Análisis: Garfield Lasagna Party

 El famoso gato naranja amante de las lasagnas vuelve junto a otros personajes en un juego de tipo party. Aquí te contamos nuestra opinión.

Escribe: Mauricio Lazón

Una de las caricaturas más reconocibles es la de Garfield, aquel felino cuyas primeras apariciones las hizo en revistas, cuando aún la historieta tenía el nombre de Jon (su dueño) y no la de Garfield. Rápidamente este personaje fue ganando gran popularidad en su país de origen, pasando a tener una serie animada, que quizás sea la forma en la cual muchos le conocimos, y otra cantidad inmensa de productos como ropa, souvenirs y, claro, videojuegos.

 La historia de Garfield en videojuegos se remonta hasta la Atari 2600, en una edición que nunca vio la luz debido a problemas de la compañía, pero que se lanzó como ROM luego. Con casi más de 20 juegos basados en el gatuno, este 2022 nos trae uno más, ahora con el nombre de Garfield Lasagna Party. Lanzado el pasado 15 de noviembre a cargo de Microids, el juego es de temática party, jugando en un espacio al estilo de un juego de mesa y completando diversos minijuegos para ganar la partida. Garfield Lasagna Party se encuentra disponible para ordenadores Windows y macOS, y en consolas lo tenemos en PlayStation 4 y PlayStation 5, Xbox One y Xbox Series X S y en Nintendo Switch.



En Garfield Lasagna Party no empezaremos con alguna historia que nos explique el origen de la competencia en los personajes, pero para ser sinceros, tampoco se siente necesario en un juego que está ligado completamente al aspecto de jugar en un grupo de amigos. Una vez que elijamos participar en la carrera de la lasagna, tendremos cuatro personajes a disposición para elegir: Garfield, Odie (el perro que comparte hogar con Garfield), Arlene (una gata que está enamorada de Garfield a pesar que éste la rechace) y Nermal (autoproclamado el gato más lindo). 

Lo ideal con este juego, y en realidad con todos los party, es jugarlo con la mayor cantidad de personas posible para disfrutar de este. La competencia consiste en terminar los minijuegos para conseguir lasañas, aunque a lo largo de esta encontraremos obstáculos y demás situaciones que harán que la partida varíe de gran manera.


El juego en total cuenta con 3 modos de juego. La principal, la Carrera de la Lasaña, que es nuestra partida normal, donde elegimos dificultad y también duración de la partida a nuestra conveniencia. Luego tenemos el Desafío de la Lasaña, donde elegiremos un minijuego para jugar con amigos o podremos ir practicando nuestra capacidad frente a la IA. Finalmente tenemos la Gira Mundial de la Lasaña, un modo donde crearemos una partida con la cantidad de minijuegos que queramos y competiremos para conseguir la mayor cantidad de lasañas.

 Todos estos modos se pueden jugar en multijugador de manera local, con capacidad de hasta cuatro jugadores. Lamentablemente, no existe modo multijugador en línea para este juego, salvo que lo hagamos a través de alguno de los modos de compartir que disponen tanto consolas y ordenadores. Uno de los aspectos que quizás decepciona es que solo tengamos 4 personajes disponibles a elegir. Admito, no conozco la historia de Garfield a fondo, pero seguramente 2 o 3 personajes más era posible agregar al juego, incluyendo también forma de que la partida se realice con más personas.


La jugabilidad del modo principal es bastante simple, como se espera de un juego party. Cada turno tiraremos un dado para ir avanzando en el tablero. Una vez lanzado el dado, todos tendrán un tiempo para elegir un objeto y alterar el resultado del lanzamiento. Esto puede ser como penalización (de parte de los otros personajes) o como un beneficio (de parte de tu personaje). Estos incluyen reducción de movimientos, monedas o obligar a volver a lanzar el dado, y tienen un costo respectivo de monedas o gratis si los tienes en tu inventario. Una vez resuelto esto, iremos avanzando por diversos espacios que contienen trampas o situaciones que influyen en el juego. Por ejemplo, existen casillas donde tendremos que levantar una carta, similar a Monopolio con sus cartas de casualidad y arca comunal. En este caso, las cartas primeras (de color azul) te darán una bonificación o penalización para todos los personajes, mientras que las segundas (color rojo) son bonificaciones o penalizaciones solo para quien levanta la tarjeta. Otras casillas con efecto incluyen beneficios como lasañas extras o penalizaciones como retrocesos o perder monedas. Además en algunos puntos elegiremos nuestro propio camino, lo cual puede alterar lo que encontremos a nuestro paso.

