Análisis: God of War

Kratos regresa en una épica entrega que resulta ser incluso más de lo que prometía.


Tanto como Nintendo como Sony cuidan bastante sus exclusivos últimamente, por lo que la noticia de un nuevo lanzamiento para una de estas dos consolas supone todo un acontecimiento para el mundo de los videojuegos. Todo aspecto de calidad parece estar pulido métricamente y cuando salen las notas de análisis raramente nos encontramos con un juego por debajo del 8.5. El nuevo título de God of War no puede ser la excepción y desde ya podemos afirmar que será uno de los candidatos para Juego del Año.

La mejor manera de continuar una saga que tuvo un inicio y un final, es la reinvención de esta, y no solo a cuanto historia nos referimos, sino en todo sentido. Atrás quedó el hack and slash puro y duro que solíamos conocer para encontramos con una reunión de géneros y mecánicas que terminan siendo una mezcla de todo lo que mejor ha funcionado en los exclusivos de PS4.


La madurez de Kratos

Kratos y su hijo Atreus son los personajes con los que viviremos esta nueva aventura (posteriormente se unirá otro personaje aunque no completo, pero no detallaremos en eso porque es spoiler). Kratos no es más el ser que mata despiadadamente a cualquiera que se le cruce por su camino, sin importar que sea bueno o malo. Ahora es un ser calmado que quiere vivir tranquilo y al que su única preocupación es cuidar y enseñar a su hijo. Por otro lado, Atreus muestra un interés por salir del cascarón y aprender nuevas cosas.

Juntos empezarán una nueva aventura, la cual también se presenta como un camino de enseñanza para el menor, quien aprenderá a defenderse y pelear por propia cuenta. Todo esto sin saber que la sangre de Dios corre por sus venas.




Explora el Lago de los Nueve y otros reinos

Aunque en un principio el juego parezca lineal y las únicas desviaciones que encontraremos serán para agarrar unos cuantos cofres, luego de unas cuantas horas nos daremos cuenta que estamos ante un juego de mundo abierto, con varios mapas que están esperándonos para ser explorados.

Vale la pena mencionar que la exploración es totalmente opcional y puedes pasarte el juego solo con seguir los puntos de marcado que te indican las misiones principales. Pero de esa manera probablemente solo llegues a conocer el 30% del Lago de los Nueve (mapa principal) y hasta haya un par de reinos a los que nunca llegues a poner un pie.

Está de más decir que te recomendamos agarrar tu canoa y empezar a pasear por el mapa, pues la exploración es uno de los puntos buenos más grandes que trae este juego.

Un juego serio y maduro no necesariamente debe llevar colores opacos


Gráficamente estamos ante lo mejorcito que podemos encontrar en PS4, prácticamente están aprovechando al máximo la potencia gráfica de la consola y veremos cosas que no imaginamos ver en esta generación de consolas, como por ejemplo, la casi ausencia de tiempos de carga en el gameplay en un título tan potente como este.

Un detalle importante a resaltar son los colores. Si por algo se caracterizaba God of War, no era exactamente por sus colores vivos. Ahora la cosa cambia, pues veremos hermosos escenarios llenos de colores que nos hacen pensar que no necesariamente un juego tiene que parecer hecho con escala de grises (como Metal Gear Solid Survive) para transmitir seriedad.

Por otro parte, los detalles gráficos están en todos lados. Desde el espectáculo gore que resulta asesinar a un ogro hasta las batallas con los jefes más aguerridos con coreografías dignas de las mejores películas de acción. God of War parece haber sido revisado minuciosamente en este aspecto, pues se encuentra lleno de detalles que le brindan una originalidad única al título.


Un juego hecho a tu medida

Si solo quieres disfrutar la historia puedes elegir el primer modo, pues este no te supondrá mucha dificultad para terminarte el juego, incluso sin hacer las debidas mejoras a tus habilidades, armas y armaduras.

El modo equilibrado te brindará la experiencia normal del juego. Ahí si será necesario hacerte con las mejoras para enfrentarte cada vez a enemigos más fuertes. Algunos jefes o enemigos probablemente te maten unas cuantas veces,  pero si haces el training debido, pasar el juego no supondrá mucha dificultad.

