Análisis: Pac-Man Museum+

 Jugamos este recopilatorio de 14 juegos de Pac-Man y te contamos nuestra opinión


Escribe: Retrotriped

¡Tenemos entre nosotros a Pac-Man Museum+! Una colección obligatoria para todo fanático del emblemático personaje amarillo en la que encontrarás no solamente 14 de sus videojuegos más importantes, sino también algunas sorpresas visuales y auditivas que buscan cautivar tanto a fanáticos veteranos como a jugadores novatos. Sin embargo, ¿estará realmente a la altura esta saga tan importante en el mundo de los videojuegos? Vamos a descubrirlo. Pac-Man Museum+ está disponible en  Playstation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC desde el 27 de mayo, además está incluído en el Game Pass desde el día 1.




EL ARCADE DE PAC-MAN DEFINITIVO

Solo basta con iniciar el juego para tener al esférico personaje en medio de un salón de arcades, esperando pacientemente nuestras instrucciones para empezar a jugar.

Y es que lo primero que salta la vista en esta colección es la sabia decisión de BANDAI-NAMCO al momento de crear este museo, pues lejos de darnos interfaces desde las cuales escoger qué título jugar, nos brinda una experiencia interactiva completa en donde, usando a Pac-Man como nuestro alter ego, podemos acercarnos al juego de nuestra preferencia, gastar una moneda y empezar a divertirnos.

Más adelante, conforme vamos superando misiones, además de premiarnos con más monedas, el museo nos dará la posibilidad de personalizar nuestra tienda: no solamente al momento de situar qué máquina va en qué lugar, sino también, al permitirnos cambiar el piso,  paredes, objetos decorativos y hasta nuevas máquinas con nuevos juegos que se irán desbloqueando.

Pac-Man Museum+ en todos los aspectos se porta como eso: como un museo en formato de salón de videojuegos en donde puedes recorrer toda la historia del personaje no solo jugando, sino también viendo, interactuando y escuchando diversas piezas coleccionables en forma de objetos, máquinas y estatuas.



¿PAC-MAN TYCOON?

Las monedas de oro son las fichas de cambio que mueven todo en esta colección. Empiezas con nada despreciables 500 monedas, las mismas que usarás para jugar. Una por cada intento. Recibirás muchas más a medida que vas superando misiones.

Además, estas monedas pueden usarse para comprar nuevos accesorios, adornos y hasta nuevas máquinas de juego que luego podrás instalar en tu propio salón.

Todo suena, se ve y se respira a Pac-Man y cuando digo “todo” es TODO. No solamente porque tienes libertad total para poder construir tu propio salón de videojuegos ideal, sino porque incluso, conforme vas avanzando en el título, vas recibiendo la visita de personajes icónicos de la saga que también quieren divertirse. Los míticos fantasmas y enemigos también están invitados, pero sorprenderá la visita de aliados como Pac-Boy, Miss Pac-Man y hasta el perrito Chomp Chomp.


SISTEMA DE JUEGOS Y MONEDAS

En Pac-Man Museum eres el dueño y administras tu propia tienda de videojuegos, pero también juegas en ella. Cada icónico título tiene un número determinado de misiones que, a medida que vas superando, te va regalando monedas.

Cada máquina, además, tiene el precio de una moneda por cada intento, así como en la vida real. No hay sistema de rebobinados o guardados automáticos. Aquí se te obliga a mejorar constantemente para cumplir con las misiones. Esto podría sonar autoritario para algunos videojugadores modernos, pero dado que estamos ante un simulador de juegos retro, es comprensible que se les obligue a sufrir así como lo hicimos los jugadores veteranos.

Por otro lado, la cuota inicial de 500 monedas que te regala el museo al empezar es MUCHO MÁS QUE SUFICIENTE para disfrutar de todas las bondades del título. Se sienten casi como ilimitadas. No es posible que seas tan malo como para quedarte sin monedas… no es posible, en serio. En serio.


COLECCIÓN DE JUEGOS Y EMULACIÓN

El museo trae preinstalados 14 icónicos juegos de la historia de Pac-Man, pero empiezas con 10. Los 4 restantes se van desbloqueando a medida que vas superando las misiones en los mismos juegos.

Por lo demás, hay para todos los gustos… claro, siempre que te guste Pac-Man. La gran mayoría tiene la clásica temática de comer todas las bolitas de una pantalla para pasar a la otra. Hay sorpresas como un Pac-Man Battle Royale y otros juegos en 3D muy poco conocidos y que tengo la certeza de decir que nunca llegaron a nuestro país.

