google.com, pub-8473834906162025, DIRECT, f08c47fec0942fa0

Cinco aspectos a tomar en cuenta antes de comprar un monitor

¿Qué se debe tener en cuenta antes de comprar uno? A continuación, expertos de LG Perú, brindan cinco recomendaciones



 Hace medio siglo se presentaron por primera vez los monitores y, en ese entonces, no transmitían gráficos ni colores, y su tarjeta gráfica traía tan solo 4KB. Con el tiempo, estos se hicieron más asequibles y comenzaron a utilizarse como dispositivos de entretenimiento, así como se volvieron una herramienta esencial para el ámbito laboral y educativo.

En los 2000, la llegada de las laptops generó un cambio en el consumo de las computadoras de escritorio, debido a su practicidad y ligereza. Sin embargo, el auge de los videojuegos y la evolución de la tecnología en los últimos años, han hecho que los monitores vuelvan a tomar el protagonismo con versiones más evolucionadas.

Actualmente, existen más de cinco tipos de monitores en el mercado peruano, entre ellos, los IPS, LED, Ergo, UltraWide o los reconocidos monitores gamers. Pero, ¿qué se debe tener en cuenta antes de comprar uno? A continuación, expertos de LG Perú, brindan cinco recomendaciones:

Tipo de uso:

Este es uno de los primeros aspectos a considerar antes de realizar una compra. ¿Para qué quiero un monitor? ¿Cuál es el uso que le daré? ¿Dónde lo ubicaría? Existen decenas de modelos, pero entre los usos más comunes están el doméstico, educativo, laboral o gaming.

Tipo de panel:

VA o IPS. Esta característica es una de las principales influyentes sobre el precio del producto. Los paneles VA (Vertical Alignment) son conocidos por su alta relación de contraste y negros profundos, ideales para películas y juegos oscuros. Por otro lado, los paneles IPS (In-Plane Switching) transmiten colores precisos y un amplio ángulo de visión. Esta segunda opción, por ejemplo, es excelente para diseñadores gráficos, editores de video y fotógrafos, ya que ofrecen una mejor reproducción de color.

Tasa de refresco:

La tasa de refresco o frecuencia de actualización se mide en Hz y significa la cantidad de veces que el monitor puede actualizar la imagen en un segundo. Los monitores gamers más evolucionados, como el modelo 27GP750-B UltraGear de 27” de LG, tiene 240Hz, mientras que, un monitor convencional está alrededor de los 75Hz. Esta característica es indispensable sobre todo para el público gamer que busca una experiencia de juego más fluida.

Tiempo de respuesta:

Se refiere al tiempo que tarda un píxel en cambiar de un color a otro, y se mide en milisegundos (ms).

Los monitores con un tiempo de respuesta más rápido pueden mostrar imágenes más nítidas y claras durante las escenas de movimiento intenso, lo que es importante para los gamers. En cambio, los que tienen un tiempo de respuesta más lento suelen mostrar imágenes borrosas, con tearing o ghosting. Un monitor convencional suele tener un tiempo de respuesta de 5ms, mientras que un monitor gamer 1ms.



Tamaño y resolución:

Los monitores tienen una medida entre las 19” y 49”, pero esta elección de tamaño dependerá del uso del usuario. Para un uso diario en casa, se recomienda utilizar un tamaño promedio de 25”, sin embargo, si el consumidor tiene un perfil de diseñador gráfico, generador de contenido, trader o incluso analista de datos, un monitor curvo de 49” es el ideal, ya que el espacio de trabajo puede ser manejado de una manera más eficiente. Por otro lado, los monitores gamers suelen tener entre 27” y 31.5”, ya que, una pantalla muy amplia, podría distraer su foco de atención al momento de jugar.

Respecto a la resolución, las más comunes son la Full HD (1920 x 1080), Quad HD (2560 x 1440), Ultra HD y 4K (3840 x 2160). Cuanto mayor es la resolución del monitor, más píxeles y claridad tendrá la imagen. No obstante, los monitores de alta resolución también pueden ser más exigentes en términos de potencia gráfica, por lo que es importante asegurarse de que el hardware sea capaz de manejar la resolución elegida.

Adicionalmente, dependiendo de las necesidades del consumidor, este puede verificar que el monitor cuente con ciertas características, como compatibilidad con G-Sync de Nvidia o FreeSync de AMD. Asimismo, se recomienda revisar la conectividad del equipo, como las entradas HDMI, USB o incluso los puertos para el micrófono o mouse.

Publicar un comentario

0 Comentarios