Análisis: Balan Wonderworld

 Simple, pero bien decorado


Balan Wonderworld salió a la venta el pasado 26 de marzo para PS5, Xbox Series, Switch, PlayStation 4, Xbox One y PC. El juego es un título de plataformas y aventura desarrollado por Arzest y Square Enix. Nosotros ya lo terminamos y te contamos nuestro veredicto final.

En un reino mágico cuidado por un ser misterioso llamado Balan, dos niños llamados Leo Craig y Emma Cole, viajan a través de doce mundos nacidos de los corazones de adultos y niños, intentando ayudarlos. En  el viaje, Leo y Emma se enfrentarán Lance, comandante de los Negati, monstruos nacidos de la oscuridad de los visitantes de Wonderworld.

Al iniciar el juego decidiremos si encarnamos a Leo o a Emma, además de tener la oportunidad de cambiarle de manera muy básica su apariencia. Aunque la introducción del personaje sea diferente según a quien elijamos, todo el juego será igual independientemente de nuestra opción. 


Nuestra zona central será la Isla de los Tims. Donde empezaremos a criar unos seres parecidos a polluelos llamados Tims. Acá también encontraremos los portales hacía los 12 mundos del juego. En cada mundo, en un inicio tendremos 2 niveles y un boss. Aunque cuando acabemos el juego, cada mundo tendrá un tercer nivel. 

Los niveles que encontraremos serán de estilo plataformero, generalmente son zonas chicas, pero algunas de ellas, llenas de vueltas y con diseños no lineales. Son dos actos por mundo,  al final del segundo acto generalmente encontraremos un boss menor y luego la cinemática presentándonos la historia de la persona que necesita ayuda en ese mundo. Finalmente, pasamos  al enfrentamiento contra el boss, y al vencerlo, nos echaremos un bailecito con el protagonista de ese mundo y sus criaturas habitantes. 


Lo interesante y distintitivo del título es que para poder pasar el nivel deberemos usar distintos disfraces. Todos los disfraces necesarios para pasar el nivel los encontraremos dentro de él, pero también encontraremos algunos disfraces opcionales, algunos de estos muy ocultos. Cada disfraz nos da una habilidad diferente, aunque muchas veces también nos otorga una debilidad. Por ejemplo, algunos disfraces super útiles en ataques, nos quitan la posibilidad de saltar. 

Los Negatis serán los enemigos que encontraremos dentro de los niveles, y generalmente aparecerán en grupo. Debemos tener cuidado de ellos ya que un solo golpe y nos pueden destruir el disfraz. Cuando aparecen tienen una canción distintiva, que nos puede indicar también si queda algún negati vivo que no estamos viendo, ya que cuando todos estén muerto, esta canción desaparece. Lo malo es que es la misma melodía en todo el juego, y si bien cada nivel tiene su propia música y es extraordinaria, la canción de los Negati logra agoviar. 


Dentro de cada nivel también podremos encontrar estatuas doradas de Balan, que serán necesarias para seguir avanzando a los siguientes mundos. Incluso habrán estatuas que requerirán algún disfraz en especial que no está dentro de ese mismo nivel, por lo que posteriormente deberemos volver con ese traje si queremos conseguir esa estatua.  Aunque en un principio pensamos que esto podría ser tedioso, a la larga lo vuelve una mecánica de rejugabilidad interesante, ya que es una satisfacción grande cada vez que conseguimos las estatuas más escondidas. 

También encontraremos sombreros dorados de Balan en lo niveles. Al encontrarlos y tocarlos, pasaremos a un minijuego de quicktime events donde vemos a Balan enfrentarse a Lance, y en el que tenemos que apretar el botón en el momento correcto. Si lo hacemos bien, multiplicará nuestras gotas de colores, pero si sacamos excelente en todos los momentos donde debemos presionar botón, recibiremos una estatua dorada más. 


Como mencionamos para el progreso serán necesarias las estatuas. Por ejemplo, luego de pasar el primer mundo, si queremos acceder al mundo 2 y 3, deberemos tener cierta cantidad de estatuas doradas para que Balan con un tren haga aparecer estos mundos. Si queremos el mundo 4, 5 y 6, deberemos hacer lo mismo, y así sucesivamente. 

Según ya han leído, de hecho la propuesta de gameplay de Balan Wonderworld suena interesante. Lo malo es que en el primer encuentro con el juego, sientes la tosquedad y simpleza de movimiento de personaje, y el mal manejo de la cámara  en el juego. En el primer contacto, por el movimiento de los personajes sientes que estuvieras jugando un juego hecho en Dreams o uno de plataformas 3D de la época de 64o PS1, mezclado con una cámara que parece de la generación PS2/Gamecube. 


Lo bueno es que la propuesta del juego, la buena ambientación, la música y el diseño de los jefes, hacen que el juego termine siendo entretenido y logre engancharnos, pero no esperen que sea amigable desde un primer momento porque seguramente estarán decepcionados al primer contacto.

