Análisis: Sifu

 ¿Realmente lleva a los beat' em up a otro nivel? Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión


El 8 de febrero se puso a la venta Sifu, trabajo de Sloclap, que ha estado creando bastante expectativa debido a su mecánica de combate. El juego llega a consolas en exclusiva temporal para PlayStation 4 y PlayStation 5; mientras que en PC, la exclusividad la tiene Epic. Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión. 

Nuestro personaje, que puede ser hombre o mujer, según nuestra elección, será testigo de la muerte de su padre a manos de 5 misteriosos sujetos, liderados por Yang, un ex alumno de su padre. Luego de mucho entrenamiento, a los 20 años, nuestro personaje se sentirá listo para empezar a ejecutar su venganza, y a lo Kill Bill, buscará a cada uno de los asesinos de su padre para darles muerte. 

Es así que el juego se divide en 5 niveles y en cada uno de ellos, encontraremos a uno de estos asesinos. No obstante, ellos no se encontrarán solos, pues estarán custodiados por grandes pandillas, discípulos o militantes. Claro que a nuestro personaje ni la muerte lo detendrá en su venganza, ya que gracias a un amuleto, podrá volver a la vida un puñado de veces, aunque a cambio de envejecer unos cuantos años. 


Sifu es un beat 'em up en tres dimensiones que va un paso más que los clásicos juegos de este estilo, dejando ser ser un machaca botones para darle importancia a esquivar, a los combos, bloqueos, parrys y hasta el timing juega un papel importante. No se trata de lanzarnos a lo loco, aunque muchas veces no tendremos más opción que pelear contra grupos grandes de enemigos.

Otra de sus mecánicas características es la posibilidad de resucitar a cambio de años de nuestra vida, gracias a un amuleto, que irá rompiendo sus talismanes cada vez que Sifu se vuelva más viejo.  Empezamos el juego con 20 años y la primera vez que resucitemos envejeceremos solo un año. El problema es que la segunda serán 2 y la tercera 3 y así sucesivamente. Además, desde los 30 años, cada 10 años que envejezcamos, se modificará nuestro stat, dándonos más ataque, pero a la vez, menos salud.

No moriremos al llegar a una edad específica, sino cuando el amuleto se quede sin monedas, dependiendo, esto podría situarse entre los 70 años. No siempre será a la misma edad porque también tendremos la oportunidad de disminuir la cantidad de años que cada muerte nos quita. Venciendo jefes o enemigos random podremos retroceder el contador de muertes, eso quiere decir que si por ejemplo, a la siguiente muerte nos tocaba perder 6 vidas, podríamos perder solo 5. Si bien es cierto, que hagamos lo que hagamos, nuestro personaje no tiene la posibilidad de recuperar años, jugar bien y vencer bastantes enemigos, al menos nos permitirá un envejecimiento más lento.


 ¿Qué pasa al morir definitivamente?  Perderemos las habilidades y mejoras conseguidas, pero podremos volver a intentar nuevamente el nivel donde nos quedamos desde la edad que teníamos al empezar. Lo único que no perderemos al morir son las habilidades permanentes, por eso habrá que hacer esfuerzo en farmear para desbloquearlas con experiencia. Para conseguir estas habilidades permanentes tendremos que pagar experiencia, al menos 6 veces por ella, 1 para desbloquearla normalmente (solo hasta que perdamos nuestras vidas)  y 5 veces como cuota de desbloqueo permanente. 

El secreto para el farmeo y para poder terminar el juego de una manera más fácil, es regresar a los primeros niveles juntar experiencia para los desbloqueos permanentes, y a su vez, intentar superar el nivel lo más jóven posible, así podremos empezar el siguiente con muchos años por delante. 

En el transcurso de los niveles encontraremos unos pequeños totems, a los cuales podremos pedirle una mejora. Habrán 9 tipos de mejoras divididos en tres requisitos, las primeras mejoras serán a cambio de nada, solo necesitaremos ser menor a la edad indicada, por lo que desbloquear las  "menor de 25" será nuestra prioridad; en la otra sección se nos pedirá tener cierto score; y en la tercera sección de mejoras, podremos desbloquear a cambio de experiencias. Una vez hayamos hecho una mejora, el totem ya no servirá. 