Después de que cada jugador juegue su turno, pasamos al modo minijuego. El juego elige uno al azar, y aquí competiremos todos para alcanzar el mayor puntaje en la menor cantidad de tiempo posible. Los juegos van desde los clásicos de seguir el patrón de movimiento o vencer en una carrera frente al resto de personajes. También hay minijuegos que se realizan por rondas, como el juego del hueso, donde vemos otros personajes del universo Garfield como Jon Arbuckle. En este caso los minijuegos siempre serán todos contra todos, y no uno contra todos, como ocurre en otros juegos como Mario Party. Una vez terminado el minijuego, cada jugador recibe una cantidad de lasañas y monedas según su desempeño en la partida. El objetivo del juego será llegar al final con la mayor cantidad de lasañas posible y proclamarse como el ganador de la Carrera de la Lasagna.



La dificultad del juego recae mayormente en los minijuegos, que son la principal fuente de lasañas que tendremos, aunque también vemos por momentos una IA bastante agresiva en el sentido que siempre intentará quitarnos movimientos en nuestro turno para ir frenando nuestro avance. Antes de empezar la partida, podremos elegir entre tres niveles: fácil, normal o difícil. Si quizás quieres primero tantear las cosas, empezar en fácil no estaría nada mal, aunque sinceramente al tratarse de minijuegos bastante enfocados en diversión entre amigos, no existe un reto grande en la dificultad. Aunque ciertamente, algunos juegos tienen algo más de complejidad y no siempre la descripción será suficiente para saber qué hacer en nuestro siguiente paso.

El aspecto sonoro del juego es algo realmente poco memorable. La música que escuchamos al inicio suena como cualquier canción de stock que oímos en algún comercial y el resto de canciones en el juego van por el mismo camino. Hay efectos de sonido incluídos para las acciones que realizamos pero nada resaltable. Lo que no tiene el juego completamente son voces. Esto definitivamente hubiera sido un agregado bastante entretenido para el juego, ya sea para que los personajes digan alguna frase en son de burla cuando ganan o alguna frase de lamento cuando pierden monedas o lasañas. En cuanto a gráficos, el juego no luce mal, estando completamente basado en la reciente serie The Garfield Show, que incluye gráficos en 3D a comparación de los gráficos más de caricatura que tuvo la serie de los años 90. Las animaciones incluso están bastante bien realizadas, a pesar de que sean pocas y en su mayoría están para acompañar el menú principal.


Conclusión

Garfield Lasagna Party sorprende con  este formato de tipo party. Los minijuegos son entretenidos y tenemos una gran variedad de ellos. Es una buena alternativa si queremos disfrutar de un momento de risas con amigos, ya sea en el modo carrera o simplemente eligiendo alguno de los minijuegos individualmente. Los gráficos del juego están bien y son muy similares a los de la última serie del gato naranja. Sin embargo, el punto flojo del juego lo pone la poca cantidad de personajes disponibles, incluyendo también el hecho de solo tener un tablero en el juego que no varía para nada. La música también es poco memorable y no cuenta con ningún trabajo de voz para sus personajes. Pero quizás la ausencia más notable es no tener un modo de juego en línea, lo que hace que la única forma de compartir con amigos sea estar en el mismo sitio o jugarlo a través de la nube. Garfield Lasagna Party no se siente como un mal juego, pero compitiendo en una categoría contra Mario Party se siente bastante lejos de este en cuanto a calidad y contenido. Sin embargo, como un título para tener y jugar casualmente con amigos está bastante bien.


Lo bueno:

- Gran cantidad de minijuegos disponibles.

- Gráficos similares a la serie oficial del juego.

Lo malo:

- Ausencia de modo en línea.

- Sin música de la serie o voces de personajes.


NOTA

75/100

Análisis hecho con un código de Switch brindado por Microids*

Publicar un comentario

0 Comentarios