Análisis: Nioh 2 - El Primer Samurai DLC

El último DLC de Nioh 2 ya está disponible y nos trae una versión definitiva de dificultad que te hará frustrar sobremanera. Luego de largas y estresantes horas, pero gratificantes, te contamos que nos pareció esta nueva expansión.

Team Ninja lanzó su último DLC de Nioh 2 y demuestra el gran esfuerzo de la desarrolladora para traernos una expansión notable y diga de elogio gracias a su dificultad. Este DLC te hará pasar buenas cantidades de horas gracias a que deberás de acostumbrarte al patrón de los jefes y en definitiva el tener que ir subiendo de level, mejorando armas para los combates que enfrentarás.

El Primer Samurai es una historia muy atrapante donde nos llevará de nuevo al pasado, específicamente en el siglo VIII para así poder dar con el paradero de Otakemaru. Este personaje sin duda te hará desesperar, ya que es uno de los jefes más duros que pueden existir en el universo de Nioh. Es muy agresivo, posee una fuerza descomunal y su patrón de ataques es muy variado por que acostumbrarte al combate puede demorar muchas horas.

Contando un poco de la historia del DLC, de inmediato observaremos como Otakemaru entró en modo berserker y explotó su furia hacia los habitantes de Ise. Este acabó con un ejército de 30.000 hombres de forma inmediata gracias a su monstruoso poder y magia.

Nuestro protagonista volverá al antiguo santuario y su espada Sohayamaru empieza a brillar. De igual forma será transportado al nuevo lugar. Este nuevo DLC tendrá tres nuevos escenarios con diez nuevas misiones. Dos de las misiones serán principales teniendo como locaciones lugares que se sentirán familiares.

Los escenarios se muestran como pueblos abandonados con Yokais merodeando la zona. Los espacios con pequeños y esto traerá mucho problema sobre todo cuando te acorralen varios Yokais a la vez. Al igual que siempre podrás contar con la invocación de un aliado para que te sirva de ayuda en los combates del nivel y contra el jefe final de turno.

Si ya eres de los que han jugado constantemente los niveles de la misión principal incluyendo el modo NG+ sabrás que los alrededores de estos nuevos escenarios se verán algo repetitivos, pero podría ser por la costumbre que tienes al jugar por horas. En nuestro caso, sin querer hemos vivido al máximo la experiencia de Nioh 2 llegando a las más de 250 horas de juego. Algo que sin duda te deja una sensación grata, pero que de igual forma llega a frustrar por lo complicado que es el nuevo DLC.

Si bien es cierto, habrán enemigos nuevos, también existirán muchos ya conocidos. Este DLC podría verse como un mundo más de la misma historia al igual que las anteriores expansiones, pero sin duda la dificultad cambia notablemente y de forma agradable. 

Otakemaru, quien será al que te enfrentes al inicio generará que regreses a tus misiones anteriores y subas de nivel, mejores tu fuerza, resistencia, magia, etc. También hará que subas tus armas y equipo verde a 160 + 10 de ser posible para que así seas capaz de darle cara a este Yokai que realmente ha hecho que padezca y sude frío.

El juego corre muy bien en la PS4 tradicional, conservando una resolución muy buena y sin hay caídas de frames ni siquiera cuando estás combatiendo. La cámara no se siente molesta en la jugabilidad por lo que también se agradece mucho, ya que el hecho de combatir con Yokais fuertes te pone tenso. No imagino si es que la cámara traiciona mi experiencia en pleno boss fight.

El mejor consejo para darle frente a esta nueva expansión es refrescar tus conocimientos de la jugabilidad un par de horas y luego recién empezar a explorar este DLC que sin duda en cuanto a dificultad, se lleva de encuentro al resto de expansiones.

Como en anteriores DLC, la facilidad de ganar Amrita es muy buena y si dedicas algunas horas para subir de nivel y habilidades cazando Yokais, los niveles los sentirás algo más sencillo. Bueno, a este nivel de juego ya debes de haber tenido que pasar horas renegando y mejorando tus técnicas al enfrentarte a los Yokais y jefes finales.

Conclusión:

El DLC de Nioh 2 - El Primer Samurai es la última y más difícil expansión de Nioh 2. Nos cuentan una historia que pasa a segundo plano gracias a su dificultad y que sin duda hará que vuelvas a pasar algunos niveles de las misiones principales para que vuelvas a acostumbrarte al ritmo de juego que solo Nioh 2 posee. 

Hay algunos enemigos nuevos como Konaki-jiji que pueden ser molestos y aterradores, hay otros como el mismo Otakemaru que harán que te desesperes y frustres gracias a su extrema fuerza y patrón de juego impredecible. El resto, como la jugabilidad, habilidades y armas se mantienen y no hay mucha novedad. Sin duda es un DLC altamente recomendable que podría considerarse como el mejor de los tres.

Lo Bueno:

- El Yokai Otakemaru .

- La dificultad es extrema.

- El ritmo de juego es adrenalínico.

- Los Yokais sueltan enormes cantidades de Amrita.

- Un digno final de historia para Nioh 2.

Lo Malo: 

- Son pocas misiones.

- Poca variedad de Yokais nuevos.

NOTA: 

90


No hay comentarios.