Análisis: Realme C35

 Probamos este elegante dispositivo de entrada de Realme, y luego de un par de semanas en nuestras manos, te contamos nuestra opinión



El 27 de abril se lanzó oficialmente en Perú el Realme C35, dispositivo de gama de entrada con un diseño que no tiene nada que envidiar a la gama media. El equipo se pone a la venta a un precio sugerido de 859 soles y está disponible en verde brillante y negro brillante. ¿Vale la pena? Te lo contamos en las siguientes líneas.

Especificaciones: 

El Realme C35 tiene un procesador Unisoc T616, 64 GB de almacenamiento y 4 GB de memoria RAM. Cuenta con una batería de 5000 mAh que soporta carga rápida de 18 W  y una pantalla IPS LCD FHD+

Respecto a sus cámaras, en la parte trasera tenemos la cámara principal de 50 MP con f/1.8 de apertura, una cámara macro de 2 MP a f/2.4 y un sensor de profundidad de 0.3 MP con f/2.8; mientras que en la parte delantera tenemos una cámara selfie de 8MP con f /2.0. Para la grabación de video, el máximo es de 1080p con 30fps con la cámara trasera y 720p con 30fps con la selfie. 


Primer contacto con el Realme C35

El Realme C35 llega en la distintiva caja amarilla de los equipos de gama de entrada y media de la marca. Dentro de la caja encontraremos el equipo Realme C35, manual, garantía, cabla de carga USB tipo C  y el cargador de 18 W.

Estamos ante un equipo que se siente sólido en todo sentido. Posee bordes y partes trasera de plástico, aunque la parte trasera cuenta con una textura similar al vidrio y que genera cierto reflejo. La pantalla está cubierta con Panda Glass, que es una buena alternativa al conocido Gorilla Glass. Puede que el dispositivo no sea tan cómodo para nuestras palmas, pero definitivamente da sensación a un equipo premium., aunque estamos hablando de uno de entrada. 

El dispositivo tiene unas medidas de 16.44 centímetros de largo, 7.56 de ancho y 0',81 de alto, con un peso de 189 gramos. El Realme C35 cuenta con una pantalla que ocupa el 90.7 % e incluye el notch de la cámara en la parte superior central, pegada al borde. El botón principal de acción se encuentra en el lateral derecho del equipo y sirve también como sensor de huellas digitales; en el lado izquierdo tenemos los botones direccionales y de volumen, y la ranura para la SIM y Micro SD; finalmente, en el lado inferior, tenemos las bocinas, el conector USB tipo C y un jack 3.5 mm para audífonos. 


Un juego de cámaras en el que destaca su cámara principal

Dentro de su juego de cámaras destaca la principal que tiene un gran desempeño, tanto en exteriores como interiores iluminados. Respecto a la cámara selfie, podemos conseguir resultados decentes, pero en interiores va ser difícil hacer una foto que consiga buena representación de texturas. 

La interfaz de la cámara es sencilla y super intuitiva. Al ser un dispositivo de entrada, enfocado al público menos exigente o usuario casual, es super importante que este tipo de interfaz sea lo más sencilla posible. Ahí creo que Realme coloca un gran acierto. Entre las opciones principales de la interfaz tenemos "video", "automático" que podría entenderse como el modo foto normal, "vertical" que vendría a ser un equivalente al modo retrato, y "Más", donde encontraremos los modos secundarios.

Respecto al modo automático, la cámara no usará los 50 MP máximos que ofrece sino 12.5 MP, pero gracias a esta reducción podremos usar técnicas postprocesado como HDR, efectos de imagen como retoques faciales o un reconocimiento de escena por IA. Si queremos usar los 50 MP, nos tendremos que olvidar de todos estos extra, pero como resultado tendremos una foto, que aunque en pantalla luzca igual a la de 12.5 MP, resaltará sus diferencias a la hora de hacer el zoom. Podremos encontrar el modo 50 MP en las opciones "más" de la cámara.

Modo automático X1


Modo automático X4


Como habrán leído en las especificaciones no contamos con lente tele, por lo que el zoom de nuestra cámara, que puede llegar hasta X4, será un zoom digital. Como podremos ver arriba, mientras la foto sin zoom mantiene excelente detalle, la foto en X4 es medianamente decente, pero parece hecha con una cámara VGA. Si hablamos de situaciones con menos luz, los resultados llegan a ser catastróficos, por lo que se recomendaría no usar este zoom salvo sea realmente necesario. 

Respecto al video. Como mencionamos, podremos grabar a 1080p con 30fps con la cámara principal y a 720p con 30 fps con la selfie. Como es de esperarse, en esta gama, no contamos con estabilizador. No obstante, la calidad de video obtenida con ambas cámaras nos ha sorprendido gratamente, pudiendo conseguir resultados muy buenos, hasta en situaciones de poca luz. 

En cuanto al modo vertical, que podríamos llamar también modo retrato, lo interesante en él es que nos permitirá jugar con la apertura manualmente, una gran opción para hacer retratos con fondos difuminados. Acá podremos acceder a una apertura mínima de f/.0.95, pero hay que tomar en cuenta de que a este extremo estamos hablando de grados virtuales.


