3 razones para elegir laptops ASUS OLED para este regreso a clases

 Las laptops con pantalla OLED ofrecen los mejores colores y mayor protección ocular para largas horas de trabajo



Durante el último año, el fabricante taiwanés de dispositivos informáticos ASUS, ha lanzado una amplia gama de laptops con pantallas equipadas con tecnología OLED, orientadas a diferentes segmentos, desde productividad hasta creadores de contenido.

El uso de esta tecnología ya se encuentra presente en distintos tipos de dispositivos, como televisores y smartphones, popularizándose por su excelente reproducción de colores, alto nivel de brillo y una relación de contraste extrema que está estrechamente ligada con la forma en que opera esta tecnología, sin embargo, el uso en laptops no está tan masificado.

Las pantallas OLED, sigla que proviene de Organic Light-Emitting Diode (o Diodo Orgánico Emisor de Luz en español), se diferencian de las tradicionales pantallas LCD en la forma en que son iluminadas. 


Las pantallas de tipo LCD requieren el uso de una capa de retroiluminación hecha en base a luces LED, la cual debe estar encendida todo el tiempo, ya sea por completo o en filas, dependiendo de la calidad del panel, para visualizar cualquier tipo de contenido. En estas pantallas, la luz debe pasar por varias capas, entre las que se encuentran filtros de colores RGB que le dan el color a la luz para poder crear una imagen o que bloquean el paso de la luz para crear el color negro.

El principal obstáculo de esta tecnología es que, al momento de representar colores negros, estos jamás se verán absolutamente negros, ya que siempre habrá una cantidad de luz que pase a través de los pixeles, creado tonalidades grises cuyo nivel de oscuridad suele variar dependiendo de la calidad del panel para acercarse lo máximo posible al negro absoluto.

Las pantallas OLED, en cambio, están formadas por una lámina con diodos emisores de luz que, a su vez, están formados por varias subcapas, que incluyen el emisor de luz como tal y refinadores de color que ayudan a mostrar la imagen que vemos en el panel. 

Como resultado, cada diodo OLED es capaz de emitir su propia luz y color, lo que da como resultado una de las principales características de las pantallas OLED: su capacidad para encender y apagar cada pixel de forma individual, dando como resultado colores negros más profundos y un altísimo nivel de contraste.


Publicar un comentario

0 Comentarios