Análisis: Smurfs Kart

Ya jugamos el título de karts de los Pitufos, y te contamos nuestra opinión.

Escribe: Valliant

Para los que somos de la generación que creció con los Pitufos, viendo sus aventuras y la gran cantidad de sus personajes icónicos como Papá pitufo, Pitufina, Pitufo chef, etc. Hemos podido apreciar la evolución y como estos han logrado sobrevivir al tiempo con sus distintas entregas. 

IMPS y Microids trae Pitufos Kart, un juego de carreras de estos personajes pequeños y azules. Llegando de manera exclusiva para Switch, estando disponible desde el 15 de noviembre. 

Antaño ya hubo otras entregas de juegos de Pitufos para otras consolas, por ejemplo, hubo un Smurf Racer para Play Station 1, que intentó en su época competir con los muchos juegos de carrera que estaban saliendo para la plataforma como Crash Team Racing o Muppets Racemania. 


Partamos primero por lo importante, la jugabilidad. Al iniciar Pitufos Kart nos podremos encontrar con dos modalidades, solo player y multiplayer. En el primero podremos encontrar 3 copas, en las que podremos ganar dos copas en cada carrera. Una en la jugabilidad normal y otra en modo espejo. Luego está el modo velocidad en el que el juego aumenta su dificultad. El juego por el momento no cuenta con un modo historia o algún modo alternativo. 

Luego en el modo multijugador se podrán jugar estos modos mencionados con un máximo de 4 jugadores locales. Ahora, una vez comienzas la carrera, antes de que termine el conteo del inicio tendrás una barra donde tendrás que calibrar apretando el botón de acelerar que es A en el mando, intentando de que este termine en la zona verde para poder iniciar con un boost. En el transcurso de la carrera habrá zonas en las que podrás encontrar cajitas de regalo las cuales tendrán poderes, en estos habrá poderes para dañar al enemigo y poder beneficiarse uno mismo. 

Dependiendo del personaje que elijamos uno de estos poderes pueden llegar a ser característicos de cara Pitufo. El objetivo obvio siempre será terminar primero para poder ganar la copa de oro. Al ganar, podremos desbloquear sticker ilustrados de la serie que podremos ver en un álbum en el panel del menú principal. 



Entrando al lado estético, el juego contiene unos modelados bonitos, aunque los escenarios a veces se pueden notar un tanto sosos, está lo suficientemente pulido como para que no se sienta malo. Desde el Smurf Racer de PS1 los diseños de los autos ha mejorado mucho, cada auto tiene detalles muy cuidados de cada Pitufo. Por lo general casi todos los escenarios estarán alrededor del pueblo pitufo, así que la mayoría de los escenarios estarán ambientados en la naturaleza, a excepción en los que podremos ver a ciclopes y el castillo de Gargamel. 

Eso si, hay un punto a favor que se lleva el diseño de los mapas y es que en muchos podrás encontrar caminos alternos y atajos para poder ganar ventaja, eso si algunos tienen cierta dificultad acceder a ellos.  Las mecánicas de los ataques y la conducción siento se quedan algo cortas.


En los ataques, los bases son la hoja para poder dar un boost, esta también tiene una versión triple, la bellota que sirve como el caparazón de mario kart, al igual que el anterior se puede conseguir tres, una abeja amarilla que funciona como el caparazón rojo, una abeja roja que sirve como el caparazón azúl aunque este solo afecta al jugador que esté en primer puesto y finalmente un escudo que repele poderes. Estos de cierta manera causan una ligera dificultad pero la IA necesita mejorar un poco.

 Dentro de todo, las mecánicas de la conducción se sienten fluídas, dependiendo de las curvas pero hay ciertas físicas como al caer o hacer ciertos derrapes que se siente un tanto lentas y poco naturales. Como si se estuviese en gravedad baja. 

Los sonidos de los carros y los ataques y la musicalización son agradables, te da la ambientación justa para poder sentir que estamos en un lugar en miniatura. Aunque eso sí, puede que haya una que otra canción que pueda ser pegajosa. 

Conclusión: 

Si bien es complicado redefinir lo que ya se conoce como juegos de carrera y sobre todo teniendo a Mario Kart en la cima, Pitufos Kart apostó por la formula segura, aunque esto no es malo del todo. Si bien para un jugador veterano las carreras pueden ser algo sosas, para un niño pueden llegar a ser muy entretenidas y también pasar el fanatismo por los pitufos a la siguiente generación. 


Lo bueno 

Tiene un ambiente y diseño bonito

Las carreras no se sienten tan fáciles

Los mapas son divertidos y tienen secretos

Lo malo 

El multijugador puede mejorar

Puede llegar a ser algo soso para jugadores curtidos


NOTA 

69/100


Publicar un comentario

0 Comentarios