Análisis: Mini Motor Racing X (Switch)

Luego de su paso por Steam y PS4, llega a Nintendo Switch este interesante título de Karts. Nosotros ya lo jugamos y te contamos nuestra opinión

El pasado 17 de setiembre llegó a Switch, la nueva entrega de la popular saga de karts de The Binary Mill, franquicia que vio la luz en teléfonos móviles. Mini Motor Racing X se estrenó en PS4 el año pasado, hace unos meses llegó a PC y ahora hace su gran debut en Switch. ¿Cómo se porta este título en la consola híbrida de Nintendo? Te lo contamos en los siguientes parrafos.

Mini Motor Racing X es un título de Karts, el cual se caracteriza porque los vehículos y escenarios son miniaturas. Lejos de parecer autos reales, dan la sensación de ser pequeños juguetes corriendo en una pista en algún tipo de maqueta. Al menos esa era la idea concebida al principio de la saga, ya en este título la sensación si son autos reales se identifica más que nada al ver el tamaño y simpleza de las pistas.

El título nos ofrece dos principales modos de juego en su campaña principal. El primero es el modo clásico donde correremos con otros autos en una carrera "limpia" donde gana el primero en llegar a la meta, después de un cierto número de vueltas. El segundo modo es el llamado Type X, el cual le agrega a la formula anterior, la posibilidad de agregar armas y power ups, de la misma manera que otros títulos de Karts como Crash Team Racing o Mario Kar lo hacen. 


Sea cual sea nuestro modo elegido, nos encontraremos con diversos campeonatos, cada uno con una gran cantidad de copas y más de 40 carreras por enfrentar.  Tenemos el Campeonato Beginner, campeonato Standard, campeonato Expert y campeonato Master. Estos nombres también representarían su dificultad, la diferencia es que no puedes ir directamente al campeonato que más te plazca, sino que deberás empezar  superando todas las copas del primer campeonato, para poder desbloquear el segundo y así sucesivamente. 

Con cada carrera ganada, recibiremos algunos dólares, que nos sevirán para comprar nuevos autos o para mejorar los que ya tenemos, y así volverlos más competitivos y poder afrontar las cupas más exigentes. De hecho recomendamos centrarnos en la mejora de un solo carro hasta llevarlo al tope, ya que el dinero que ganamos por carrera, tampoco es que sea mucho.


Lo interesante de este título es que puede jugarse desde varias vistas, incluso algunas de ellas, cambian la experiencia de juego por completo. Y lo mejor, es que puedes ir alternando entre ellas, en la misma carrera. Tenemos desde una experiencia de primera persona, una cámara más al estilo karts tradicional, una desde el aire, entre otras. 

El juego también tiene un modo cooperativo de 2 jugadores, en el que un amigo con otro mando puede acompañarnos a pasar los campeonatos tanto en el modo clásico como en el X. Además tendremos la posibilidad de elegir si jugar en pantalla partida o no.  Si tenemos más invitados en casa, hasta 4 jugadores pueden jugar una carreras rápidas en el apartado de cooperativo. 


Además de jugar en cooperativo, también podremos demostrar jugar de manera online, ya sea con amigos o en carreras abiertas con jugadores y pistas random. Afortunadamente siempre hemos encontrado gente con quien correr, aunque a veces puede tardar más de lo deseado. 

Por otro lado, tenemos la opción Quick Race, donde podremos elegir correr libremente en cualquiera de las 26 pistas disponibles, tanto en su versión día como en su versión noche. Además podremos ver un ranking con los mejores tiempos por pista, donde podremos ver a los mejores corredores mundialmente y a los mejores corredores entre nuestros amigos. 


Finalmente, pero no por eso menos importante, tenemos el modo Arcade.  Acá podremos encontrar divertidos y peculiares modos de juego que incluso pueden llegar a ser tan atractivos como el modo principal, como Bumper Ball donde nuestro auto estará en una cancha de football, donde deberemos evadir otros autos, para finalmente anotar goles. Sí, algo muy parecido a lo que Rocket League propone.  También tendremos el modo Micro Motor, donde nuestros autos serán más pequeños aún. Su tamaño nos dará la sensación que son mucho más rápidos e incluso son tal ligeros que cualquier impulso podría ocasionar hacerlos volar por los aires.

Los otras dos opciones que completan este modo son Time Trial, donde correremos solos y deberemos intentar lograr el mejor tiempo; y custom, donde podremos controlar todos los detalles de la carrera, incluso dificultad y coches de nuestros adversarios. Definitivamente, del contenido que trae este título respecto a modos de juego, no podemos encontrar ni una sola queja. 

Respecto a la dificultad podemos decir que tenemos para todos los gustos. Si bien las primeras copas no suponen buen reto, mientras más avanzamos en los campeonatos veremos que cada carrera se vuelve más exigente. Es muy importante elegir nuestro carro favorito y trabajar en todas sus mejoras, pues necesitarás cada una de las ventajas a tu favor para poder conseguir el ansiado primer puesto y llevarte el botín entero. 

Mini Motor Racing X es un título muy rejugable. Lo malo es que llega cierto punto, donde el juego se puede hacer monótono. También después de haber mejorado nuestro kart al máximo, no se siente mucho la sensación de progresión, al menos que optes por desbloquear y mejorar todos los coches de tu panel. 

Gráficamente el juego luce como un título de móviles. Aunque su estilo gráfico no evita que sea disfrutable. Si bien su estilo no es destacable, podemos encontrar que visualmente es muy correcto, y por suerte podemos disfrutar el título de arriba a abajo sin problemas de caídas de frames o problemas por el estilo. Aunque su tiempo de carga puede ser desesperante para los más impacientes. 

Respecto al sonido, podemos afirmar que este llega a ser el punto más flojo. Tanto el soundtrack como los efectos de sonido se sienten super genéricos. Tal vez un soundtrack más trabajado, le hubiera dado una nueva aura o inmersión al juego, que pueda convertir la experiencia más memorable. 


Conclusión: 

Mini Motor Racing X llega a Switch sin VR, pero con muchas opciones de juego que seguramente serán mejor aprovechadas en la híbrida de Nintendo. Un divertido título de karts con una notable cantidad de modos de juego que ofrecerán distintas experiencias de juego. Llega con pantalla táctil, posibilidad de jugar hasta 4 personas en local y otras bondades que seguramente el usuario de Switch le sabrá sacar provecho.


Lo mejor: 

- Mucho contenido y modos de juego

- Podemos jugar todos los campeonatos en cooperativo.

-  Pantalla táctil en las opciones. 

-  El Modo Micromotors y Bumper Ball son muy divertidos


Lo peor:

- Un soundtrack genérico

- Sistema de mejoras y compra de vehículos algo simple

- Hay pocas pistas que nos ofrecen una interacción con el entorno. 


NOTA
70


Análisis hecho con un código para Switch brindado por The Binary Mill*




No hay comentarios.