Volviendo a los disfraces, las posiblidades que ofrecen estos son muy disparejas. Hay algunos que son super útiles, otros de relleno, algunos pares que podrían haber sido uno solo, entre otros casos. Un dato interesante es que en el 8-1 hay un traje llamado Hada de la Escarcha, que sinceramente puede romper todo el juego. Este disfraz es súper útil porque creas piso de hielo en el aire y puedes llegar a plataformas más elevadas y conseguir de paso, muchas más estatuillas. Aunque también es muy útil para pasar los últimos mundos, incluso logrando burlar el tipo de gameplay que te propone el nivel. Ya que puedes saltarte pasos y transformaciones paseandote con este traje y llegando a lugares altos sin necesidad de activar switchs o conseguir trajes obligatorios del nivel. 


Por otro lado, entre mundo y mundo tenemos la zona central, que aparte de servir de zona de descanso, deberemos cumplir con la misión secundaria de construir la torre para los Tims. Este será un arduo proceso en el transcurso del juego ya que tendremos que encontrar más huevos de Tims y también lagrimas de colores para alimentarlos. Probablemente no hayas completado la torre ni cuando acabes el juego, pero seguramente haciendo los actos terceros de todos los mundos y con un poco de paciencia podrás conseguirlo.

La duración del juego va entre las 10 a 12 horas para ver los créditos, pero fuera de eso, al menos tenemos 10 o 20 horas más si queremos completar los actos terceros, pelear contra el jefe secreto, completar los disfraces y las estatuas doradas. 

Respecto a la dificultad. El juego es sencillo en general, aunque toma cierta dificultad en sus últimos 3 mundos, ya que algunos niveles pueden llegar a ser algo confusos. Respecto a los bosses principales, pese a sus tamaños imponentes, ninguno supone gran reto a excepción del jefe final. El jefe final no te da pistas de patrones para vencerlo, y además tiene más de una forma. Nuestros primeros encuentros pueden ser un poco pesados, pero una vez tengamos claro como vencerlo, también será pan comido. 

El juego también trae una opción multijugador local, la cual trae ventajas y desventajas. La ventaja más grande es que si los personajes se unen, pueden saltar dos veces. La desventaja es que la cámara sigue al primer jugador solamente. No hay pantalla partida, y si el player 2 sale de la zona de tu mira, sale totalmente de cámara. Otro aspecto que no se si puede considerar como ventaja o desventaja es que deberemos dividirnos los trajes que encontremos en el nivel. Esto hace más difícil el gameplay, pero también te obliga a ser más estratégico.



Gráficamente el juego luce desfasado, lo pudimos jugar en PS5, y bueno, al menos es grato poder haberlo disfrutado en 4K. Los diseños tanto de personajes como trajes no destacan, pero cuando hablamos de bosses principales, es otra cosa, ya que estos son dignos de aplaudir. Lo más bonito que podemos ver en el juego son las cinemáticas del protagonista del mundo, que son prácticamente escenas de video.

Respecto al sonido, lo que más se tendría que destacar es el OST. Algunos niveles realmente tienen muy buenos temas de fondo, muchos de ellos encajando exactamente con el concepto del nivel. También destacamos las canciones cantadas del título, que generalmente aparecen en el bailecito que tenemos junto a la persona que acabamos de ayudar, al final de cada mundo. El problema es que creo que solo hay 2 temas, y estos mismos se van repitiendo. Los efectos de sonido son básicos, pero para el tipo de juego, tampoco es que necesitemos más. 


Conclusión: 

Balan Wonderworld es un juego sencillo, pero bien decorado. Una buena idea como propuesta de juego de plataforma, pero que termina siendo opacada por la tosquedad de la jugabilidad, que lamentablemente es lo primero que salta a la vista. Quienes puedan perdonar esto, encontrarán un juego divertido, con buen OST, rejugable y que sin duda, te traera buenos momentos. 

Lo mejor: 
- Variedad de disfraces
- Mundos variados y temáticos
- Los bosses
- Llega a ser divertido encontrar estatuas doradas para poder seguir avanzando, pese a otorgarle duración artificial. 
- Las escenas de final de mundo.


Lo peor

- Jugabilidad tosca
- Gráficos desfasados
- Mal control de cámara
- En multijugador la cámara sigue solo al primer player.
- Podemos romper el juego si usamos el traje Hada de Escarcha
- Lo de la isla de los Tims y su proceso debió ser explicado mejor. 
- Sale a precio de juego triple A: 60 dólares


NOTA
70/100



Análisis hecho con un código para PS5 brindado por Square Enix*






Publicar un comentario

0 Comentarios

Página de noticias y reseñas sobre videojuegos y tecnología. Todo sobre juegos de consola y PC. PlayStation 5, Xbox Series, PC y Switch