Fallo en la seguridad de Intel estaría afectando sus CPU desde 2008

Hasta el momento  se cree que el fallo detectado sería "peor que Spectre".



Intel y sus socios industriales, revelaron distintos puntos vulnerables y exploits conocidos como RIDL (o Rogue In-flight Data Load), ZombieLoad y Fallout, más conocidos como ataques MDS, o Microarquitectural Data Sampling. Su naturaleza similar a la de las vulnerabilidades Meltdown y Spectre que aparecieron a principios de 2018, y pueden llegar a filtrar datos que deberían ser seguros en los procesadores de Intel desde el año 2008.

Según Intel, el nivel de riesgo es "bajo o medio", pero según especialistas, las vulnerabilidades pueden ser peores que los Spectre de 2018, aunque no tanto como Meltdown. Asimismo, se ha llegado a resaltar que para evitar este fallo se habría que deshabilitar el hyperthreading en las CPU Intel.



Por otra parte, los procesadores de novena generación se ven afectados a pesar de que Intel piense diferente. Por lo visto los fallos se "conocían" desde hace más de un año, pero Intel estaba trabajando con investigadores y compañías de software para tratar de desarrollar medidas preventivas y poder contrarrestar este fallo en el sistema.

Como ocurría con Meltdown y Spectre, las medidas no afectarán especialmente el rendimiento en los ordenadores caseros, pero en el caso de los equipos de centros de datos se podría perjudicar hasta el 9 % de su rendimiento. Es por ello, que se recomienda no descargar archivos sospechosos y utilizar el antivirus frecuentemente.

No hay comentarios.