Análisis: Summer in Mara

Jugamos Summer in Mara, y luego de varias horas de juego, te contamos nuestra opinión




Hoy te traemos el análisis de un juego indie desarrollado por el estudio español Chibig, en lo que podemos decir es una grata sorpresa para todos. El juego ya se encuentra disponible es steam para PC, PS4,  Switch y Xbox One. 

Historia:

Summer in Mara nos cuenta la historia de Koa, una niña que, apenas siendo un bebé, naufragó en el océano de Mara. Ella fue criada por su abuela Yaya Haku, de quien solo sabe que es su abuela y las enseñanzas por el respeto a la naturaleza que nos ha enseñado, pero una vez empezando su aventura de la mano de Napopo, no solo conocerá más de la historia de su abuela, sino también descubrirá un sinfín de aventuras.

Koa vive en la isla pequeña rodeada de historias y mitos sobre los guardianes, pero una vez crece, se embarca a la aventura en su lancha, iremos conociendo nuevas islas en el basto mar de Mara, piratas y una raza alienígena malvada llamada “Los Elit”, que buscan aprovecharse de los recursos de Mara y dañar la flora y fauna de esta misma.

A lo largo de la historia iremos conociendo nuevos personajes fuera de su isla, con las cuales haremos frente a la raza malvada de los Elit.



Jugabilidad:

El juego inicia con un tutorial, donde vemos a una Koa muy niña y conocemos a Yaya Haku, la cual empieza enseñándonos las mecánicas en las cuales está basada el juego, como son el Farming, la gestión de recursos y la construcción de herramientas o materiales necesarios para diversas cosas.

En cuanto al Farming, para recolectar diversas materias primas existen diferentes mecánicas, desde un simple golpe para recolectar frutas, hasta un elaborado martillo para recolectar minerales. Cada recurso natural tiene ciertos requisitos para poder adquirirse, lo que hace que en todo momento tengas cosas que hacer para conseguir esos recursos.





En cuanto a la gestión de recursos, el tutorial te enseña la importancia de la naturaleza y el favor que brinda en Mara, es por eso que para recolectar madera debes talar un árbol para luego sembrar otro y mantener el equilibrio del ecosistema, contamos con tierras cultivables que nos brinda otra fuente de recursos, como alimento que nos puede mantener con la energía necesaria para continuar con las aventuras.

Definitivamente esta es una gran apuesta del estudio en este apartado, ya que es muy diferente a la gestión de recursos a las que nos tiene acostumbrado otros títulos que manejan esta mecánica, las cuales solo se basen en recolectar lo necesario sin mantener el principio de equidad entre el hombre y la naturaleza.



En cuanto a la consunción de herramientas, en la casa de Koa, tenemos un taller donde podemos fabricar herramientas de diversas utilidades, un pico para sembrar, un hacha para talar o un martillo para picar minerales y construir estructuras. Cada actividad en Mara requiere de herramientas, pero estas herramientas tienen niveles, por las cuales se te hará imposible poder obtener algo si no traes contigo la herramienta necesaria.




El sistema de comercio sirve para poder conseguir monedas de oro que requerirás en algún momento, puedes vender cualquier recurso que hayas recolectado, así como lo que tú hayas podido fabricar. Además, también puedes comprar diversidad de materiales para fabricar otras, semillas que te podrán dar otra diversidad de recursos. En ese aspecto, el juego está bien equilibrado.

El sistema de misiones en el juego tiene un papel importante, y es que gracias a estas conocemos la narrativa de la historia, conocemos a diversos personajes que nos cuentan cosas sobre el mundo. Además de buscar que cada misión ayude a lograr que Mara sea un mejor lugar. 




El juego es fluido en todo momento, no hay presiones para el jugador, todas las misiones son para desarrollarlo en el tiempo que se desee hacerlo, lo que genera que se pueda disfrutar de las aventuras aún más.

Si hay un punto negativo en el juego, que es mínimo, es la gestión del tiempo. El reloj del juego avanza muy rápido, por lo que dificulta completar misiones que requieren de dirigirse a otras islas con un sistema horario establecido.

Por ejemplo, en la isla central de Mara, Qälis, el banco de la ciudad tiene un horario de atención establecido, si a eso le sumamos que 1 segundo para nosotros son 2 minutos en el juego, o 1 minuto para nosotros son 2 horas en el juego, hace que sea un poco tedioso.

Sin embargo, también puede funcionar como un correctivo de prioridades, es decir, el juego puede querer enseñarte a planificar las cosas y darles prioridad a algunas más necesarias que otras. Aun así, el tiempo transcurre demasiado rápido.

El cuanto al mapa hay dos puntos que tratar, el positivo, el cual es el mapa de navegación en el bote y el mapa cuando no estamos en el bote.

Cuando navegamos, aparece un radar en la esquina inferior derecha que nos muestra nuestra dirección con una brújula indicando el norte, sur, este y oeste, además de las dimensiones de las islas cercanas, lo cual es muy bueno, ya que sabemos cómo guiarnos al momento de navegar.

Sin embargo, el mapa cuando no estamos en el bote es todo lo contrario, no nos permite saber en qué parte de la ciudad estamos, por lo que es un poco difícil guiarse al momento de ir a los lugares necesarios, sin mencionar que el mapa no está a simple vista como al navegar por el mar de Mara.


Gráficos:

La ambientación del juego es muy bonita, las texturas de colores parecen pintadas a mano con acuarela, las texturas de los personajes son muy buenos. Los fondos del recorrido del personaje están bien optimizados. Las acciones realizadas en el transcurso del tiempo son bastante fluidos, y si bien a primera vista parecen gráficos infantiles, el mensaje que engloba el juego te hace pensar dos veces si en realidad así lo es.



Música:

Una gran parte de que la ambientación de juego sea hermosa, es debido a la música que se usa en ella, una música relajante y variada que hace que las misiones de larga duración sean relajantes de hacerse. La música juega un papel importante en el desarrollo de la historia de un videojuego, es fundamental, y en Summer in Mara cumple con creces. 

La banda sonora del juego te cautiva con las melodías implementadas con cada dialogo que se inicia, es decir, al recibir una misión o terminar un dialogo que desencadena en una, la melodía cambia y todas son agradables al oído.

Conclusiones:

Si bien es cierto que el juego puede parecer infantil, la profundidad del mensaje que transmite no lo es. El juego busca crear una conciencia ambiental y critica el capitalismo actual que solo busca tener beneficio a costa de la naturaleza.

Siguiendo ese ideal de respeto por la naturaleza es que están implementados las mecánicas de recolección y gestión de recursos, así como la fabricación de herramientas y estructuras.

El juego te garantiza horas y horas de diversión en ambientes hermosos, la narrativa del juego te permite conocer más a fondo sobre la historia de Mara y de los personajes que vamos conociendo con el paso de la historia.

Hay puntos negativos, como en todos los juegos, pero en este caso, estos puntos se pueden sobre llevar, en gran parte gracias a las grandiosas melodías con las que cuenta el juego.


Lo bueno:

  • Profundo mensaje sobre la naturaleza.
  • Música genial.
  • Muy buena ambientación.
  • Mecánicas de juego fluidas.
  • Sistema de misiones con propósitos.


Lo malo:

  •          Transcurso de tiempo muy rápido.
  •          Un mapa que no es proporcional en tierra que en mar. 


NOTA: 
85 



No hay comentarios.