Si bien todas las mejoras son de importante uso, para nosotros una que puede ser la marcada diferencia entre vida y muerte, es mejorar al máximo el apartado 'Recuperar Salud al hacer un derribo' Así cada vez que nos salgan los dos botones para dar el golpe final, recuperaremos una importante cantidad de salud al vencer al enemigo. 

Por otro lado, en el transcurso del juego encontraremos distintos tipos de armas, como las botellas, objetos de un solo uso que al lanzarse servirán para desconcertar al enemigo. También hallaremos distintos tipos de palos, incluso se lo podemos arrebatar a los enemigos, y con ellos la batalla será un poco más simple, claro que aunque mejoremos su durabilidad este objeto no durará mucho. 

Sifu también en cada nivel nos da atajos, caminos alternos y otras ayudas para que podamos llegar lo más jóvenes posibles al jefe. Otro factor que invitará a la rejugabilidad y que ayudará que este bucle de entrenamiento y perfeccionamiento no se sienta tan repetitivo. El juego está hecho de la manera de que nunca te pongas a pensar que realmente , en otro contexto, bajo otro tipo de gameplay, realmente sería un juego con muy poco contenido. 


Para alguien que tiene todo estudiado al milímetro y conoce todo el título de memoria, seguramente el título no le durará ni 2 horas. Para los mortales, que deberemos aprender a luchar, conocer los tiempos y ser pacientes, terminar el juego nos tomará al menos entre 12 a 15 horas.  Sea como sea, no deberíamos asustarnos ver longplays tan cortos en Youtube o ver a nuestro streamer favorito acabándoselo en tiempo record, puesto que con este juego pasaremos muchas tardes intentando a prueba y error, y rejugando los niveles para obtener mejores resultados, por lo que duración, pueden dar por hecho que tiene. 

Respecto a la dificultad,  sí hay que reconocer que es elevada, pero como todo juego difícil, los logros se sientes más importantes. Sentiremos injusticia cuando lleguemos jóvenes a un jefe y que este termine haciéndonos envejecer hasta los 60 años o sentiremos satisfacción cuando pasemos un nivel sin haber perdido casi ni una sola vida. 


Gráficamente aunque tuve bastante prejuicio de nuestra parte, al momento de jugarlo se disolvieron todos esos preconceptos. Sifu puede ser que no tenga un estilo super realista lleno de texturas, pero artísticamente se ve super genial, con un estilo gráfico tipo pintado con acuarela que ha conseguido fascinarnos. Jugamos el título en Epic, con una PC con una RTX 2080 TI,  consiguiendo tranquilamente los 4K y 60 FPS, añadido que seguramente ayudó para conseguir ver este juego en su máximo esplendor. 

Respecto al sonido, aunque los efectos de sonido son muy buenos y destacables,  generalmente el OST consigue llegar el juego a otro nivel. Cada tema va de acuerdo con el nivel o parte del nivel e incluso coordina perfectamente con lo que vemos en pantalla. Como por ejemplo, las bases graves de la música que coincidían milimétricamente con el cambio de luces en el club.  Respecto a las voces, solo tenemos las de inglés disponible. Si bien es cierto, acompañan muy bien el juego, para entrar más en la atmósfera, nos hubiera caído mejor voces en japonés. 


 Conclusión

Si Sifu no es la evolución de los beat' em ups, al menos es un paso muy importante para eso. Un juego exigente, que sabe recompensarte, pero también castigar tus descuidos. Injusto a veces, pero siempre adictivo. Definitivamente la una de las más gratas sorpresas de este 2022 y probablemente, junto a Horizon Forbidden West, los primeros candidatos a GOTY. 


Lo mejor 

- Muy adictivo

- Su fórmula revoluciona los beat' em up

- Introduce muy bien características roguelike

- Estilo gráfico muy atractivo


Lo malo

- El repetir y aprender, tal vez sobrepase la paciencia de algunos

-  Su modo de juego y propuesta puede esconder algunas carencias de contenido


NOTA
90/100

Análisis hecho con un código para PC brindado por Theogames*


Publicar un comentario

0 Comentarios