Análisis: Xenoblade Chronicles Definitive Edition

Luego de casi 100 horas de juego te contamos nuestra opinión de esta remasterización casi remake 


Hace 10 años llegó a Wii el RPG más robusto de la plataforma, un juego tan grande que tuvo que optar por un disco de doble capa. Xenoblade Chronicles no solo se convirtió en el mejor RPG de la consola, sino que también en uno de los juegos de rol mejor valorados de todos los tiempos. Este año llegó una remasterización del juego, que no solo opta por mejorar totalmente los escenarios, sino que también le da un gran lavado de cara al diseño de los personajes. 

Xenoblade Chronicles nos cuenta la historia de un mundo donde los continentes son dos gigantes inertes que tiempo atrás pelearon en un largo conflicto. Con el tiempo, la vida nació en ambos cuerpos inertes, dando nacimiento a los Humas en Bionis y a los Mekon en Mekonis, además de todo un amplio ecosistema de seres vivientes. Paradojicamente, los Bionis y Mekon habitan en constante rivalidad.

Shulk es un joven común y corriente, que tras un ataque a su pueblo natal por parte de los Mekon, se verá envuelto en un largo camino en búsqueda de justicia. Aunque eso no es todo, pues su relación con el arma legendaria Monado, parecerá indicar que Shulk podría ser alguien especial. 




Esta es, en amplios rasgos, la historia que nos invita a descubrir un inmenso mundo abierto donde nos esperan entre 70 a 150 horas de aventuras. Con una larguísima historia principal y cientas de misiones secundarias, Xenoblade Chronicles es un título que realmente parece imposible provenir de una consola como Wii. 

El mundo del juego es increiblemente grande. Solo la pierna de Bionis, que es solo una locación, llega a ser hasta más grande que el mapa de Ocarina of Time. Quizás los mapas no sean tan interactivos en físicas como otros títulos, pero cada zona tiene su propio ecosistema. Distintos plantas, distintos animales, distinto clima; en Xenoblade nos encontramos con un mundo que parece real, donde animales viven con sus crías paseando por el campo, donde los herbivoros no te atacarán al menos que tu empieces, o donde un animal más débil a tu nivel evitará inicialmente empezar un conflicto contigo. 




El mapa es super amplio, recorrerlo a pie puede ser muy divertido, pero posterioremente si ya hemos tanteado la zona, preferiremos usar el viaje rápido, al menos que tengamos algo que hacer en ese lugar. No obstante, siempre hay motivos para volver a lugares ya visitados más de una vez, ya sea para cumplir una misión, conseguir materiales, entregar materiales, visitar una tienda, tomar nuevas misiones o para tener las muy útiles conversaciones entre personajes. 

En nuestro equipo tendremos hasta 7 personajes jugables, pero solo podrán entrar 3 en batalla, y a su vez, solo podremos controlar a uno, mientras que los otros dos atacarán controlados por la IA. Aunque claro, podemos darle pequeñas indicaciones como alejarse, acercarse o atacar a tu objetivo. 

Nuestros personajes, a parte de subir de nivel,  pueden equiparse distintas partes de armadura y armas, con las cuales podrán mejorar sus stats. Todos los personajes pueden cambiar de armas mientras avanza la historia a excepción de Shulk, quien tendrá la Monado en todo momento, solo que está irá despertando su poder. Los tipos de armas también se dividirán en categorías, mientras las comunes no tienen nada adicional, las raras tendrán urnas para depositar cristales de mejoras. 

Estos cristales podremos conseguirlos llenando nuestro colecciopedia o también creándolos por medio de materiales y piedras preciosas. Mientras más afinidad tengan los personajes que crean este cristal, tendrá mejor acabado. 



En las batallas podemos movernos libremente y atacar automáticamente cada cierto tiempo, pero fuera de eso tendremos una serie de artes, que podremos utilizar cada vez que la barra circular se llene. Estas artes pueden ser mejoradas con puntos de habilidad, pero para conseguir mejoras intermedias y avanzadas de aquella arte, necesitaremos comprar u obtener los libros de arte. Shulk tiene una gama adicional de artes, que pertenecen a la Monada, podremos usar una de estas artes especiales cada vez que el círculo del centro se llene. 

También podemos hacer un ataque en combo cada vez que la barra superior izquierda llene sus tres cuadros. Como resultado de eso conseguiremos un super ataque nocivo, pero ojo que si tenemos todos los cuadros vacios no podremos revivir a ningún compañero ni ellos podrán revivirnos a nosotros, dando el fin de la partida. Mientras más ataques realizemos, más se irá llenando esta barra. 

