Análisis: Curse of the Dead Gods

Pon a prueba tus habilidades y capacidades de juego en este roguelike de buena dificultad y lleno de adrenalina donde existe la muerte permanente. Luego de engancharnos durante horas, te contamos que nos pareció este juego.


Curse of the Dead Gods es un juego del género Roguelike desarrollado por Passtech Games y producido por Focus Home Interactive. Un título que de primer momento te hará recordar al juego de Hades, pero que te sorprenderá por las muchas diferencias que existen entre ambas entregas.

En esta entrega existirán muchas opciones para la jugabilidad y una gran cantidad de armamento que te será de mucha utilidad a lo largo de tu aventura. No te confíes en tener un buen armamento ni mucho menos buff que aumenta tu ataque, ya que los enemigos pueden acabar contigo cuando menos lo esperes.


Aventura:

La historia comienza cuando Caradog McCallister entra a un templo perdido de lo más misterioso y es maldecido por Xbeltz'aloc el dios de la muerte del juego. A nuestro personaje se le puede ver la maldición con solo verle la mano y poco a poco conforme se adentre en el lugar, la maldición irá expandiéndose. El templo es un lugar lleno de tesoros y grandes riquezas, pero que a su vez te toparas con zonas llenas de trampas y todo tipo de especie que buscará matarte ni bien estés dentro de su rango de ataque.

No existe un inicio de historia en sí, sino que desde el comienzo nos adentramos y enfocamos en el combate mientras tratamos de acceder a otras zonas de juego. Existe un pequeño tutorial que nos servirá de mucha ayuda al momento de jugar, ya que de por sí los comandos nos da algo de dificultad en cuanto a la adaptación al momento de luchar.


Jugabilidad y gran variedad de armas:

Nuestro aventurero poseerá siempre portará una antorcha que le servirá para alumbrar su camino y encender antorchas para ver al momento de pelear o usarlo como arma prendiendo a los enemigos. Muchas veces puedes ayudarte encendiendo telerañas y atraer a los espectros del lugar para que se quemen.

Luego tendremos de inicio un machete y una pistola. Estas armas pueden ir variando cada cierto tiempo durante tu camino en el mapa. Hay zonas donde podrás tener acceso a otro tipo de armas y poder mejorarlas. 


Puedes tener mazos, látigos, dagas, armas arrojadizas y una muy buena variedad de armas principales y secundarias. El juego también nos dará la opción de poseer armas a dos manos como mazos enormes, lanzas o arcos. No existen mejores armas, solo lo que más te acomode al momento de jugar. 

Si lo tuyo es tener más movimiento al atacar, se recomiendan las armas rápidas como las dagas. Si lo que deseas es quitar más vida al enemigo, pues las armas pesadas es lo tuyo, pero hará que seas más lento al atacar.

Por cada acción que hagamos gastaremos un punto de stamina, ya sea para esquivar, cubrirse o atacar. Es por ello que siempre es preferible analizar a los enemigos antes de atacar, calcular bien los tiempos y no llevarte con alguna sorpresa. Los niveles no son los mismos durante tu partida, por lo que siempre es recomendable buscar la mejor ruta para así acceder a la cámara del jefe final.


El juego te da la opción de hacer buenas combinaciones con tus armas principales y secundarias. Es interesante lo que uno puede hacer con las armas correctas y una vez ya entres en calor, las oleadas de enemigos te parecerán más accesibles más no fáciles.

Hay zonas donde encontrarás lugares donde vendan o mejoren armas. Te darán la opción de utilizar oro o ofrecer sangre. La decisión será tuya midiendo de que la corrupción no te domine en caso quieras utilizar sangre.

Todo es bonito a simple vista, pero cuando sufres una maldición que irá incrementándose conforme avanzas en el templo, tu partida representará un gran desafío. Nuestro héroe irá incrementando su maldición al acceder a otra zona del juego,  al tratar de conseguir un arma (como requisito), al sufrir ataques de algunos enemigos y por lo general ese será tu ritmo de vida durante el juego. Lo principal es evitar que la maldición llegue a tope, ya que te puede costar muy caro y sufrir un efecto random que pueda perjudicar tu ruta. En mi caso siempre me tocaba la maldición de reducción de vida rápidamente y era muy molesto.


Los atributos que puedes tener te darán mejoras de salud, de oro y de daño. Estos atributos podrán ser encontrados en algunas cámaras de tu ruta. Puede adicionalmente equiparte reliquias con un máximo de seis. Estas reliquias pueden tener atributos variados como hacer daño de veneno o incrementar tus atributos de vida, ataque u oro.

