Análisis: Fire Emblem Three Houses

Luego del gran Fire Emblem Fates del 2015 y Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia del 2017, la valla que se había puesto la saga era muy alta. Sin embargo, Fire Emblem Three Houses da un paso adelante y se postula como la mejor entrega hasta la fecha. 



Fire Emblem Three Houses es el debut de la saga en Nintendo Switch. Un juego que nos presenta caminos diferentes de como empezar a abordar la historia, por lo que propone un promedio de 200 horas de duración, si es que queremos superar los 4 caminos del juego y lograr completarlo en su totalidad.

El juego tiene lugar en Fódlan, el cual está dividido en tres naciones rivales que ahora se encuentran en paz. En el centro se encuentra el Monasterio de Garreg Mach, hogar de la Iglesia de Seiros y de la Academia de oficiales. Nuestro personaje principal, ya sea hombre o mujer, será el nuevo profesore profesor de esta academia, debiendo elegir a que casa quiere representar:  Las Águilas Negras, los Leones Azules o los Ciervos Dorados.

Cada casa tendrá su propio líder y su propio grupo de estudiantes, que se dividen inicialmente, entre nobles y plebeyos. Aunque posteriormente podrás reclutar a tu bando a estudiantes de otras casas, las situaciones y eventos principales estarán protagonizados con los miembros de la casa que has elegido. 

Por suerte, antes de tomar esta dura decisión, podremos conversar y conocer a todos, mientras recorremos las instalaciones de la academia.

...


El juego está dividido en 22 capítulos, en cada una de las tres principales rutas, la cuarta, constará solo de 18 capítulos y contará las cosas de un punto de vista más lejano.

Generalmente cada capítulo estará dividido en un mes. Dentro del mes generalmente tendremos clases regulares y no tendremos control de los personajes, a excepción de los lunes que pasarás pruebas a tus alumnos, los domingos que tienes día libre, el día que sucede la batalla principal del capítulo (que generalmente sucede en la última semana) y alguna fecha especial como un cumpleaños o evento. 



Los días en los que podremos aprovechar para hacer cualquier actividad son los domingos, pero habrá que saber elegir qué hacer. Cada domingo podremos elegir, si queremos hacer batallas secundarias, explorar la academia, descansar o dar seminario (solo recomendable si el animo de tus alumnos les permite querer recibir clase). A parte, podremos aprovechar libremente para entrar en las opciones de comercio o dar exámenes de aptitud para promocionar algún personaje a otra clase.

Si tenemos la consola conectada a Internet y tenemos una suscripción a Nintendo Switch Online, también podremos ver qué opción de las 4 eligió el resto de jugadores del mundo cada domingo. 



En la sección batallas contarás con puntos de acción que determinarán cuantas veces podrás luchar. Hay 3 tipos de estas escaramuzas: opcional; petición, peleas necesarias para cumplir una encomienda; y anexo, batallas relacionadas a las historia de los personajes secundarios. Cada batalla nos gastará un punto de acción, excepto algunas de las opcionales que ya han sido superadas, que quedarán como opción de entrenamiento, pudiendo superarse gran cantidad de veces sin gastar puntos.

En la sección de exploración podremos recorrer la academia a nuestra voluntad, realizar encargos, visitar las tiendas, cocinar, comer, pescar, cantar en el coro, responder cartas, cultivar, participar en torneos, conversar con los personajes, tomar el té, entre otras actividades. Ojo que ninguna de estas actividades carecen de razón de ser, pues con ellas podremos mejorar nuestro nivel en armas y habilidades, mejorar los lazos de nuestros estudiantes o mejorar nuestro animo para recibir clases en los seminarios. 



Finalmente, en los seminarios, podremos dar una serie de tutorías a nuestros personajes, depende su estado de animo. Así podremos mejorar la habilidad que nos convenga subir.

El sistema de batalla 

Fire emblem vuelve con su sistema tradicional de batallas, aunque también le suma algunas novedades. Nuevamente estamos entre un RPG de casillas por turnos donde enfrentaremos nuestro ejercito de personajes contra un ejercito enemigo, y cada vez que estos ataquen, se producirá una secuencia donde los ataques dependerán de nuestras estadísticas contra las del enemigo.



Nuevamente contamos con armas cuerpo a cuerpo y armas a distancias, además de existir distintos tipos de unidades, habilidades y armas, dándole el toque estratégico por el que se caracteriza la saga Fire Emblerm.





El gran añadido de esta entrega son los batallones, ejércitos que contrataremos para acompañar a cada estudiante. Estos nos darán la posibilidad de realizar algún ataque especial o alguna acción de support. Lo importante es que cuando atacan nuestros batallones, el enemigo no tiene oportunidad de contratacar. 



'Lugarteniente' es otra de las novedades, y esta viene a reemplazar el support de anteriores entregas que juntaban a dos unidades en una, mejorando las estadísticas en la batalla de quien va adelante.  Sin embargo, lugarteniente está limitado a una sola unidad en un principio, pero conforme avancemos el juego podremos tener más lugartenientes para ser añadidos a otras unidades. 

Finalmente, ataque coordinado viene a reemplazar al ataque en el que dos unidades contiguas atacaban juntas, con la excepción que este ataque ahora podrá realizarse con más de 2 unidades



Nuevamente estamos ante un Fire Emblem en el que las armas se gastan, por lo cual será importante pasar por la armería de vez en cuando o mandar a reparar nuestras armas. Por suerte, las magias no corren la misma suerte, esta vez.