Posteriormente, en el modo desafío no solo importará hacer las mejoras correspondientes de tu equipo y habilidades, sino también plantearte una estrategia de pelea minuciosa para poder acabar con tus enemigos más aguerridos.

Finalmente, al terminar el juego se desbloqueará el modo God of War donde tendrás que tener una paciencia grande y estratégica milimétrica para salir bien parado.

Un dato importante a aclarar es que en cualquier dificultad de juego puedes liberar todos los trofeos y que no es necesario jugarlo en más de un modo para conseguirte todos.


Un juego que te invita a seguir jugando

Luego de concluir con la historia principal, serás invitado a cumplir un reto más desafiante, derrotar a las 8 valquirias. . Para vencerlas deberás volver a visitar reinos y  darte un paseo más minucioso por el mapa principal. Obviamente para poder vencerlas necesitarás mejorar tu equipo, por lo que tendrás que pasar diferentes misiones y seguir explorando. Todo eso, más el sistema de trofeos,  le suman una importante cantidad de horas a la vida de nuestro juego.



Pese al cambio de sistema, las batallas siguen siendo su fuerte.

God of War es sinónimo de batallas épicas contra jefes y esta entrega no podía ser la expeción. Desde la pelea con el Extraño (su verdadero nombre es spoiler aunque no sabemos bien porqué) veremos una pelea que coreográficamente se puede comparar a las mejores peleas de Dragon Ball Z , aunque tal vez hasta un poco exagerada haciéndonos recordar a Peter Griffin y el Pollo de 'Padre de Familia'. De igual forma, cada batalla contra un jefe se siente única, está llena de sangre y frenetismo.

Aunque a principios manejar el hacha nos parezca un poco monótono, posteriormente mientras vayamos desbloqueando habilidades y combos equipables, veremos que tenemos una gran gama de posibilidades a la hora de acabar con nuestro enemigo. y harán que destrozarlos sea cada vez más divertido. Como si esto fuera poco, ya avanzado el juego podrás usar otra arma.

Un sonido ambiental inmersivo y voces que transmiten mucho

Aunque estamos ante el tipo de juego que en varios momentos opta por el sonido ambiental, la banda sonora esta presente en determinados momentos, situaciones y lugares, acompañando acertadamente momentos concretos.

El sonido ambiental está bien logrado, llega a ser inmersivo, sobretodo si se juega con auriculares.

Respecto a las voces, la opción recomendada es la original en inglés y con subtitulos en español. Acá,  los personajes logran transmitir lo que quieren decir, sumándole la profundidad requerida a un trabajo colosal como lo es God of War. En cambio, las voces en latino pueden logar a ser correctas, pero siguen sintiéndose insípidas, clónicas y sin sentimiento.


Conclusión:

God of War brilla de nuevo en un juego que supera con creces las expectativas de los jugadores.Una prueba más de que no necesitamos invadir nuestros títulos de un jugador con opciones multijugador y DLCs para que sean rentables para los productores y para que nos tengan enganchados a ellos. Nuestro segundo título pronosticado para juego del año (el primero Ni No Kuni 2) y si no queremos que sea el ganador, es porque tenemos la esperanza de que este 2018 nos traiga más sorpresas.


Lo mejor: 

- El modo de combate
- La historia
- Los detalles siempre están presentes
-  Sigue siendo sanguinario
- La reinvención de la saga en general

Lo malo:

- Se acumula bastante exp. en comparación a las cosas en que pueden ser gastadas

Lo malo (que será o suponemos será corregido)

-  Actualización cada día desde el día de salida. "Prender la consola, querer empezar a jugar, ver que hay una actualización que está por descargar y no saber si esperar a que se instale o jugar ya" un poco estresante.
- Hay un bug que hace que a veces no te aparezca el "círculo" de reacción (aunque no hayan enemigos), Me pasó 3 veces en todas las horas de juego,  pero solo en 1 me obligó a grabar y reiniciar el juego. Es un bug espantoso que no te deja saltar,  bajar por la cadena, tomar el bote, abrir cofres o cualquier acción que necesite el botón "círculo", simplemente hace que ese botón de reacción no aparezca.


Nota: 9.3





No hay comentarios.