Análisis: Xenoblade Chronicles 3

 ¿Candidato al GOTY? Jugamos Xenoblade Chronicles 3 y es increíble 


 El 29 de julio, Nintendo publico Xenoblade Chronicles 3 para Nintendo Switch. Una nueva entrega de esta franquicia que hasta el momento nos viene brindando títulos impecables.  ¿Ha superado a su antecesor? ¿Es el juego del año? Te lo comentamos a continuación.

Nuevamente nos encontramos en un mundo formado a partir de un titan dormido llamado Aionos. La diferencia de este mundo es que, al parecer las vidas humanas duran 10 años, así que el envejecimiento de estos es casi equivalente al de un perro. Precisamente,  este mundo está dividido en 2 grupos, Keves y Agnus, a su vez divididos en varias colonias, pasando su tiempo de vida en constante conflicto militar. Cada colonia tiene un indicador llamado reloj en llamas, que nos indica cuanto tiempo de vida le queda a la comunidad.

La historia se centra en 6 jóvenes, 3 jóvenes de Agnus y 3 de Keves , que luego de un extraño suceso, sus comunidades empiezan a mostrarse agresivos contra ellos,  por lo que  deberán unirse para salvar sus vidas.  Una conexión surgirá entre cada uno de los 3 protagonistas de cada bando con el contrario, pudiendo crear un vínculo y fusionarse para convertirse en uroborus, una criatura que nos puede recordar mucho a un EVA. Nuestros personajes encontrarán en su viaje a bastantes amigos actuando extraño y atacándolos, y deberán enfrentarse con quien realmente está controlando las cosas. 



Hablar de Xenoblade Chronicles es hablar de mundos abiertos inmensos y horas de horas de juego. Comparándolo con Xenoblade Chronicles 2, muchas cosas han mejorado. En primer lugar, lo visual, Xenoblade Chronicles 2 salía el mismo año de lanzamiento de Switch, no había mucho tiempo para conocer la consola y desarrollar en base a las limitaciones de Software. En cambio con Xenoblade Chronicles 3, los desarrolladores parecen conocer como la palma de su mando la Nintendo Switch, consiguiendo un resultado visual más espectacular, sin tener que bajarle la resolución de de manera horrenda, y sin necesidad de poner todo borroso. Xenoblade Chronicles 3 se ve mucho mejor en todo sentido que su antecesor, y podríamos decir que toca techo a las limitaciones de la consola, aprovechándola de una manera magnífica. 

Siguiendo con la comparación respecto a su antecesor, Xenoblade Chronicles 2 aunque es un juego excelente, cometió el error de lanzarnos todas sus mecánicas complejas a la vez. Xenoblade 3 puede resultar desconcertante para alguien que coge una partida avanzada por unos minutos, pero cuando empecemos nuestra propia partida por primera vez, nos daremos cuenta como el juego nos va dosificando sus mecánicas. Y sí, Xenoblade Chronicles 3 tiene tantas pero tantas mecánicas, tanto en pelea como gestión, que hace  bien en ir mostrándonos poco a poco, todo lo que tienen para ofrecer. Así que no nos sorprenda que en las primeras 20 horas de juego, sigan abriéndose nuevos paneles en el menú o que sigan apareciendo nuevas opciones en batalla.

En esta entrega tendremos 6 personajes principales, los cuales estarán siempre en batalla. Esto es parte para conservar esta nueva mecánica de vinculo, que hará transformar a nuestros personajes por grupos de 2 en uroboros.  Cada uno de nuestros personajes tendrá su propia clase, pero al conseguir el nivel máximo de clase que es 10, podemos cambiar a otra clase para, poco a poco, también dominarla. En principio contaremos con 6 clases, las nativas de nuestros personajes principales, pero luego se nos irán uniendo otros personajes, como un 7mo peleador eventual en el grupo, al que no podremos controlar, y luego de superar ciertas misiones podemos heredar su clase. Así que podremos conseguir 17 clases más. 

El sistema de combate nuevamente opta por hacer el ataque normal automático, dejándonos a cargo de cualquier movimiento salvo este. Cada personaje puede tener hasta 7 artes de batalla, que podrán usarse cuando el circulo de carga se haya completado. De estas 7 artes, una de ellas es llama Arte Personal, la cual es nuestra arte más poderosa, pero también demora más en cargar. También podremos fusionar artes del panel izquierdo con el derecho, para realizar una arte más compleja, pero para eso, ambas artes a fusionarse deben estar cargadas. Algunas artes pueden tener más daño en cierta posición, como laterales o a la retaguardia de nuestro enemigo.

