Análisis: Red Dead Redemption 2

Jugamos Red Dead Redemption 2, y luego de decenas de horas viviendo la historia de Arthur Morgan, te contamos porqué debes jugarlo.


Luego de 8 años, Red Dead Redemption llega con su segunda entrega. Un videojuego monumental que nos da la libertad de avanzarlo de la manera que queramos,  dándonos la sensación de que fuésemos el mismo Arthur Morgan -protagonista del juego- viviendo su día a día. El juego está disponible para PlayStation 4 y Xbox One. La reseña fue hecha a partir de la versión de  PS4.

Apenas, probamos el juego, lo primero que quería hacer era ver esos magníficos gráficos de los que todos estaban hablando. Lamentablemente, las primeras horas de juego aparte de ser lentas, siempre es de noche o nieva y hay neblina. Nuestra recomendación es que no dejes que esto te desanime y no seas parte de ese 14% de jugadores que abandonó su juego ahí, porque estás a punto de empezar a vivir uno de los mejores juegos del año.


A partir del capítulo 2, aunque la nieve aún se mantenga por un rato más, ya podremos ver que el cielo está claro, el sol está saliendo, nuestra libertad en el juego está empezando y la belleza gráfica empieza a ir notándose. Una serie de misiones nos esperan, desde peleas en un bar, los clásicos tiroteos, escoltar civiles a algún punto del mapa, rescates, asaltos a banco, entre otras distintas variaciones.

Lo interesante es que son tantas clases de misiones y tan distintas que no las sentirás tediosas ni repetitivas, por el contrario, las sentirás originales y divertidas. El problema es que muchas veces estas no aportan nada a la trama original y terminan pareciéndose a esos capítulos de relleno que tanto odiamos en series largas. Hay que tener en cuenta que el propósito del juego es que sintamos y convivamos con Arthur (el protagonista) su día a día, y en realidad lo logra muy bien, pues estas misiones, acompañadas de la bella escenografía y las variantes de los personajes, terminan consiguiendo que nos divirtamos con esa cotidianidad.

Por otro lado, una de las cosas que hace tan atractiva a esta saga como la de GTA, es la posibilidad de tener libertad en tus acciones. Si quieres puedes comportarte y convertirte en un vaquero hecho y derecho o si quieres puedes pasártela matando inocentes y robar todo lo que encuentres a tu paso. De ambas maneras podrás acabar el juego, pero la gran diferencia es que portándote bien y siendo badass solo cuando sea necesario, el título te recompensará con descuentos en tiendas, mejores objetos en saqueos, y sobretodo, ausencia de cazarrecompensas tras tus pasos buscando tu cabeza.


No obstante, aunque la historia cuenta sus lineas importantes de manera muy pausada al inicio, esto cambia más adelante, cuando veremos como la vida de Arthur y personas que lo rodean, va cambiando con unos giros increíbles y desarrollo inesperado de personajes. Digamos que el juego te da suficiente tiempo en las 20 o 30 primeras horas con su libertad narrativa, así puedes investigar y centrarte en conocer el mapa, todo lo que te rodea y con lo que relacionas. Posteriormente a esto, vemos como la historia toma un rumbo bien marcado y como el ritmo narrativo se vuelve mucho más ágil.


Gráficamente el juego se encuentra entre los títulos más sorprendentes de la presente generación.  Los detalles, la iluminación y todo lo que nos encontraremos en este inmenso mundo, parece estar muy bien detallado. El juego puede lograr hacer divertido un simple paseo a caballo, pues los paisajes no dejarán de sorprendernos y enamorarnos entre nuestro recorrido de un lugar a otro.

En cuanto a la jugabilidad, las primeras horas pueden llegar a ser un proceso de adaptación. Sobretodo en el aspecto shooter 3ra persona, tendremos algún tiro que se nos suelte de casualidad o desesperación por tratar de acordarnos cual era el botón para cubrirte o para cargar. Otras cosas que al inicio se sienten raras como apretar x rápidamente para que tu caballo avance, logran adaptarse perfectamente al sistema de juego.



Respecto al título, estamos a un juego con un promedio de 60 horas de duración. Los primeros episodios avanzan rápido, pero a partir del 3 empiezan a tener una gran cantidad de contenido, volviéndose afortunadamente muy largos. Cada episodio está diferenciado por una linea de sucesos que marcan un antes y después entre uno y otro capítulo. . A partir del 4 episodio el ritmo de la historia cambia y cada acontecimiento sucedido se vuelve de gran importancia.



En el juego, nuestro lugar central donde siempre volveremos será nuestro campamento -aunque no siempre será en el mismo lugar-. Acá es donde dejaremos descansar a nuestro caballo y descansaremos nosotros. En esta pequeña comunidad, todos aportarán algo para sacar adelante a sus integrantes y que no hayan preocupaciones básicas como un buen guiso para el almuerzo o un café caliente en las mañanas. Conforme a lo que invirtamos en nuestro campamento, este irá creciendo y ofreciéndonos más cosas día a día.

Los personajes que viven en este campamento son numerosos, y casi todos nos los son presentados al mismo tiempo, pero descuida que habrá tiempo suficiente como para conocerlos a todos, e incluso, para que cada uno de ellos pueda desarrollar su propio conflicto como personaje. Son estos npc, en su mayoría, los que nos otorgarán las misiones del día a día para Arthur Morgan.


Sobre la personalización, Arthur no solo tendrá su propio peluquero, sino que cada día al levantarte de tu cama tendrás la posibilidad de decidir si quieres afeitarte o no. Por otro lado, la cantidad de ropa, calzado y accesorios que hay disponible nos dejarán lucir desde un desprolijo bandolero hasta un burgues a la moda.

Finalmente, cabe resaltar que aún falta llegar Red Dead Online, contenido gratuito del juego donde tendremos nuevas misiones, juego en linea y sobretodo, muchas más horas de diversión.

Red Dead Redemption 2 está disponible para PS4 y Xbox One. Aunque presentimos que pronto llegará a PC con una calidad gráfica que solo podría soportar esa plataforma, y precisamente no salió antes, para no opacar otras versiones.

Conclusión:

Red Dead Redemption 2 es grande y hermoso. Un juego cuidado al detalle, que aunque por momentos en la primera mitad del juego sintamos la narrativa muy lenta y alargada, no encontramos nada más de lo que quejarnos, pues ha logrado asombrarnos en todos sus apartados. Un gran candidato para juego del año que sí o sí debes tener en tu librería.

Lo mejor:

- Graficamente, la iluminación es increible.
- Banda sonora que te transporta a un western
- Jugabilidad, todo un mundo a tu disposición para explorar.
- Arthur Morgan es incluso mejor personaje que John Marston

Lo peor: 

- Inicio narrativo muy lento.
- Tener que desaprender los controles tradicionales para adaptarte al estilo RDR.

Nota: 9.5/10


No hay comentarios.