Elige la mejor ruta:

Una de las ventajas que puedes tener en el juego es que puedes escoger la mejor ruta posible en tu mapa. Para ello, hay que saber que cada mapa o nivel posee un jefe final y cuando logres vencerlo podrás obtener una recompensa que te beneficiará para desbloquear nuevos niveles y te servirá para desbloquear slots para tus bendiciones.


Ni bien accedas al mapa puedes observar iconos variados, símbolos que te indican lo que encontrarás en esa zona. Hay cámaras que tendrán mucho oro, reliquias, armas, mejoras para tus armas, atributos, cámaras de desafío y de curación y zonas desconocidas que pueden ser alguna zona mencionada de manera random.

En cada zona del juego puede tanto los enemigos como cofres secretos pueden dropear objetos valiosos como calaveras de cristal o anillos de jade. Estos objetos te servirán para poder desbloquear bendiciones, armamentos abandonados, altares de armas y favores divinos.


En el apartado de bendiciones puedes equiparte hasta un máximo de tres objetos y así mejorar tu exploración. Empiezas con un slot abierto y los que siguen podrán ser desbloqueados con los objetos de misión completada o mejor dicho, al ganar al boss final del lugar.

Las bendiciones son objetos que pueden ser comprados con los premios de los bosses y con calaveras de cristales. Los efectos de estos objetos son muy variados, pero útiles como incremento de oro, más ataque, mayor índice de dropeo, entre muchos otros buffs útiles.

Luego tenemos los armamentos abandonados que podrán ser comprados con los anillos de jade. Estas armas pueden ser restauradas para que puedas encontrarlas más adelante dentro del templo durante tu exploración.


En los altares de armas podrás restaurar y mejorar las armas iniciales tanto como las principales, secundarias y ambas manos. Si sigues mejorando sus mejoras podrás tener una mejor calidad de armamento. También podrás tener la opción de incrementar tu mesa de armas disponibles.

Los favores divinos pueden ser comprados con calaveras de cristal y sirven para aumentar el número de favores y así renovar las opciones de objetos en los santuarios de armas o reliquias.

¿Se parece a Hades?:

La respuesta rápida es no y la simple razón es que Curse of the Dead Gods tiene su propia esencia. Lo más que puede parecerse con Hades es el hecho de la vista isométrica, pero en este juego al no tener historia nos lleva directo a la acción. En cuanto a la jugabilidad la hemos sentido mucho mejor y más entretenida inclusive. Hay mayor variedad de armas y la acción frenética te hace sentir enganchado teniendo así un juego altamente rejugable. 


Es un pecado compararlo con Hades y es injusto encasillar como un roguelike más cuando el juego en sí está demostrando que no puedes dejar de jugar gracias a su contenido renovable. Las rutas de los niveles no son para nada repetitivos con excepción del jefe final, el resto de los lugares son mundos nuevos que debes de vivir y sentir la experiencia.

Audiovisual:

Su apartado gráfico es artísticamente genial, los diseños de los personajes tienen una calidad notable creando una muy buena combinación con el entorno misterioso y sombrío del templo. Los bosses si están muy bien diseñados sin llegar a ser muy intimidantes, pero cumplen su objetivo de tener una diferencia en cuanto al diseño frente a los otros enemigos del lugar.


En cuanto a la parte sonora, puede que sea su lado más frágil, puesto que se siente muy genérico. Si se puede tener la sensación de vacío, pero no cuando estás peleando contra un jefe o luchando por tu vida en cada mazmorra. La música prácticamente pasa desapercibido y no te hace sentir ningún tipo de hype en momentos de tensión.

Conclusión: 

Curse of the Dead Gods es un buen roguelike de vista isométrica que distancia mucho con otros juegos del mismo género. Si bien no existe una historia en sí, la jugabilidad y la rejugabilidad que encontrarás en este título te dejará más que conforme. Es muy adictivo y que exista muerte permanente te será todo un reto. 

Cada mapa de las zonas del templos varían en cada partida, podrás combinar ataques con una gran variedad de armas y habrán momentos donde tendrás la soga al cuello cuando la maldición que posees te juegue en contra. Un título recomendable de todas maneras.

Lo Bueno:
  • Es muy rejugable y adictivo.
  • La gran variedad de armas que puedes tener.
  • La dificultad del juego es muy desafiante.
  • Muerte permanente.
  • Comprar y desbloquear muchos tipos de objetos que te ayudarán en tu exploración.
Lo Malo:
  • No tiene modo historia.
  • La música es imperceptible.
  • Los niveles son muy cortos.

NOTA: 
80


Análisis hecho con una copia para PC brindada por Sanbox Strategies*

No hay comentarios.