando presentes, pero esta vez no serán comics, sino que deberemos encontrar cartas (al estilo Magic) y más adelante monedas.  Habrá que revisar de arriba a abajo para que no se nos llegue a pasar ninguna. 



Duración y dificultad

The Last of us part II se siente como un juego muy robusto y con mucho contenido, sin necesidad de ser un RPG donde deberemos revisitar zonas y farmear, y tampoco sin tener que hacer uso de algún tipo de multijugador innecesario para extender su tiempo de vida. Este título podría ser incluso el doble de largo de la entrega original, con una duración que va entre las 25 a 30 horas. (Para nosotros fue 28).

La dificultad recomendada para afrontar el juego de entrada es "normal". Es una dificultad justa, no te pondrán las cosas fáciles, y probablemente mueras más de un par de veces, pero tiene un gran balance, recompensando tu estrategia y siendo justo con la cantidad de municiones.  Una vez nos hayamos terminado el juego en Normal, podemos abordar el new game+ ya mucho más preparados, pero ojo que las municiones y suministros serán escasos.


Gráficos y sonido:

Gráficamente el juego es todo una belleza, puede ser que a esta altura los escenarios o diseños de personaje no nos sorprendan, pero hay algo que nos dejará con la boca abierta a todos, sus animaciones. 

El título cuenta con unas animaciones faciales y de movimiento que son increíbles. Cuando vimos aquel trailer de gameplay hace años no creiamos que fuera posible, pero el juego nos calló la boca. Los movimientos en la pelea cuerpo a cuerpo o los últimos golpes, son tan, pero tan variados, que pareciese que cada uno está personalizado para cada enemigo que nos encontramos.

Un escopetazo que le vuela la cabeza al enemigo y  hace estallar su sangre hacia todos lados, un hachazo que se incrusta en la cabeza del enemigo, una bala que nos atraviesa la cabeza, las maneras de morir son muchas veces tan gore para los enemigos y para el propio jugador, que sinceramente hasta podrían darle ideas a NetherRealm para los fatalities de un nuevo Mortal Kombat.



Respecto al sonido, la medalla de oro se la lleva el sonido ambiental. El juego crea un ambiente sonoro envolvente, mucho más disfrutable con headsets o altavoces externos. El sonido ayuda bastante a la concentración en el juego y  es capaz de hacerte sentir tranquilo, como muchas veces consigue que te sientas inquieto y angustiado. Los disparos, los gritos, los pasos, aullidos, las explosiones, todos estos elementos están incluidos ahí de manera artística. 

Las voces de los personajes en inglés son perfectas. Mientras Ellie, Joel y Tommy repiten papel en voces, los nuevos personajes consiguen un nivel similar de credibilidad en voz, consiguiendo transmitir grandes emociones en escenas claves que pudieron ser arruinadas con una voz plana.

Respecto al soundtrack las mejores partes se las llevan los temas vocales, muchos de ellos interpretados por Ellie y su guitarra. Fuera de eso, no hay ninguno que realmente resalte, al menos para nosotros.




Conclusión:

Cuando ponían de candidato a The Last of Us como el mejor juego de todos los tiempos, nosotros siempre dijimos que era una exageración mediática. The Last of Us Part 2 es por donde lo mires mejor que la primera entrega y sería mucho mejor candidato a mejor juego de todos los tiempos, por el sencillo hecho de conseguir romper la barrera sobre lo permitido en el mundo de los videojuegos.

Aunque mejor juego de todos los tiempos son palabras mayores, podemos dar por hecho que hasta el momento es el candidato perfecto para Juego del Año (sorry, Animal Crossing). Un juego extenso e intenso que parece llevarte por un camino que va desmoronándose detrás tuyo. Te hace sentir incómodo, te hace dudar si seguir, pero sobretodo, te hace llevarte una experiencia de la cual sabremos estarás pensando y  hablando por semanas. 

Finalmente, puntos extras porque hay que tener huevos para contar una historia que derribe todo lo que fanboy le hubiera gustado ver en la saga, pese a que eso signifique, quizás, ponerlos en contra. 

Lo bueno: 

-  Dura mucho más que la primera entrega
-  Las animaciones de combate son increíbles
-  El combate cuerpo a cuerpo toma más importancia
-  Historia realmente impactantes y que permanecerán en tu cabeza por días. Les pedimos que por favor no se spoileen. 
- Zonas más grandes que se prestan para la exploración
-  Las IAs de nuestros compañeros los hacen muy útiles
- Cada enemigo vivo tiene un nivel de humanización que nunca hemos visto en un videojuego

Lo malo: 

- Conseguirá deprimirte más en plena pandemia del Covid 19. 


NOTA
100


Análisis hecho con un código brindado por PlayStation Latam*

No hay comentarios.