Se extraña, sin embargo, la presencia del famoso Pac-Man World de Play Station 1, juego que marcó un antes y un después en la historia del personaje porque fue el primero en el que lo conocimos con manos y piernas en tres dimensiones y que fue lanzado para celebrar el 20° aniversario del personaje.


Por todo lo demás, podemos decir que esta colección no presenta problemas en emular todos los juegos que contiene: van a velocidad normal, cargan rápido, no hay caída de cuadros, se respetan los gráficos, no hay fallas en el audio y los controles resultan cómodos. Se siente como un compendio muy bien tratado a decir verdad. Era lo mínimo que se podía pedir ¿no?

Quisiera dedicar, sin embargo, un párrafo a una oportunidad perdida. Adelanto que esto podría tratarse de una simple opinión o percepción personal, pero se extraña un modo responsive en ciertos juegos… ¿a qué me refiero con esto?, pues bien, resulta que muchos juegos de Pac-Man se jugaban en pantallas verticales. Al tener todos nosotros pantallas horizontales, obligan al emulador a reescalar el área de juego al alto máximo de nuestra pantalla, dejándonos grandes espacios negros en los laterales y un pantalla de juego muy pequeña. Entiendo que este problema puede superarse por la compensación de nuestras teles que tienen tamaños físicos grandes y amplios, pero se ve como un problema en dispositivos con pantallas tan pequeñas como las de una Nintendo Switch en modo portátil. Para superar este problema, pudo bastar un modo responsive que giraba al juego en forma vertical 90° si así lo querías.


GRÁFICOS Y SONIDOS

Se comentaba al principio que esta colección intenta situarte dentro de un salón de máquinas de videojuegos. Esta sensación no solo se transmite visualmente, sino también auditivamente y es que nada más empezar el título te golpeará una amalgama desordenada de sonidos combinados de todos los arcades encendidos. Aunque esto podría sonar a algo malo, realmente no lo es, pues muchos sonidos como el “waka-waka” o el sonido que emite Pac-Man al perder te remontarán a esas épocas antiguas que tanto añoras.

Cada juego emulado respeta su gráfica original, no así el museo que los contiene. Este espacio está realizado en tres dimensiones y puedes moverte libremente en él mientras encarnas al mismísimo Pac-Man. Esta tridimensionalidad está hecha más para que puedas identificar todos y cada uno de los elementos que has distribuido a través de todo el espacio, antes que buscar el fotorrealismo. De hecho, moverte en este espacio se siente como si se quisiera hacer la representación espiritual de ese juego de Pac-Man en PlayStation 1 que no se incluyó en la colección final de juegos emulados.


CONEXIÓN ONLINE

Para el final dejamos el que quizás sea el único punto débil de este título y es que la conexión online solamente se resume a pantallas en donde puedes ver la puntuación que han alcanzado otros jugadores a nivel mundial, comparada con la tuya. Nada más.

No se puede jugar en tiempo real con ningún amigo ni tampoco puedes recibir la visita de ellos a tu propio arcade, lo cual se siente desalentador dado que puedes haber invertido tiempo en hacerlo tan bonito para que solo lo disfrutes tú mismo.

Es posible que estas funciones puedan añadirse con una simple actualización futura, pero decir algo más sería pura especulación.




CONCLUSIÓN

Pac-Man Museum+ es una coleeción para todos: tanto para veteranos que se morirán de nostalgia con cada píxel y bit reproducido, como para todos aquellos jugadores nuevos que desean conocer la historia de este emblemático personaje. Todos los puntos están cubiertos: tanto los juegos perfectamente bien emulados, como los elementos decorativos y temáticos que se usan como decoración. El hecho de brindarnos la posibilidad de poder crear nuestra propia tienda de videojuegos con temática Pac-Man es un gran añadido, pero genera mucha pena que esto se quede solo para nosotros y que nadie más sea capaz de verlo con un online un poco más trabajado.


LO MEJOR:

Una colección magistral de videojuegos perfectamente emulados.

Poder crear tu propia sala de juegos la estilo Pac-Man.

La nostalgia en cada píxel.

Poder jugar a juegos que no llegaron oficialmente a nuestra región.

Rejugabilidad a largo tiempo.


LO PEOR:

Un pobre sistema online.

La ausencia de algunos juegos emblemáticos.


NOTA
80/100


Análisis hecho con un código para Switch brindado por Bandai Namco*


Publicar un comentario

0 Comentarios