Intel presenta procesadores escalables Xeon de 4ª Generación, CPU y GPU de la serie Max

 Intel destaca la amplia adopción por parte de la industria de los principales CSP, OEM, ODM e ISV, y muestra un mayor rendimiento en IA, redes y computación de alto rendimiento.


Intel tuvo uno de sus lanzamientos más históricos: la presentación de los procesadores escalables Intel Xeon de 4ª Generación (nombre código Sapphire Rapids), la serie Intel Xeon CPU Max (nombre código Sapphire Rapids HBM) y la serie Intel Data Center GPU Max (nombre código Ponte Vecchio). Con esto, sus clientes verán un gran avance en cuanto a rendimiento, eficiencia y seguridad de los centros de datos, así como nuevas capacidades de IA, nubes, redes y edge; y las supercomputadoras más potentes del mundo. 

Mediante el trabajo conjunto con sus clientes y socios con los procesadores Intel Xeon de 4ª Generación, Intel brinda soluciones y sistemas diferenciados a escala para responder a sus mayores desafíos de computación. Con su enfoque exclusivo de aceleración especialmente diseñada que prioriza las cargas de trabajo, así como software altamente optimizado para cargas de trabajo específicas, Intel puede ofrecer el rendimiento adecuado con la potencia ideal para optimizar el TCO. 

Además, como los procesadores de centros de datos más sustentables de Intel, los procesadores Intel Xeon de 4ª Generación incluyen una serie de funciones para optimizar el uso de energía y el rendimiento, lo que permite utilizar de mejor manera los recursos del CPU para lograr los objetivos de los clientes en materia de sustentabilidad.

“El lanzamiento de los procesadores escalables Intel Xeon de 4ª Generación y la familia de productos de la serie Max representa un momento crucial para impulsar el cambio de rumbo de Intel, reactivar nuestra ruta hacia el liderazgo en centros de datos y ampliar nuestra presencia en nuevos ámbitos”, comentó Sandra Rivera, vicepresidenta ejecutiva de Intel y directora general del Grupo de Centros de Datos e IA. “Los procesadores Intel Xeon de 4ª Generación y la familia de productos de la serie Max son exactamente lo que los clientes buscan: rendimiento y confiabilidad máximos dentro de un entorno seguro para sus necesidades reales, lo que permite crear valor más rápido y potenciar su ritmo de innovación”.

A diferencia de cualquier otro procesador de centros de datos del mercado que ya está disponible para los clientes, los procesadores Intel Xeon de 4ª Generación amplían en gran medida la estrategia y el enfoque de Intel específicamente diseñado, que prioriza las cargas de trabajo.  

Publicar un comentario

0 Comentarios