Modo Macro 

Modo Noche

Entre las opciones secundarias de la cámara encontraremos Modo ráfaga; el Modo filtro, en el que podemos seleccionar distintos filtros de tonalidades, colorizaciones y saturaciones; el Modo Lapso de Tiempo, con el que podremos convertir varios minutos de grabación en solo segundos; el Modo Pro, solo utilizable en fotos y no en video; Modo Panorámico; Modo 50 MP, el que nos ofrecerá una foto de gran resolución, pero sin hacer uso de las opciones de IA; Modo Macro; y el Modo Nocturno. 

Respecto al Modo Macro, como podemos ver en la foto de arriba, podremos conseguir grandes resultados en exteriores. El problema es que en interiores la cosa cambia. Al tener un sensor de solo 2MP, el ruido que se genera al tener el ISO más alto en situaciones de poca luz, se hace muy notorio,  por lo que recomendaríamos usar este modo solo en situaciones con bastante luz. 

Por otro lado, el Modo Noche puedo sernos útil en situaciones con luz tenue, pero en tomas de poca luz y para tomas muy abiertas, como la que vemos arriba, no se desempeña muy bien. Igual como modo complementario para dispositivo de gama de entrada, no está nada mal. 


EL procesador Unisoc T616 consigue un gran desempeño dentro de la gama de entrada

En cuanto al gaming, el procesador Unisoc T616 nos ha dado una grata sorpresa. Tendremos un dispositivo que nos servirá para jugar de todo, claro que en resoluciones modestas. Aunque nos ha sorprendido poder, incluso, jugar de manera fluida Genshin Impact o el nuevo Diablo Immortal. No llega a ser un equipo pensado para gaming como el Realme 9i, ni tiene una app de optimización como este, pero salvo muy contadas excepciones, es un dispositivo que lleva muy bien este tema. 

Specs detalle en Call of Duty Mobile

Specs en Genshin Impact

Specs en Diablo Immortal

Detallando las imágenes de arriba, en Call of Duty Mobile hemos podido jugar de forma fluida en calidad gráfica media con cuadros por segundo en alta. En Genshin Impact podemos jugar tranquilamente en calidad baja, pero tendremos uno que otro tirón, y si queremos jugar de manera más fluida, deberemos hacerlo en calidad muy baja. Respecto a Diablo Immortal, hemos conseguido gran desempeño en resolución media a 30 cuadros por segundos, aunque hemos notada pequeñas bajas de frames, pero nada que consiga malograr la experiencia.

Respecto a la temperatura, cuando forzamos el equipo llega subir un poco esta, pero no llega a ser molestosa. Si bien el agarre del equipo es algo incómodo en vertical, sostenerlo en horizontal para jugar es mucho más agradable al tacto. Esto y su gran batería de 5000 mAh, conseguirá que podamos pasarnos horas jugando tranquilamente. 

Una muy agradable pantalla IPS LCD Full HD+


El Realme C35 cuenta con una pantalla IPS LCD con una resolución de 2408x1080p (FHD+),  una frecuencia de actualización de 60 Hz y un brillo máximo de 600 Nits. Estamos hablando de una pantalla de 6.6 pulgadas, por lo que 401 pixel por pulgada. El desempeño con la pantalla es grato, no tiene ese contraste mágico con los negros, que los AMOLED consigue, pero si tenemos una pantalla muy colorida y con un muy buen contraste. 

Respecto al contenido audiovisual en streaming estaremos limitados a 1080p con 60 fps, obviamente en plataformas compatibles como Youtube.  El equipo no puede reproducir contenido en HDR, una carencia que no es de extrañar, puesto que está ausente hasta en equipos de gama media. Por otro lado, las bocinas consiguen un buen volumen, pero sus bajos no son muy buenos, por lo que para una optima experiencia, recomendamos usar audífonos. Por suerte, tenemos la opción del jack 3.5mm, que nos facilitará la vida al poder conectarle cualquier audífono que tengamos en casa. 


Conclusión: 

Realme C35 es un dispositivo de entrada que destaca por su elegante diseño, su gran batería y su calidad en la grabación de video. No obstante, tiene el problema de otros dispositivos de entrada actuales, se acerca de manera peligrosa al rango de precios de la gama media. 

Si buscas un equipo gamer, te recomendamos gastar 200 soles más e irte por el Realme 9i, de igual manera si quieres un mejor juego de cámaras, RAM virtual y una carga más rápida. A 859 es difícil recomendar este equipo, pero si lo consigues en alguna oferta de 650 o 600 soles, como ya se puede ver entiendas online, ya se vuelve una opción mucho más interesante.

Lo bueno: 

- Diseño del equipo

- El vidrio de la pantalla 

- 5000 mAh

- Buen desempeño en juegos

- Su cámara principal

-Grabación de video


Lo malo

- Ausencia de app nativa de optimización de juegos

-  859 es un precio que no termina de convencer

-  Selfie no consigue resultados convincentes



NOTA
80/100



Nota en base a especificaciones y relación entre calidad/precio*

Publicar un comentario

0 Comentarios