Sistema de clases: 

El sistema de promociones, esta vez por suerte, es muy parecido al de Fire Emblem Echoes (incluyendo las clases del DLC).  Nuestros estudiantes empezarán como nobles o plebeyos, y podrán ir promocionando a distintos niveles de clases: básicas, intermedias, avanzadas y supremas.

Para rendir el examen para pasar a cada una de estas clases, deberemos cumplir cierto de requisito de nivel y tener cierto nivel de aprendizaje en cierta arma o habilidad. Las clases se dividen en:

Clases iniciales: Noble / Plebeyo
Clases básicas: Mirmidon/ Soldado/ Luchador/ Monje
Clases intermedias: Mercenario/ Ladrón/ Soldado acorazado/ Jinete/ Forajido/ Arquero/ Mago/ Sacerdote/ Caballero pegaso/ Matón/ Mago Oscuro/ Lord*  (solo el líder de la casa puede ser lord)
Clases avanzadas: Campeón/ Espadachín/ Asesino/ Caballero bastión/ Paladín/ Jinete Wyvern/ Guerrero/ Tirador/ Animista/ Obispo/ Obispo Oscuro* 
Clases supremas: Paladín Wyvern/ Ejecutor/ Jinete Pesado/ Caballero Arco/ Caballero oscuro/ Caballero Sacro/ Maestro Guerrero/ Gremory

Hay otras clases especiales como: Bailarín, Sacerdote , Emperador,  Lord Wyvern, Barbarossa y Grand Lord, las cuales no detallamos para no dar spoilers. 



Una historia con grandes giros de trama

Si bien es cierto, la historia es un tema que Fire Emblem siempre tiene bien manejado, Three Houses se pone un paso adelante con una historia llena de momentos memorables y giros de trama que te dejarán con la boca abierta.

Lo mejor será abarcar la historia sin conocimiento previo e ir descubriendo cada traición y cada revelación mientras avanzas con la trama. Es importante mencionar, que aunque la historia es entendible en una sola pasada, para poder disfrutar al 100% de ella, deberás jugar las 4 rutas.



Fire emblem Three Houses también cuenta con muchas más escenas de videos que cualquier entrega anterior. Además de hacer las escenas de conversaciones mucho más dinámicas de lo acostumbrado, usando más animaciones en las escenas.

Un poco más accesible y fácil que sus predecesoras

Es normal que en su intento a llegar a más personas, algo como la dificultad tenga que ser alterada. Si bien anteriormente, Fire Emblem Fates Conquest era retador y no para todo el público, teniamos a la mano Birthright, lanzamiento contemporaneo que proponía una experiencia más amigable. Fire Emblem Three Houses tiene una dificultad para ser amigable para todo público, pero también cuenta con las opciones necesarias para volver las cosas todo un infierno, en caso busquemos una experiencia más exigente.

Como los últimos títulos, contamos con un modo en donde nuestros personajes reviven en la próxima batalla. Aunque igual, proponemos a los jugadores que se enfrenten al título en el modo clásico, en el que una vez muere tu peleador, no revivirá. Ya que cuidar a nuestras unidades en batalla, es el factor estratégico que hace divertido al juego y sin él, el proceso de batallas puede llegar a ser algo que hagamos de manera automática.

Si nos paramos a entrenar al menos 2 domingos al mes, hacemos los seminarios, cocinamos y hacemos otras actividades que mejoren nuestros stats, pocas serán las batallas que nos resulten realmente retadoras, pues si hemos cuidado bien a nuestras unidades en el transcurso del juego, serán imparables.

Ya si quieres probar algo más retador, te invitamos a jugarlo en modo difícil, y recordar los momentos de locura vividos en Conquest o en las entregas de Super Nintendo.



Gráficos y sonido:

Fire Emblem Three Houses es un salto gráfico frente a sus predecesoras, pero por momentos nos hace pensar que no se están llevando los gráficos al límite de la consola, sobretodo cuando vemos algunas bordes de sierras.

En realidad no sabemos si es parte de la propuesta o si es culpa del hardware de la consola, lo cierto es que esto no molesta para nada en el juego, pero en un primer momento no podemos dejar 
que nos llame la atención.

El estilo gráfico en batallas es similar a Fire Emblem Radiant Dawn, proponiendo miniaturas realistas, en vez de las figuras chibi que se acostumbran en los FE de portátil.

Por otro lado, se nota que el sistema de menús y textos están adaptados para el juego de sobremesa. Cuando la pongamos en portátil veremos los textos de menús apenas visibles, por la cantidad de información que varias veces se maneja en pantalla.

Respecto al sonido, Three Houses es uno de los que presenta las mejores alternativas de Soundtrack, siendo uno de los mejores, pero sin superar a la memorable banda sonora de Gaiden/Echoes.




Conclusión:

Fire Emblem Three Houses es inmenso y ambicioso. Un paso adelante para la saga Fire Emblem y que la pone a la mano de cualquier tipo de público. Con una historia bien hecha,  jugabilidad adictiva y una monumental cantidad de contenido, este será un título que te tendrá pegado al menos 100 horas. 

Lo mejor:
- Historia bien contada y con grandes giros de trama
- La cantidad de clases disponibles y que la clase suprema ya no sea DLC.
- Tener la posibilidad nuevamente de entrenar a nuestras unidades con batallas libres.
- Los personajes.
- Sumamente divertido
- Incluye voces en japonés, por si no te convencen las de inglés
- Realmente todo lo que propone el juego

Lo peor:
- Bordes de sierra en ciertos momentos del juego (si esto se arregla con una actualización, vamos por el 10)

Nota:
9.9/10

No hay comentarios.