Análisis: Vengeful Guardian: Moonrider

 El mundo a veces está lleno de injusticias muy generalmente causadas por gobiernos corruptos y personas con muy malas intenciones. 


Escribe: Valliant

Este 12 de enero, el juego Vengeful Guardian: Moonrider, el nuevo juego de acción en plataformas estará disponible para consolas como PS4, PC y Switch. En el caso de este review se analizó la versión para switch. Es lo nuevo que podremos disfrutar de la mano de JoyMasher y The Arcade Crew, quien también anteriormente desarrollaron Blazing Chrome, un juego que también tuvo inspiración en juegos clásicos de 16 bits. 

"En el mundo oprimido de Vengeful Guardian: Moonrider, la humanidad encuentra un héroe inesperado. Tras construir un ejército de super soldados como armas de guerra, los autoritarios deciden sin darse cuenta su destino al poner en marcha al guerrero ninja conocido como Moonrider. 

Concebido como una herramienta para preservar el Estado totalitario, Moonrider rechaza su propósito inicial y libra una batalla inclemente para vengarse de sus creadores y los demás super soldados" es así como el juego se presenta en su descripción en la tienda de Steam. Dentro de la lucha contra cada super soldado podremos tener conversaciones referentes a la preservación de los poderosos y la opresión del pueblo que intenta alzar su voz en protesta. Lo que significa que a lo largo de cada enfrentamiento de un boss tendremos un diálogo pequeño entre el personaje principal y el enemigo en los que cada uno dará sus razones de porque defiende lo que cada uno cree correcto.


 

En el aspecto jugable, en el nivel uno el avance se siente natural. Antes de comenzar tu aventura puedes jugar un tutorial en donde aprendes lo básico para poder superar cada nivel. Al inicio solo estás tu personaje y un solo poder especial, de los cuales podrás desbloquear más adelante venciendo a cada boss. 

La jugabilidad es simple, te mueves con el dpad o el stick izquierdo, tiene dos botones de ataque, uno de salto y uno para correr, pero eso no hace más fácil el juego. Son siete poderes los que podrás desbloquear. En cada nivel se presentan algunas mecánicas distintas a los juegos de plataforma, como por ejemplo los niveles en los que conduces una moto, con una mecánica parecida a Out Run. En otros puedes estar sumergido o luchando en el aire sobre algunas plataformas. 



La forma de como superar cada nivel no es muy intuitiva, va más a la zona de prueba y error. Ya que algunos poderes especiales harán que algunos niveles se vuelvan mucho más fácil. Ahora, en cada nivel hay zonas ocultas que tendrás que descubrir, en cada una de estas podrás encontrar artefactos que te ayudarán en las partidas, pero solo podrás equiparte dos así que tendrás que tener mucho cuidado al elegir bien cada uno. Ya que algunos de estos artefactos pueden fastidiar más que ayudar.

 Al final de cada nivel se evaluará tu rendimiento, con cuantos enemigos mataste, cuanto demoraste, la cantidad de muerte y daño que recibes, lo cual, al ser un juego un tanto corto, da pie a que la comunidad pueda hacer speedruns y conseguir una buena calificación.




Los gráficos son estilo 16 bits, cada escenario contiene unos colores muy marcados en donde predomina constantemente el rojo y sus tonalidades más opacas. El diseño de bosses tal vez se pueda sentir un tanto monótono. Si bien tiene algunos detallitos que los diferencian, sobre todo al momento de usar sus poderes, a veces se sienten un poco iguales entre todos. Pero creo también considero la decisión correcta ya que al ser toda una elite de super soldados tienen que tener cierta uniformidad entre ellos. Las animaciones se sienten muy bien logradas, los frames están bien puestos lo que ayuda a crear una física para poder calcular el movimiento de los ataques. 

Cada nivel tiene una canción particular, el desarrollo de la música es muy bueno, hay unos temas que se sienten como si estuvieras en los 90’s. 



Conclusión 

Vengeful Guardian: Moonrider es una muy buena opción plataformera con estilo retro. Un tanto difícil para jugadores no tan veteranos, aunque posee una curva de aprendizaje que se puede superar, aunque no seas tan curtido. Cada nivel y los diálogos tiene un cierto grado de profundidad y un discurso político claro. Es un juego redondo que hace recordar a clásicos como Megaman, Contra, entre Otros.

Lo Bueno

Buen diseño de niveles

Buen soundtrack, se puede hacer una playlist

Los diseños en bitmap son muy bonitos

Lo malo

Algunos diseños de personaje se sienten algo monotonos 

La elección de nivel a veces no es tan intuitiva

NOTA
 83/100


Publicar un comentario

0 Comentarios