Análisis: Music Racer



Music Racer llega a consolas. Nosotros ya lo terminamos y te contamos nuestras impresiones sobre sobre este llamativo indie. 


Music Racer aterriza en consolas desde el pasado 29 de enero. Este divertido indie de autos y música está disponible recientemente para Xbox One, Switch y PS4.

Este es un título que no tiene una historia concreta pues, al ser del estilo musical, no es necesaria. Sin embargo, esto se compensa con un gameplay bastante simple e intuitivo, considerando el desafío que puede llegar a representar.

El juego tiene una clara inspiración en sagas de juegos musicales como Guitar Hero o Rock Band, que se pusieron de moda en los inicios de los 2000, pero con la particularidad de que controlamos un vehículo que irá incrementando la velocidad conforme vayamos avanzando en la pista todo esto mientras nos acompañan las distintas melodías que tiene el juego.


Music Racer tiene varios modos de juego. El modo normal, en el cual durante las partidas aparecerán columnas y en caso de no esquivarlas se romperá tu combo, también existe otra dificultad más elevada, en donde al tocar la columna terminará tu partida. Finalmente, si quieres algo más relajante está el modo cinemático, en donde solo escucharás las canciones, o el modo zen, donde jugarás sin ningún impedimento o daño, simplemente dejándote llevar por las melodías.

La moneda del juego se llama “beat” y podremos obtenerla conforme vayamos acertando las notas de las canciones. Al recolectarlas podremos comprar nuevos autos, que varían desde una moto hasta un automóvil de carreras y escenarios. Cabe resaltar que esto no cambiará la mecánica del juego.

Music Racer cuenta con muchas referencias a la cultura de los 70s y 80s, en el juego podrás adquirir el carro de Volver al Futuro, DeLorean, y hasta la motocicleta que aparecía en la película Tron para que puedas elegir la que más te guste y tratar de batir tu propio récord.




El apartado gráfico es simple, pero bastante llamativo pues tiene un estilo de luces de neón ,muy parecido a lo visto en la película Tron, que te harán sentir dentro de un mundo virtual. 

El juego en sí es bastante corto, pues solo debes completar los circuitos para desbloquear nuevos autos, colores, pistas y canciones. Sin embargo, esto se compensa con la gran variedad de pistas, aunque quizás te pueda parecer todo igual debido a los gráficos, pero eso no quiere decir que el juego sea demasiado corto, pues hay muchas canciones, circuitos y autos por desbloquear, lo que da cierto valor rejugable. 

Los controles son bastante sencillos, simplemente debes moverte de izquierda a derecha, ya sea con el stick izquierdo  o con las flechas direccionales, mientras recorremos distintas pistas. El manejo del auto es bastante fluido, pues reacciona al instante. 

La música es bastante sencilla, pero pegadiza. Eso sí, no notarás la diferencia entre una y otra, pues son del mismo género, una mezcla entre electrónica y techno, lo que trae como consecuencia que el juego se sienta muy repetitivo a pesar de los variados escenarios que tiene.
   
Un problema que tiene este juego es su ejecución, que cabe aclarar que la idea esta muy bien, sin embargo al ser un juego de ritmo debe haber concordancia entre lo que oímos y la aparición de los beats, los cuales no concuerdan. En muchas ocasiones sentirás que el recorrido no está sincronizado con la música, lo que es un gran fallo, pues la intención de este tipo de juegos es precisamente sincronizar las partidas con las canciones. 

Conclusión

Music Racer es una buena elección si estás buscando un momento de tranquilidad, pues las melodías acompañan bien a las pistas y la sensación de velocidad es muy destacable. Sin embargo tiene sus desperfectos como la nula sincronización entre los beats (notas musicales) y las canciones.


Lo bueno:
  •           Es novedoso en el género.
  •           Tiene escenarios variados e interesantes de recorrer.
  •           Hay bastante contenido por desbloquear.



Lo malo:
  •    Se puede volver muy repetitivo a pesar de la variedad de escenarios y modos de juego.
  •      Las melodías no son muy memorables.
  •    La cámara no esta bien colocada, sin embargo se puede modificar.
  •    Las melodías no concuerdan con los beats en varias ocasiones.




NOTA
75





No hay comentarios.