Inicialmente usaremos a Noah y por momentos a Mio, pero posteriormente podremos usar a cualquiera de los 6 personajes a nuestro gusto. Tanto en las batallas, como para movernos por el vasto mundo de Aionos. Los personajes que no usemos en batalla se moverán automáticamente, aunque podremos darles órdenes predeterminadas sobre su estilo de lucha. 


Otra de las mecánicas principales de batalla es el vínculo, en el que dos personajes se fusionan y crean un ser llamado uróboros. Esta mecánica incrementa considerablemente nuestras estadísticas y nos otorga otras artes, pero es temporal. Así que habrá que usarla estratégicamente en cada batalla . Los vínculos para las fusiones son de Noah con Mio, Eunie y Taion; y Lanz con Sena.  Antes de convertirnos en Uroboros también podremos potenciar el nivel de vinculo, usando artes de fusión, y así tendremos mejores stats al convertirnos en Uróboros.

Más adelante, se desbloqueará una segunda forma del uroboros, que toma la forma del personaje del vínculo. Cada una de estas formas tendrá un árbol de habilidades y artes distintas, lo que nos dará más versatilidad de batalla.


Finalmente tendremos un medidor de cadena que se irá llenando mientras peleemos, cuando esté lleno y lo usemos, podremos hacer un ataque en cadena de varias artes consecutivas. Al empezar la cadena, veremos tres cartas de orden, cada una con un bonus distinto y con un una cantidad de puntos tácticos. La idea es ir sumando PTs hasta alcanzar el 100% así podremos lanzar un arte de cadena. Si lo hacemos bien, podremos reutilizar cartas y tener una tanda más de ataques contra nuestro enemigo. Es importante mencionar que en la cadena se va multiplicando el daño y la experiencia. Además también podremos contar con cartas de uroboros, que consiguen ser más agresivas, y si conseguimos vencer al enemigo con una cadena, recibiremos premios adicionales.

Terminando con el sistema de batalla, podremos concluir que su cantidad de mecánicas y su diversidad entre sí, hacen que cada enfrentamiento sea único y muy entretenido.Y si un enemigo nos vence, siempre habrá algo que podremos hacer diferente para conseguir un resultado distinto.


Nuestros personajes irán ganando experiencia y subiendo de nivel como en todo Xenoblade. Si bien no tenemos un árbol de habilidades como los uroboros, aparte de mejorar nuestras estadísticas con cada nivel, iremos desbloqueando ranuras de artes; ranuras para poderes maestros; ranuras para equipar gemas, las cuales nos darán bonificaciones de stats extra;  y ranuras para complementos, que cumplen la función de accesorios equipables. 

En el mapa también encontraremos puntos de descanso, donde podremos tener conversaciones con nuestro equipo sobre información recolectada en las colonias;  podemos usar los puntos de experiencia extra para subir niveles a nuestros personajes; podemos cocinar para tener una bonificación temporal de stats; o cambiar de indumentaria. 


En nuestro viaje tendremos 3 tipos de misiones, las rojas serán las principales y son las necesarias para avanzar en la historia; las amarillas son las misiones de héroe con las que podremos hacer que un séptimo personaje se sume a nuestras filas y que nuestros personajes principales puedan usar su 'clase' en batalla; y finalmente, tenemos las Misiones Normales que vendrían a ser como las secundarias y podremos pasar por alto si deseamos.  Hay que mencionar que hay misiones de Héroe y Misiones Normales necesarias para progresar en la historia. En estos casos, la misión principal nos detallará que debemos completar tal misión de héroe o normal para continuar. 

Habrán lugares en el mapa que no podremos acceder hasta conseguir una competencia determinada. Por ejemplo veremos tirolinas en las que no nos podremos deslizar, tejidos de plantas que no podremos escalar o colinas por las que no podremos subir, hasta conseguir su competencia determinada. 

Nuevamente encontraremos un mundo lleno de una muy diversa fauna. Mientras vamos avanzando en la historia encontraremos  siempre especímenes con niveles cercanos al nuestro (al menos que nos hayamos puesto a farmear como locos), pero también  algunos grandes animales con niveles muy altos, a los cuales será mejor no molestar. 


También veremos 4 tipos de enemigo: Los comunes, los que generalmente estarán repartidos en mayoría por todo el mapa; Los de Elite, que tienen una marca azul a los costados de su nivel, y aunque tengan el mismo nivel que uno común, son mucho más fuertes;  Enemigos Únicos, que tienen una marca amarilla y son incluso mucho más poderosos que los de Elite; y finalmente, los de Suerte que se diferenciar por tener una marca de brillo a los lados del nivel, son igual de poderosos que los comunes, pero te dejan muy buenas recompensas.

