Análisis: Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca Remastered

La remasterización de Ni No Kuni llega a PC y PlayStation 4. Un RPG espectacular de Level 5 y Bandai Namco con animaciones gráficas hechas por Studio Ghibli.



Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca Remastered es una remasterización del juego de mismo nombre que vio la luz en el 2013, en exclusiva para PS3. A su vez, la versión de PS3 vendría a ser una adaptación del juego de Nintendo DS 'Ni no Kuni: Dominion of the Dark Djinn' que se lanzó en el 2010 y no salió de Japón.

Esta remasterización, a momento, es la mejor forma de jugar Ni No Kuni, alcanzando 1080p 60 fps en PlayStation 4, 1440p 60 fps o 4k 30 fps en PS4 pro, y en PC, puede llegar a 4k 60 fps. Esto sin dudas, es el mayor diferenciador a la versión de PS3 que corre en 720p y 30 fps, y el reciente port de Nintendo Switch que tiene las mismas características.



Historia:

Esta primera entrega de Ni No Kuni nos cuenta la historia de Oliver, un chico que sale sin permiso a jugar por la noche y que  su madre llega a tiempo para salvarlo de morir ahogado en el río.  Sin embargo, la intensidad del momento hizo que su madre sufra un ataque al corazón, y así repentinamente,  el pobre Oliver pierda a la persona que más quería. 

En los momento de luto y soledad de Oliver, aparece repentinamente un duende llamado Drippy, que le pedirá que ayude a la gente de su mundo. El pequeño niño no se siente con la fuerza de ayudar a la gente de ese reino, pero Drippy logra convencerlo mencionándole que cada ser humano tiene otra versión de si mismo en ese mundo paralelo. Es así que Oliver pensando en que ayudando al otro yo de su madre en otro mundo, podría salvar a la suya en este, se anima a empezar esta gran aventura, donde tendrá que aprender magia y ser entrenado duramente para poder vencer a los villanos de aquel mundo paralelo. 

Y es así como Oliver emprenderá un gran viaje, donde conocerá nuevos amigos y buscará a los antiguos sabios para poder aprender de ellos sus más grandes hechizos.




Jugabilidad: 

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca es un juego de rol por turnos donde manejamos a 3 personajes, Oliver y sus compañeros Estela y Jairo. A su vez, cada uno de estos personajes podrá tener hasta 3 Únimos, que son seres que podrán reemplazarnos en pelea, y pueden subir de nivel y hasta evolucionar, mismos Pokémon.

El juego es un RPG de mundo abierto donde viajaremos de zona en zona, intentando destruir a Shadar, brujo negro causante del mal en ese mundo. La exploración y el farmeo serán importantes en el título, así como también la recolección y el recadeo , si es que queremos conseguir las mejores magias y equipamientos. 

Mientras avancemos en el juego, muchas veces tendremos que volver a nuestro mundo a modificar, conseguir o hablar con alguien, ya que esto siempre nos dará pistas de qué hacer en el mundo paralelo.



La clave en la pelea es trabajar en equipo con tus Únimos. Por ejemplo, las primeras horas de juego solo tendremos a Oliver que es pésimo con los ataques físicos, obviamente por una sencilla razón, es un niño. Es por eso que dependerá de sus Únimos para atacar, mientras que el se encargará de los ataques mágicos. Por otro lado, un Únimo no puede estar mucho tiempo en batalla, así que luego que su tiempo de pelea se venza, deberemos cambiar rápidamente por otro. Afortunadamente, todo esto se puede hacer desde la misma pantalla de batalla, haciendo la jugabilidad mucho más ágil y fluída. Estas combinaciones humano/Únimo serán la clave para salir victorioso en la batalla. 

Para evolucionar a un Únimo, deberemos subirle de nivel y brindarle sus caprichos - darles ciertas golosinas -. Una vez cumplan estos requisitos, nos saldrá un mensaje de que ya pueden evolucionar, y es ahí,  donde deberemos buscar la gema necesaria para conseguir esta evolución. Es importante mencionar que varios de estos Únimos tienen 3 evoluciones, llegando a ser 4 especies por tipo.



Lo interesante es que no solo los personajes humanos pueden equiparse armas y accesorios, ya que los Únimos podrán equiparse: armas, armadura y accesorios, muy aparte de aprender magias y habilidades especiales. 

El juego tiene aproximadamente entre 40 a 50 horas de duración, algunas de estas, la dedicaremos al farmeo, pues constantemente nos toparemos con enemigos que superan nuestras habilidades. Si tienes el tiempo necesario para estos procesos de farmeo, lo disfrutarás bastante, pero si a la justa tienes tiempo para jugar o tienes una larga lista de pendientes, puedes optar por cambiarle la dificultad y disminuir algunas horitas ahorrándote bastante farmeo.

Nosotros no te recomendaríamos que pases el juego a la volada, al menos que sea necesario; porque tanto los combates, como la exploración y las misiones secundarias llegan a ser muy divertidas, además de estar acompañada por una bella historia que parece estar dividida por pequeños cuentitos. 




Ni No Kuni I vs Ni No Kuni II

Si tenemos que comparar entre ambas entregas. La primera tiene una historia con la que más personas pueden empatizar. Si las comparamos gráficamente, la remasterización luce muy parecida a la segunda entrega, con la diferencia de que el modelado de los personajes tiene un trazado a mano un poco imperfecto, detalles que seguramente no se notaban en 720p, pero con la remasterización sí.

Respecto a la jugabilidad, preferimos mucho más el combate en tiempo real de la segunda entrega, aunque los únimos de la primera se hacen extrañar mucho. Las misiones secundarias son más intuitivas en la segunda entrega. Y finalmente, el juego original tiene muchas mecánicas interesantes que son descartadas en la secuela. 



Gráficos y sonido:

Gráficamente, Ni No kuni es toda una obra de arte, gracias al estilo particular de Studio Ghibli. Los diseños de personajes de cada criatura que encontraremos en el transcurso del juego, nos sorprenderá constantemente, destacando especialmente los jefes. Los escenarios tienen la marca registrada de Level 5, sobretodo Motorville, haciéndonos recordar bastante a los escenarios de Inazuma Eleven o Yo-Kai Watch. 

Respecto al sonido, la banda sonora a cargo de la filarmónica de Tokyo, es magistral. Las voces están disponibles en inglés y japonés, pero siendo un juego japonés, recomendamos que lo jueguen con esta última opción.






Conclusión: 

Nino Kuni: La Ira de la Bruja Blanca Remastered es la oportunidad perfecta para quienes se perdieron esta obra maestra en PS3 o para quienes lo quieren volver a jugar y no tienen como. Para quienes aún conserven su PS3, tendrían que evaluar punto a punto si vale la pena volver a desembolsar por las mejoras dadas, teniendo en cuenta que el contenido del juego es prácticamente el mismo.


Lo bueno:

- Gráficos con animaciones de Studio Ghibli y música orquestal de la Filarmónica de Tokyo.
- Un JRPG con mucha personalidad y lleno de magia.
- Muchas horas de diversión.
- Entrenar únimos

Lo malo: 

- Hubiera sido estupendo tener alguna adición a la historia. 


Nota
9.3/10


Adquiere la versión de PC con descuento 

No hay comentarios.