Trabajadores de Square Enix recuerdan como Nintendo los vetó

"Nuestro principal interés era asegurarnos de que Sony ganara y Nintendo perdiera".



Final Fantasy VII Remake ha puesto a la saga en el ojo de todos los jugadores nuevamente. Recordemos que gracias a este título, el género RPG se volvió popular en occidente y le abrió las puertas a más juegos de este género. 

Sin embargo, el desarrollo del juego original no fueron nada fáciles para Square Enix (Squaresoft en esa época), pues luego del éxito que tuvo Final Fantasy VI, Final Fantasy III para occidente, la desarrolladora buscó subir otro escalón más y la Nintendo 64, que se estaba estrenando con buenos títulos, parecía la opción perfecta.

Lamentablemente la nueva consola de la gran N no cumplía con lo que Squaresoft buscaba en esos tiempos, por lo que la compañía creadora de Final Fantasy y Dragon Quest terminaron mudándose a la tienda de al frente: PlayStation.



Esta decisión causó mucho revuelo y polémica. El abandono de Square a Nintendo es uno de los capítulos más conocidos en la historia de los videojuegos. Sin embargo, lo que no se sabía es hasta qué punto esto sentó mal a Nintendo. En una entrevista a Polygon, varios miembros de Square Enix hablaron sobre el asunto.

El vicepresidente ejecutivo de Square Japan, Hironobu Sakaguchi, comentó: "Políticamente fue un cambio drástico y una gran decisión, pero para mí fue algo natural porque ese era el hardware que necesitábamos para hacer el juego." 

Por su parte, Jun Iwasaki, vicepresidente de marketing, señalaba que la decisión afectó profundamente a la relación con Nintendo: "pensé que era la decisión correcta, pero sí, hubo mucha tensión con Nintendo después." Palabras que eran respaldadas por Tomoyuki Takechi, presidente y director ejecutivo: hubo alrededor de cuatro a cinco años en los que realmente no pudimos hablar con Nintendo. No tuvimos una relación amistosa con ellos."

Finalmente, Shinichiro Kajitani, vicepresidente de Square Enix, añadía: "cuando tomamos la decisión de ir con Sony, durante unos 10 años básicamente no se nos permitió entrar a las oficinas de Nintendo. Desde una perspectiva comercial, nuestro principal interés era asegurarnos de que Sony ganara y Nintendo perdiera, básicamente, porque eso sería mejor para nosotros."



Luego de 20 años hemos podido conocer un poco más de la historia de este ruptura que marcó un antes y un después no solo en Nintendo, sino en la historia de los videojuegos, llegando a ser igual de relevante como la antigua guerra entre SEGA y Nintendo. 



No hay comentarios.