Análisis: Doom Eternal

Jugamos la más reciente entrega de Doom, y luego de finalizar el juego, te contamos nuestra opinión


Doom Eternal salió el pasado 20 de marzo en Xbox One, PS4 y PC, mientras que queda la promesa de su próxima llegada en Switch. Nosotros ya jugamos el título de arriba a abajo y te contamos si vale la pena lo nuevo de id Software y Bethesda.

Una nueva aventura empieza para el Doom Slayer, y esta con seguridad es la más frenética y adictiva de toda la franquicia. Tomando las bases de Doom (2016), esta secuela no solo perfeccionó el adrenalínico ritmo de pelea de su antecesora, sino que supone una gran mejora en sus puzzles y le da mucho más importancia a la movilización por el escenario a través de dobles saltos, escaladas y propulsiones. 




 Nuevamente nos veremos armados hasta los dientes con diversos tipos de arma "de fuego", por así decirlo. Tenemos la Ballista, BFG-9000, cañon de combate, escopeta de combate, fusil de plasma, fusil pesado, lanzacohetes, super escopeta y la secreta Desmaykr. Cada arma tiene cierta utilidad especial, por ejemplo la Super Escopeta es muy efectiva de cerca o el arma de plasma es muy efectiva por su rapidez y cantidad de munición.  

Cada arma es mejorable hasta 3 veces, las dos primeras mejoras de cada arma se conseguirán canjeándose por puntos de armas, que conseguimos venciendo enemigos, sin embargo para conseguir la tercera mejora habrá que superar ciertos desafios o encontrar las monedas de oro, que por unidad podremos desbloquear la tercera mejora sin necesidad del requerimiento de desafios. 




Pero esas no serán nuestras únicas armas, tenemos nuestro equipo lanzador, que es capaz de almacenar granadas, lanzallamas y bombas de hielo; una cuchilla que será excelente para darle el golpe de gracia a nuestros enemigos; una sierra que podrá acabar de un solo golpe con los enemigos más débiles y que encimas les hará botar municiones; el puño sangriento capaz de vencer grandes enemigos o romper armaduras de un solo golpe y el Crisol, arma mortal que recibiremos en la recta final del juego. 

Doom Eternal está dividido en 13 misiones, al igual que su antecesor, pero a diferencia de la entrega del 2016, el juego podrá durarte entre 5 a 8 horas más (sumando un aproximado de entre 20 y 25), pues la mayoría de sus misiones son mucho más grandes y complejas. 



Las mejoras de armas no serán el único tipo de upgrade que Doom Slayer tendrá, pues tendremos las mejoras de traje, las cuales se podrán desbloquear con Puntos de Traje Pretor, los cuales encontraremos escondidos y dispersos por el mapa. Por otro lado, tendremos las runas, que son mejoras equipables que nos dan ciertos upgrades, pero que solo podremos usar 3 al mismo tiempo, de las 9 que hay disponibles.  Finalmente los Cristales de centinela podrán ser canjeadas por distintas habilidades, además de mejorar nuestra capacidad munición y puntos de salud. 

Como mencionamos el ritmo del juego es frenético, acá no habrá tiempo para distraernos, pues estaremos muertos.  El juego presenta diversas dificultades, pero esto no te salva de permanecer atento en todo momento. Atacando, refugiándote, buscando vida y municiones, mientras escapas de una horda de enemigos atacándote. 

Mientras vamos avanzando en el juego, encontraremos nuevos tipos de enemigos. Incluso varios bosses, tendrán una versión como enemigo común, solo que un poco más débil. Cada vez nos encontraremos con enemigos más imponentes y varios de estos tendrán una manera específica de ser aniquilados más fácil. 

Respecto a los bosses, todos manejan un patrón, el cual sabiendo a la perfección, el vencerlos será cuestión de paciencia y tiempo. Sin embargo, si te estancas porque no puedes derrotar a cierto jefe, el juego te dará ayudas como un escudo especial que hará que los ataques te bajen solo uno o dos puntos de vida. Por lo que podemos afirmar que la dificultad del juego es bastante adaptativa. 




Respecto a la historia, puede ser que no sobresalga, pero sin dudas está bien adaptada al gameplay y se va desarrollando de manera fluída, sin cortarnos la adrenalina ofrecida por el ritmo del juego. Varia información importante se nos hace llegar en gameplay, mediante hologramas que encontraremos en el mapa, los cuales nos darán información complementaria sobre lo que va sucediendo. 

El juego también cuenta con modo multijugador, al igual que la entrega anterior. Nuevamente nos encontramos con una opción divertida, pero secundaria, ya que la verdadero atractivo sin lugar a dudas es su campaña. En el multijugador se deja del lado al deathmatch para pasar a un juego de 3 contra 1. Uno tomando el papel del Doom Slayer, mientras que los otros serán demonios intentando cazarlo.




Gráficamente el juego luce genial, poder jugarlo en 4k a 60fps es una experiencia recomendada para quien pueda hacerlo. Esta vez tendremos más variedad de escenarios y encontraremos lugares con vegetación, escenarios con más luz y más detalles, haciendo el juego realmente bello.

El modelado de los enemigos comunes se ha mejorado notablemente. Si creaimos que en 2016 ya lucían perfectos, ahora nos damos cuenta que se podían mejorar aún más. El diseño de jefes sigue siendo imponente y nuestra variedad de trajes nos hace querer a veces convertir el juego a uno en tercera persona. 

Si lo juegas en PC, te recomendamos que le des prioridad a los fps antes que la resolución. De nada sirve que pongas todo en 4k con calidad ultrapesadilla, si vas a jugarlo con 25 fps y bajones de hasta 15.  Dada la rapidez del juego y la velocidad de reacción que debes tener, te recomendamos acomodar el juego para que pueda rendir entre 60fps promedio a 45 fps en los momentos más exigentes. 



Respecto al sonido, Doom Eternal vuelve a crear una atmosfera apocaliptica, pero de acción, con sus temas metal y sus constantes efectos de sonido. El juego cuenta con diversos doblajes, incluido el español latinoamericano, que debemos aceptar es uno de los doblajes más rescatables y uno de los que pierde menos crebidilidad. 

Recomendamos, que de tener la posibilidad, no juguemos el título con los altavoces de la tele, sino con un home theater o unos headset. Así aprovechamos todos los efectos y la música sin perder el mínimo detalle y construyendo un ambiente envolvente. 



Conclusión: 

Doom Eternal supera por mucho a su antecesora aunque esto pareciese imposible. Un título cargado de acción y con un gran ritmo de juego, que añade para bien nuevas mecánicas en el gameplay que lo hacen convertirse en una entrega mucho más sólida que la anterior. 

Recomendado totalmente para todos los amantes de la saga, los amantes de los shooters en primera persona y para todos los videojugadores en general. Un excelente juego que no tiene pierde.  Esperemos que sigan llegando más entregas con esta tremenda calidad. 


Lo bueno:

- Pura acción y adrenalina
- El uso constante del doble salto, impulso y escalamiento ayuda a nutrir el gameplay tradicional de la franquicia.
- Nuevo motor gráfico con muco más detalle 
- La duración de la campaña se incrementa un 30 % aproximadamente

Lo malo:

- El multijugador sigue siendo algo secundario, ahora más que nunca. 





NOTA 
93

*Análisis hecho con un código para PC brindado por Bethesda




No hay comentarios.