Por último, pero no menos importante tenemos una barra de afinidad con cada uno de los personajes entre sí. La afinidad entre los personajes irá subiendo mientras más misiones cumplamos o mientras más conversaciones opcionales tengamos, pero paradójicamente, para poder tener estas conversaciones, requeriremos cierta afinidad base.



La dificultad del juego es regular. Habrán batallas que nos harán doler la cabeza y nos obligarán a farmear un poco y hacer misiones secundarias. Se supone que la mayoría disfrutará el juego, por lo que desviarte de la historia principal para hacer cosas secundarias es algo que amaremos muchos. Si es que no tienes mucho y quieres avanzar por la historia sin necesidad de farmear mucho, se ha habilitado un modo relajado donde las batallas serán mucho más fáciles. 

Por otro lado, el juego trae un modo experto, que no viene a ser un modo difícil, sino más bien uno en el que nosotros podemos manejar nuestra experiencia recibida. Uno en el que toda la experiencia ganada la tendremos ahí esperando para poder aplicarsela a nuestros personajes manualmente. 

La duración del juego base a comparación de la duración original, ha disminuido. Esto en gran parte a que más objetos se marcan en el mapa para guiarnos hacia donde ir. Además de un super útil marcador que te va diciendo que ruta tomar para poder llegar a tu objetivo. Esta opción puede habilitarse o deshabilitarse, pero si estás perdido o quieres ahorrar algunas horas, te invitamos a activarla. 



Gráficamente nos damos con un inmenso salto a la versión de Wii, como si todos los gráficos fuera renovados sobre el molde. Todo sigue estando en su lugar, cada casa, cada montaña, cada NPC, pero todo logra verse tan renovado, que hasta parece que la potencia de la Switch no le hace justicia. Tal como está el juego podrían modificarse las texturas para ser reproducido en una hipotética Switch pro a 1080 p, o una hipotética consola next gen en 4K. 

Respecto al sonido, la banda sonora sigue teniendo los mismos temas solo que ahora la tenemos remasterizada, con una calidad superior muy disfrutable con headsets o parlantes exteriores. Si eres de los más nostálgicos, también puedes optar por poner la banda sonora sin arreglos, tal cual como en Wii. 




Futuros conectados: 

Como si todas las mejoras en el juego no fueran suficientes para volver a pasar por caja para comprar el juego, Xenoblade Chronicles Definitive Edition nos trae Futuros Conectados, una expansión que nos transporta algún tiempo después de los hechos sucedidos en el juego base. Es importante mencionar que si bien respecto para entender la historia si es necesario haber jugado primero el juego base, si decidimos ir directamente por Futuros Conectados no tendremos ningún problema, pues se creará una partida por separado.  Así que no tendrás que preocuparte por el nivel de Shulk o compañía, entre otras cosas.

Futuros conectados tiene una duración de entre 15 a 25 horas. Esta historia en la que solo tendremos a Shulk y Melia de nuestro team original, está precisamente centrada en Melia,  dándole un cierre digno a su arco argumental.  Nuestros nuevos compañeros serán 2 noppons, pero no cualquier tipo de Noppons, sino que los hijos de Riki.  Ellos tendrán las habilidades necesarias para suplir la ausencia del resto de nuestro team. 

Esta expansión simplifica muchas mecánicas del juego original, pero no deja de ser atractiva y adictiva. Aunque lo mejor es que no se limita a crear otra historia en los mismos escenarios del mapa original, sino que nos avienta a un gran número de zonas inéditas que nunca antes habíamos pisado.

                                                       


Conclusión:

Xenoblade Chronicles Definitive Edition es exactamente eso, la edición definitiva. Si aún no has jugado este titánico RPG, es el mejor momento para hacerlo. Si ya lo jugaste, seguramente disfrutarás todos los cambios respecto al original. Por último, si ya lo jugaste y no quieres volver a invertir 100 horas, comprarlo solo para jugar su expansión Futuros conectados, ya de por sí vale la pena.

Un inmenso juego de rol, que 10 años después, se conserva muy bien y sigue luciendo majestuoso. Recomendado para todo el poseedor de una Nintendo Switch. 


Lo bueno: 

- Escenarios renovados, nuevo estilo en el diseño de personajes.
-  La expansión Futuros conectados toda una sorpresa
- Los marcadores de camino hacía tu objetivo, realmente un añadido necesario en estos tiempos. 
-  Sigue siendo el gran RPG de hace 10 años 

Lo malo:

- La Switch le queda corta. Esperemos que el mismo juego pueda reproducirse con mejoras en una hipotética Switch pro.



NOTA
95

No hay comentarios.