Análisis: Fight Crab

¿Street Fighter? Nah, ¿Mortal Kombat? Nah... ¿Buscabas un verdadero juego de lucha? ¿Qué tal uno en el que dos cangrejos pelean hasta la muerte?... O, al menos, hasta que uno de los dos se cae sobre su espalda. Este es Fight Crab para la Nintendo Switch y nosotros te contamos qué tal es.


Nussoft y Calappa Games decidieron combinar un juego de lucha basado en físicas con.. ¿Combate de canrejos?. El resultado de esta extraña combinación es Fight Crab, disponible en Nintendo Switch desde esta quincena de Septiembre (Además de estar disponible en PlayStation 4 y PC a través de Steam.

Sí, lo sabemos, este juego probablemente no vaya a aparecer en el próximo EVO ni tenga una escena de eSports en lo absoluto, sin embargo la pregunta que realmente nos planteamos al momento de probarlo fue: ¿Es Fight Crab un juego que apunta a ser algo más que una apuesta ridícula y cómica? ¿O tendrá suficiente sustancia para considerársele algo que vale la pena, por lo menos para pasar un buen rato con los amigos mientras azotamos nuestras tenazas intentando derribar al otro? Con esta premisa partimos el análisis de este título.


Si no te quedó claro con el título del juego y con la breve explicación anterior, te intentaremos explicar de mejor forma qué es Fight Crab: Sí, es un juego en el que controlamos a un cangrejo gigante (Al mejor estilo de Godzilla) y luchamos contra otros cangrejos enormes (Y otras especies de crustáceos, en ocasiones). Esta idea es la que da vida al juego y si te suena bastante ridícula es porque lo es, pero en nuestra experiencia resultó ser más divertida de lo anticipado.

Fight Crab no se suele tomar en serio a sí mismo y esto lo podemos ver desde el gameplay. Nosotros controlamos a los cangrejos de forma bastante sencilla: Las flechas de nuestro Joycon izquierdo indican hacia dónde se mueve nuestro crustáceo, y una vez que apretamos una flecha el persona no dejará de moverse en esa dirección hasta que nosotros presionemos otra flecha, por lo que no hay que mantener apretado el botón. Esto libera nuestros pulgares para que podamos utilizar los análogos, los cuales cuales controlan cada uno una de las tenazas de nuestro cangrejo. De esta misma manera, los gatillos ZL y ZR harán que la tenaza respectiva aseste un golpe fuerte hacia adelante, y los botones L y R servirán para cerrar las tenazas y así poder agarrar los objetos y armas que encontremos en la arena.

Este sistema de controles toma un rato para poder quedar grabado en nuestra mente, pero parte de la diversión del juego es intentar controlar de forma precisa a nuestro personaje mientras la situación se sale de control en la pantalla. El objetivo de todo esto: Lograr aumentar el porcentaje de "daño" que tiene nuestro rival para poder voltearlo sobre su espalda y que le cueste regresar a su posición normal. Tras un conteo de 3, si el cangrejo sigue de espaldas habrá perdido el combate. ¿Cómo lo logramos? Usando una gran variedad de objetos.


La variedad de objetos que encontraremos en la arena es tan ridícula como el concepto del juego: Desde espadas, martillos y hachas, hasta pistolas, sables de luz, cohetes y automóviles. Casi todos los objetos que hay en la arena, incluyendo los árboles que podamos cortar, se pueden empuñar en las tenazas de nuestros cangrejos y utilizarlos contra nuestros enemigos para infligir el mayor daño posible. Los objetos y las físicas de los mismos ocasionan situaciones extremadamente divertidas, como por ejemplo recoger un cohete del suelo y que este nos haga dar vueltas sobre nuestro eje al no poder controlarlo para luego salir disparados por el aire.

En cuanto al combate y uso de estos objetos, es bastante más sencillo: la mayoría de ellos solo tienen un modificador del daño que infligen cuando chocan al enemigo, y más allá de eso no hay muchos efectos adicionales que puedan tener.


En cuanto a lo que se refiere a personalización de nuestros cangrejos, Fight Crab no ofrece mucho, pero lo que sí vamos a tener es un roster de al rededor de 23 variedades distintas de crustáceo para poder utilizar, lo cual es un monto bastante decente si lo comparamos con otros títulos reales de lucha que suelen venir con una cantidad bastante inferior de opciones.
Casi todos estos cangrejos funcionan de la misma manera, solo cambiando en algo su peso y su alcance de acuerdo a su tamaño y largo de sus tenazas.

En lo que respecta a la campaña del juego (Que sí la hay), se trata solo de combatir contra todo el roster de cangrejos disponible y, a veces, también participar de combates 2v2 que pueden realizarse con una inteligencia artificial o puede hacerse de forma Multijugador Online o Local en pantalla dividida, lo cual nos pareció un punto bastante a favor.


Gráficamente del título no se puede decir demasiado. Los fondos de los escenarios suelen tener texturas simples y poco realistas, y parecen más un juego de generaciones pasadas. En lo que sí resalta un tanto el apartado técnico es en las físicas y texturas de los cangrejos en sí. Estos se encuentran moderadamente detallados y las físicas del cuerpo bastante bien trabajadas para el tipo de juego que es. Por lo general no hemos tenido problemas corriendo el juego a sus 30 FPS tanto en modo portátil como sobremesa, y en ambos modos se ve bastante correcto en este aspecto (A pesar de que de forma portátil los controles son un tanto incómodos por el constante uso de los gatillos). 


Para terminar hay que decir que no sabía qué esperarme respecto al apartado sonoro de este juego... La apuesta bizarra del estudio no me daba indicios a cuáles eran las piezas musicales ideales para el mismo, y cuando empecé a escuchar la banda sonora me encontré con tantos estilos variados de música que aún no sé cómo juzgarlo. Desde rock duro hasta música época orquestral, dependiendo del oponente, momento y escenario vamos a tener una variedad casi de risa en cuanto a música se refiere, y a pesar de que ninguna de las canciones me pareció extremadamente atractiva tampoco puedo decir que me haya molestado la música, por lo que me parece que es un punto que calificaría como neutro.

Conclusión

Fight Crab es un juego que no se toma en serio en ningún apartado, pero nos ha otorgado una experiencia divertida cuando menos. La variedad de cangrejos no otorga mucho cambio en el gameplay, como sí lo hace de cierta manera la enorme cantidad de objetos y armas que encontraremos en la arena. Es bastante obvio que no veremos una escena de eSports próximamente, pero si lo que quieres es pasar un rato de risa con los amigos tanto de forma local como online, no es una mala alternativa, sobretodo si te gustan los crustáceos.

Positivo
  • Experiencia diferente con combate basado en físicas.
  • Una gran variedad de armas a escoger.
  • Controles que, tras acostumbrarse, suelen ser bastante cómodos.
Negativo
  • Al no tomarse muy en serio no logra hacer nada de forma excelente.
  • Gráficamente los escenarios dejan mucho que desear.
  • No es ideal para jugarse de forma portátil por el uso de gatillos.
Nota
70

Análisis hecho con un código para Switch brindado por Sandbox*

No hay comentarios.