Primeras impresiones: Code Vein

Jugamos la beta cerrada de este título estilo Dark Souls que llegará el 27 de setiembre para Xbox One, PS4 y PC. Acá te contamos nuestra opinión.


Desarrollado por el mismo equipo de Bandai Namco que creó God Eater, llega Code Vein. Un juego con apariencia anime y con la jugabilidad de un Dark Souls, o como preferimos decirle en NSG, "un Dark Souls con monas chinas". 

Por más que nos pegamos con God Eater y nos pareció fascinante en varios aspectos, a grandes rasgos para nosotros era un Monster Hunter genérico. En este caso no sentimos lo mismo, pues, aunque solo hayamos dado una probada del juego, pudimos sentir que Code Vein es algo mucho más grande, consistente y que quiere tomar su identidad propia. 


En un inicio, deberemos crear un personaje. Destacamos que este creador de personajes tiene un sistema muy ampliado y podremos pasar minutos sumando detalles a nuestro personaje. 

Debemos mencionar que se nota el fan service para público japonés, sexualizando a la mujer. Y no es solo en la creación de personaje, pues ya en el gameplay, la cámara libre del juego no tiene límites y las combinaciones de mujeres voluptuosas y falditas pequeñas estará a la orden del día. 

Algo muy importante en un inicio es elegir nuestra clase, esto prácticamente nos hace elegir si queremos especializarnos en ataque a distancia, ser un guerrero de apoyo o especializarte en el ataque. Nuestras enseñanzas Dark Souls nos hicieron recordar "Si eres novato, se guerrero cuerpo a cuerpo", así que fue así como empezamos el juego.


Para eso hay que ponernos en contexto, estamos en un mundo donde está todo en ruinas y nosotros somos un revenant, un tipo de vampiro que necesita "latidos de sangre" (como las almas en Dark Souls) para sobrevivir. Nuevamente deberemos matar enemigos, quitarle sus latidos de sangre y llevarlos a una especie de cristal/santuario (que tendría el papel de las hogueras en Dark Souls) donde los podremos cambiar por experiencia para subir de nivel y además recuperar nuestra salud.

Como sospecharán, si nos matan antes de llegar a este cristal, perderemos toda nuestra experiencia. Aunque no definitivamente, pues podemos regresar al lugar donde nos mataron y recuperarla.  Pero ya se imaginarán que si nos matan por el camino antes de recuperar esa experiencia, esta se perderá. 

En cuanto a los movimientos de pelea, tendremos ataques fuertes y débiles, que podremos usar libremente hasta que nuestra barra de energía se consuma. Luego tendremos que esperar unos segundos para poder volver a atacar. Influye mucho también el tipo de arma que usemos con la velocidad de nuestros movimientos. Armas más grandes y pesadas pueden ser más letales, pero no lo suficientemente rápidas como darle a algunos enemigos.




En dificultad, sentimos el arco inicial mucho más accesible que un Dark souls, pero no podríamos atrevernos a decir nada aún, pues solo hemos jugado a una pequeña parte del juego.

Lo que sí, en la beta cerrada no tuvimos la oportunidad de hacer la prueba online, así que todo nuestra progresión tuvo que ser en solitario. En el lanzamiento del juego, cuando esta esté habilitada, suponemos dará otro tipo de experiencia más dinámica al juego.

En conclusión, se nota que Code Vein no será un lanzamiento más para Bandai Namco. Desde ya, con esta beta cerrada tan anticipada, podemos ver su intención en lanzar algo grande y con mucho contenido. Ese tipo de juego que te hace querer ser explorado hasta el último rincón.

Code Vein sale el 27 de setiembre para Xbox One, PS4 y PC, y les sugerimos lo tengan en su mira. 




No hay comentarios.