Análisis: The King of Fighters XV

SNK nos trae la esperada nueva entrega The King of Fighters, ¿estará a la altura de su mítica saga?



SNK publicó este 17 de febrero el esperado The King of Fighters XV para PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox Series X|S y PC vía Steam y Epic Games Store. Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión final. 

The King of Fighters regresa luego de casi 6 años, con una entrega continuista, pero que se encarga en pulir todos los detalles para el competitivo desde el día 1, pareciendo muchas veces una entrega más dedicada para los fanáticos acérrimos, que hacia el público en general. Contamos esta vez con 39 personajes, los que se han ido revelando poco a poco con mucha anticipación y siendo casi en su totalidad, caras conocidas. Además, como en la imagen inferior nos sugiere,  se espera a que lleguen, al menos 13 personajes DLC más. 


Como mencionamos, este es un juego enfocado en lo competitivo, y si bien para los jugadores asiduos esto es un gran acierto, los jugadores ocasionales pueden encontrar muy poco para progresar y  mantenerse dentro de él. Tenemos un modo historia que puede terminarse en 30 o 40 minutos, un panel y escenarios totalmente desbloqueados desde el inicio, y los únicos desbloqueables son temas para el DJ Station (tipo un reproductor de música),  coleccionable más enfocado para el seguidor fiel. 

Si bien alguien nuevo en el juego podría apoyarse del típico machacabotones para defenderse en unas cuantas peleas, la diferencia de ello a pelear sabiendo lo que haces es muy amplia. Podríamos decir que The King of Fighters precisamente es una de las  sagas de peleas que menos recomendaríamos para que tus amigos o visitas puedan lucirse contra ti o alguien que ya conoce las mecánicas. Eso no significa, que no recomendemos el título a jugadores nuevos,  sino que estos deberán tomarse el tiempo de pasar, al menos, parte del completo tutorial, y así estar listo para convertirse en el Rey de las Peleas.


 
El sistema de combate es muy similar a su antecesor, tenemos 4 botones de ataques básicos, 2 de puños y 2 de patadas, con diversas combinaciones con las direccionales para poder hacer combos. Las batallas son generalmente recomendadas de 3 contra 3, pero también nos deja abierta la posibilidad de jugar con un solo peleador. Tendremos una barra de guardia para que ninguno de los dos peleadores abusen de la defensa, y también la barra de energía, que utilizándola puede mejorar momentáneamente nuestro ataque, para cancelar un ataque enemigo o para realizar un ataque especial EX. 

Esto sumado a acciones como lanzamiento, contralanzamiento, arremetida,  cancelaciones climax, cancelaciones avanzadas, supercancelaciones, contrataque, movimientos especiales, movimientos super especiales y max, tendremos un gigante abanico de combinaciones que hacen de este juego, una joya en el ámbito competitivo, digno de sus antecesores que brillaron tanto en ese ámbito como en los arcades. 

Entre los modos de juego offline tenemos tres modos: Versus, Historia y Entrenamiento.  En el modo offline podemos jugar contra el CPU o con un amigo con un segundo mando en la misma consola, ya sea en equipos de 3 jugadores por equipo o en batallas individuales de 1 contra 1. El modo Entrenamiento estaremos ante un adversario inmóvil, con el que podremos probar nuestras mecánicas de combate, además de en el menú darle acciones a la CPU, como atacarnos o defenderse. 


Respecto al modo historia nos presenta unas cuantas cinemáticas que envuelven 8 peleas, 6 peleas tradicionales y 2 peleas contra jefes (personajes no elegibles). Si bien es cierto, las peleas contra los jefes son destacables y retadoras, este modo historia desaprovecha todo lo demás; escenas de video predeterminadas, no importa a quien elijamos en nuestro team, prácticamente el mismo recorrido e historia sin importar a quienes elijamos. El único motor que podría motivarnos a terminar la historia de nuevo con otros personajes, son desbloqueables para el DJ Station (reproductor de música).  

Sobre la dificultad de este modo historia, generalmente es muy sencilla. Ya de por si los 8 enfrentamientos no son muy difíciles, incluso los jefes finales pueden ser vencidos fácilmente con ciertos patrones en la dificultad normal. Aún así, como si estuviéramos en un arcade con dinero infinito, tendremos la oportunidad de volverlo a intentar una tras otra vez.  Y si esto fuera poco, cada nuevo intento podemos elegir algunos parámetros a nuestro favor, como nuestra barra de energía llena o menos vida para el adversario.