Por otro lado, también tendremos un sistema de afinidad con las colonias, que irá subiendo mientras más misiones de su comunidad completemos. Hay distintas recompensas según el nivel de afinidad. 

Puede que esté dejando muchas mecánicas o elementos del mundo por mencionar, pero Xenoblade Chronicles 3 es tan monumental, que probablemente estemos pasando muchos detalles menores por alto en esta review. Y si bien Xenoblade Chronicles 3 es un juego que podría superarse hasta en un promedio de 50 horas, recorrerlo y aprovecharlo bien, nos tomará más de 100 horas. 


Xenoblade Chronicles 3 es un juego exigente, y requerirá de mucho farmeo. A veces tendremos que tomar misiones secundarias por la necesidad de subir unos cuantos niveles a causa de un jefe que nos haga la vida imposible. Si bien es cierto, todas las mecánicas de pelea hacen que siempre podamos intentar algo diferente, si la diferencia con nuestro adversario es aplastante, no nos quedará otra opción que farmear. 

También contaremos con un modo fácil en donde las batallas serán más sencillas, no requerirán de mucha estrategia, y no necesitaremos detenernos a farmear. En modo fácil, incluso, si vamos por lo principal y nos salteamos algunas cinemáticas, podríamos terminar el juego hasta en 40 horas. Por otro lado, si quieres vivir el juego en su experiencia normal, pero se te dificulta mucho una batalla, también podrás pasarte a fácil momentáneamente, y posteriormente volver a normal, sin recibir penalización o menos experiencia. 


Gráficamente el juego aprovecha a tope la potencia de Switch y está perfectamente optimizado. La mejor manera de jugarlo es  en el dock, y si usamos una TV 4K, lo recomendado será jugarlo a una distancia de 3 metros. El juego se luce en 1080p, algo que técnicamente por los detalles del juego pareciese imposible, pero acá se logró, seguramente con alguna tecnología de reescalado interna, no lo sabemos, lo que sí está claro es que la Switch nunca deja de sorprendernos. 

Respecto al modo portátil, el juego va en 720p, y si bien la experiencia en términos generales es buena, cuando hay mucho movimiento, los pixeles de los personajes se ven muy borrosos, sobre todo en batallas con muchos objetos en pantalla. Así que si tenemos un TV a la mano, creemos que la mejor experiencia se vive así, pero en caso quieras disfrutarlo de manera portátil, salvo ese tipo de detalles, sigue siendo una grata experiencia

En cuanto al sonido, se ha tomado este apartado muy en serio, teniendo perfiles de audio para consola, televisor, audífonos o hasta equipos de sonido 5.1. Además podremos modificar cada item del sonido por separado, como subir la música o bajar las voces, por ejemplo. El OST del juego es maravilloso, muy a la altura de la franquicia, yendo desde melodías tranquilas o hasta melodías corales en las batallas mas importantes. El título puede jugarse con voces en inglés y en japonés, siendo ambas excelentes opciones de doblaje. Nosotros nos decidimos por las voces japonesas, pero este es uno de los pocos casos en los que no podemos decir cual es mejor. 


Conclusión: 

Si tuviera que elegir la mejor entrega de la franquicia, estaría en una eterna duda entre Xenoblade Chronicles 3 o Xenoblade Chronicles X. De lo que no hay duda es que Xenoblade Chronicles 3 es uno de los mejores juegos de este año, y si no existiera Elden Ring, también sería el mejor RPG del año. 

Un juego monumental, lleno de cosas por hacer y con un sistema de batalla complejo, pero increíblemente bien implementado.  Si nunca has probado un Xenoblade Chronicles, este título también es una excelente puerta de entrada, por la manera en que te dosifican la introducción de cada mecánica, y porque no necesitas haber jugado otra entrega para entenderlo. Así que lo consideramos una compra indispensable para todo poseedor de una Nintendo Switch

Lo bueno:

- Una de las mejores entregas de una franquicia excelente

- El sistema de batallas es el más entretenido hasta el momento

- La cantidad de clases

- Las batallas con los uroboros y las cadenas

-  Se ve mucho mejor que Xenoblade Chronicles 2


Lo malo: 

- En el modo portátil ,en las batallas, los personajes pueden perder bastantes pixeles. 



NOTA
99/100

Análisis hecho con un código para Switch brindado por Nintendo*

Publicar un comentario

0 Comentarios