Respecto a los modos online, tenemos las Partidas Casuales, en la que el resultado de la batalla no alterará nuestro Rango, mientras que en las Partidas de Rango, sucederá todo lo contrario. También tendremos la oportunidad de armar o entrar a una determinada sala por si queremos combatir con alguien en especial. También contamos con un apartado para modificar nuestro perfil, para ver la clasificación, para ver repeticiones de combate y para entrenar de manera online. 

El juego online es sobresaliente, no tardamos nada de encontrar un match y pasar a otro. La conexión siempre se nos ha mostrado estable, pero lo más destacable es que cuando hay un pequeño lag, la imagen se paraliza un extracto de segundo para ambos jugadores, lo que impide al rival tomar ventaja de ese pequeño error de conexión. El juego nos recomendará jugar con alguien cercano a nuestro rango y en nuestra misma región, pero podemos fácilmente a cambiarlo para buscar conexión con personas de cualquier parte del mundo y en cualquier rango. 

Finalmente entre las otras opciones del menú principal tenemos el Tutorial, DJ Station, Misiones, Galería (Cinemáticas y Voces) , Opciones y un acceso directo a Microsoft Store para adquirir contenido extra. Entre ellos destacamos el modo misión que nos retará a hacer diversos desafíos, según el personaje que elijamos; y tutorial, apartado que recomendamos completar paso a paso, sobre todo si eres nuevo en el juego.


Respecto a la duración, creo que el fuerte está en el online y también puede ser divertido por mucho tiempo si tenemos alguien más con quien jugarlo en modo local; por otro lado si jugamos en solitario, la magia puede acabar rápido, y desgraciadamente el juego tampoco se preocupa de tener muchos incentivos de desbloqueo para tenernos pegados cuando se nos olvide pagar el online o hayan problemas técnicos de conexión en nuestra cuadra. 

En cuanto a la dificultad, respecto al modo offline, es variable entre 1 al 5. El juego lo pone en 3 como dificultad predeterminada, que vendría a ser una dificultad normal. Esta dificultad pude ser muy sencilla para alguien que ya tenga experiencia en los controles, así que necesitas rivales más retadores, solo deberás ir a las opciones. 




Gráficamente, el juego luce muy cuidado y marca una notoria mejora en las texturas y movimientos de los personajes, además de escenarios con más color y con un poco más de vida. No obstante, no sorprende y aunque por detrás de otros títulos de lucha de los últimos dos años, como Mortal Kombat 11 o Guilty Gear Strive. Nosotros lo jugamos en una Xbox Series X y el juego se mueve a 4K con 60 fps estables. Dado que el juego tampoco goza de un gran músculo gráfico, era de esperarse que los 60 fotogramas por segundo se mantengan hasta en los momentos más intensos, esperemos que en PlayStation 4 y Xbox One corran con la misma suerte. 

Respecto al sonido, cuenta con OST a la altura como siempre, con un catálogo variado de temas de distintos géneros e incluso algún que otro vocal por ahí. Los efectos de sonido también son todo lo que podíamos esperar de un juego de lucha de renombre. Mientras que en las voces, solo se cuenta con voces en japonés, pero dado el tipo de juego, tampoco necesitamos más. 



Conclusión: 

The King of  Fighters XV  es sin duda una secuela a la altura, y que mantendrá viva a la franquicia y en el centro del ámbito competitivo, al menos por toda esta generación de consolas. No es un evolución, pero consigue mejorar y pulir varios puntos. Tanto en mecánicas de pelea como en opciones online, el juego se luce muy sólido y hasta consigue ser referente. Respecto a las opciones offline, sigue teniendo un espíritu de arcade, sin mucho énfasis en la progresión y los desbloqueables


Lo mejor:

- 39 personajes y se esperan, al menos 13 más
-  El sistema de batalla es muy satisfactorio cuando sabes lo que estás haciendo
-  Un modo online sólido y adictivo
- Consigue mantener el espíritu de siempre
- Un tutorial bastante completo


Lo malo

- Hay pocos personajes nuevos en este panel de personajes
- El modo historia decepciona bastante


NOTA
83/100

Publicar un comentario

0 Comentarios